Educando al divanista sobre sus mitos y creencias
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

Respecto a Jacques Lacan, lo cierto es que llegué a tratarlo personalmente. Y en ese plano, me gustaba bastante. Nos reuníamos de vez en cuando en París. Pero, a decir verdad, siempre pensé que era un charlatán integral.

— Noam Chomsky

Debo reconocerlo. Soy un hombre de metáforas. Noto que cuando las uso la gente entiende mucho mejor lo que digo. Así que voy a profundizar en una metáfora que use hace tiempo en un comentario que indagaba por que me centro en la critica al Psicoanálisis y no en la difusión de la Psicología. ¿Por que hablar de pseudociencia, cuando se podría hablar de los beneficios y avances de la ciencia Psicología? ¿Por que un blog sobre lo despreciable del Psicoanálisis y no de algo más alentador como los avances de la Psicología? La respuesta es sencillamente que necesitamos más desmalezadores que simple cuidadores de jardines.

A veces me detengo en temas que me apasionan sobre el Psicoanálisis y dejo de lado los más prácticos. Me concentro en mostrar como funciona la mente de un psicoanalista, en que cree y como actúa, y me olvido de las cuestiones más practicas y de utilidad inmediata como identificar a un divanista. Debido a una consulta que recibí, y que me percato de esta tendencia mía, me pongo a escribir esta entrada. Me preguntaron ¿Como evitar quedar atrapado en un diván por años y años? ¿Como identificar que se esta frente a un psicoanalista o frente a un psicólogo? Veamos algunos de los consejos que puedo dar para elegir un psicólogo y uqe no lo acuesten a uno en un diván.


- Tratemos de concentrarnos en los posts que si tienen comentarios. -

Algunos nos sentíamos en proceso de ser aceptados dentro de una secta religiosa dogmática. Otros, como un grupo de pacientes que había escapado a la agudeza diagnóstica de analistas didácticos experimentados... Fuimos manifiestamente pasivos y acatantes ante la autoridad docente... Frecuentemente temíamos que en lugar de ser evaluados por nuestros rendimientos académicos o nuestra competencia técnica, de acuerdo a criterios objetivos, se nos evaluara por nuestra adhesión a alguna corriente analítica o por nuestra patología personal.

— Bruzzone, M., Casaual, E., Jimenez, J.P., Jordan, J.F.

"Persecution and regression in analytical training" Int. Rev. Psychoanal., 12 citado en "Más allá del malestar en el psicoanálisis" de José A. Infante

Los psicoanalistas, en general, no ofrecen un relato bien detallado de lo que sucede en sus consultorios. Hay un hermetismo que pende sobre sus consultorios. No hablo solo de cuidar el anonimato del paciente, si no que los relatos de lo que sucede se omiten partes relevantes a la terapia que permitirían evaluarlas. En cambio, se centran en detalles mínimos e insignificantes, y omitiendo los datos relevantes. Y debemos agregarle a esto la propia visión altamente subjetiva del psicoanalista que deforma mucho de los datos que aportan los relatos clínicos. Es difícil obtener algo que muestre claramente lo que pasa dentro de un consultorio psicoanalítico, pero parece que ando con una buena racha. Cursando en la Facultad de Psicoanálisis me toco, recientemente, leer un texto que muestra la forma de interpretar y diagnosticar de una psicoanalista. Nos permitir ver las interpretaciones que hace y como las hace. Incluso la misma profesora remarco lo curioso de esto y lo importante que una psicoanalista ofreciera tal pedazo de su sesión. Nos permitirá meternos en la cabeza de una psicoanalista. Nos permitirá ver la forma de razonar de un divanista. Nos permitirá ver algunos de los engranajes con los que funciona el diván psicoanalítico. Así que abramos la puerta pero no para salir a jugar, si no para entrar en el consultorio a jugar.

Es un vídeo de la producción de Le Mur donde una psicoanalista habla de que el autismo esta causado por la falta de amor materna. Notese que la psicoanalista dice que no puede hablar de esto abiertamente ya que puede ser atacada. Esto es lo que dificulta la tarea de la denuncia, y por esto el documental Le mur es una pieza valiosisima. Muchas cosas pasan en los consultorios y muchas más por la cabeza de los psicoanalistas.

Algunos terapeutas creen que pueden ayudar a las víctimas de abuso infantil recuperar los recuerdos perdidos. Los métodos utilizados han sido ampliamente desacreditados. Es bastante fácil de crear falsos recuerdos que luego son mal utilizados como testimonio de la corte.

Revisando el blog me encuentro que una entrada esta incompleta. Se trata de Un caso de tratamiento psicoanalítico para el autismo. Me doy cuenta que aun le faltaba mucho a la entrada para estar finalizada. Sin embargo, la había dado por finalizado al escribirla. Creo saber que paso. Escribí la entrada y la subí en algún punto, pero justo el día en que la subo, el sitio sufrió un ataque que borro la base de datos. Al reconstruir el sitio debo haber subido una versión incompleta de la entrada, o algo así. De allí, que aun no haya quedado completa la entrada. La faltaban muchos detalles para analizar del articulo. Por lo que me puse a reparar el error. Además, aprovecho para enlazar partes con el articulo del autismo clásico, para que se note la falta de formación que muchos psicoanalistas tienen sobre el autismo. También, al reescribir la entrada note una relación, que se me paso por alto, con las madres neveras.

Esta es una versión revisada y ampliada de lo que estaba antes. Más detalles aquí.

El hermetismo de los consultorios psicoanalíticos hace difícil ver que sucede allí dentro. Hace difícil percibir los errores y daños que provoca el tratamiento psicoanalítico. Y hace más difícil de poder alcanzárselo al publico general. El terapeuta de turno, para agravar la situación, cuando expone sus casos, expone una versión resumida y filtrada de lo que sucede sobre su diván. Tenemos que atenernos a la visión subjetiva del psicoanalista y dar crédito sobre lo que expone; crédito que se me hace difícil de otorgarle ya que resienten a ofrecer un mirada completa sobre sus casos y ocultan datos relevantes sobre ellos, cosas que no consideran importantes y que si pueden ser de importancia al evaluar el caso. Como no lo comunican todo nunca sabemos la historia completa, y nunca podremos evaluarlos justamente por que no tenemos todos los detalles para hacerlo. Esta costumbre se remonta hasta el mismo Freud y se ve en las inconsistencias de sus propios casos. Pero a veces el critico del psicoanálisis tiene suerte y encuentra un caso expuesto que permite mostrar lo que realmente hace un psicoanalista. Tengo de una web un caso de tratamiento de una niña autista expuesto por un psicoanalista. En este caso, la terapia psicoanalítica es sentarse y hacer nada más ... Pero quizás no sea justo esto. Ya que es la mitad del tiempo. La otra mitad solo se pasean por la cuidad.

Definitivamente mi actual profesora es una freudiana claramente, además de dar unas clases perezosas y aburridas. Pero lo de ella en particular es que confía total y ciegamente en las técnicas proyectivas, y, aun más, confía plenamente en su propio criterio personal para interpretar los dichos y actos de las personas. En la ultima clase ha dicho algo, por lo que aun no salgo de mi asombro.

Distribuir contenido (RSS)