Por que psicología ≠ psicoanalisis
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

Annie: ¡Ah! ¿Vas al analista?
Alvy: Sólo hace quince años.
Annie: ¿Quince años?
Alvy: Sí... le concederé un año más y luego me iré a Lourdes.

— Woody Allen

De la película Annie Hall

Sobre Dora y una enseñanza sexista

Hace bastante que debí haber escrito esto. Esta es una deuda fuerte con este blog y la quiero saldar. Me llevo tiempo encontrar la transcripción de la clase de la que voy a hablar. No quería que mi memoria fallara en esto. Quería todo lo mas fiel posible. La transcripción oficial de la clase, que tardo bastante en aparecer, no era muy confiable. Tuve que conseguir el audio de la misma y revisar yo mismo la transcripción. Luego vinieron otras obligaciones, personales y laborales, y el blog quedo algo relegado. Pero ahora, no muy aliviado, pero con algo de tiempo, voy a saldar la deuda. Muchas veces he dicho que el psicoanálisis es perjudicial y que su enseñanza aquí es dogmática. Quiero dar una muestra de ello. En muy variadas ocasiones he presenciado discursos ideológicos políticos en favor del psicoanálisis que son casi sermones de militancia psicoanalítica, pero ya no me asombran tales discursos y las predicas religiosas de esta secta; y mi indignación aumenta a medida que mi capacidad para el asombro disminuye. Un profesor me saco de mi sopor habitual de las clases, en el cual entro para tener que estar calmado frente a todo esto. Pude ver en primera linea y con cierta claridad la transmisión de prejuicios contra la mujer. Pude ver como el sexismo del padre fundador era transmitido a los alumnos. Hoy en día ese sexismo es mantenido en lo claustros de la Facultad de Psicoanálisis y que sera una de las bases en la futura practica terapéutica de los analistas que rigen la salud mental argentina.

Sostengo que el psicoanálisis es, entre otras cosas, una forma de entender y enfrentarse al mundo. Podríamos decir una filosofía para enfrentar la vida y comprender el mundo que esta disfrazada de ciencia. Una filosofía de corte especulativo-dogmático que es mejor dejarla para las clases de historia solamente. Uno podría decir que hay miles de estas filosofías y que por si mismas no son preocupantes. Estoy de acuerdo, pero el caso del psicoanálisis es que es una filosofía activa y enseñada en forma dogmática, sin critica alguna. Sus errores, falacias y prejuicios son aplicados todos los días sobre los pacientes recostados en divanes. El problema sería poco si fuera lo que los alumnos aprenden fuera inocuo; aunque aún sería menos problemático, pero de todas formas seguiría siendo dañino al no ofrecer ayuda a tiempo y retrasar la que la psicología si puede dar. Y no olvidarnos que provoca un retraso en el crecimiento de la psicología. Pero hay algo más todavía. El psicoanálisis puede llegar a ser una forma de tener bajo control al analizante. De atarlo al diván a través de culpar al analizante de deseos que nunca tuvo o de intenciones que nunca poseyó. No solo se enseña a los psicoanalistas a quedar solo escuchando a sus pacientes o analizantes sin ofrecer una ayuda activa y resuelta a sus problema, si no que también se enseña a culparlos de ellos. El mejor ejemplo de esto es el Caso Dora, sobre el cual se baso en parte la clase.

La Histeria según Dora

El tópico central del caso Dora es la histeria. Enfermedad difícilmente definible en forma clara; aunque esta indefinición, o pluralidad de definiciones, parece no inquietar de ninguna forma a los adeptos al Psicoanálisis. Históricamente, pocos autores han estado de acuerdo en que síntomas caracterizan un caso de histeria1. De esta enfermad, camaleónica y casi fantasmagórica, nació el psicoanálisis. Según Freud, era el gran enigma del momento, del que se ufana haberlo resuelto de una ves y para siempre a través de la llave de la sexualidad: "¡Y esto después que se les había mostrado la solución a un problema milenario, un Caput Nili!"2 dice Freud luego de haber hablado a un publico escéptico sobre su teoría sobre la histeria. Antes de setiembre de 1897, Freud sostenía que la raíz de la histeria, y por ende de las neurosis, de la cual la histeria era la neurosis por excelencia, derivaban de abusos sexuales perpetrados generalmente por el padre sobre sus propios hijos. Eso es la teoría de seducción en forma muy resumida. Pero luego del 21 septiembre de 18973, la teoría de seducción cae, y la reemplaza una versión sutil de la misma. Los recuerdos de esos niños pasaban de ser recuerdos reales a ser meras fantasías. Los niños ahora fantaseaban sexualmente con sus padres. No eran abusos reales, eran abusos fantaseados. Más bien deseos de ser seducidos de los hijos hacia sus padres lo que Freud encontraba en sus pacientes. En ese momento, Freud se queda por ende con un montón de análisis que no estaban orientados en esa nueva dirección. Aquí nacen los grandes casos del psicoanálisis freudiano, que son analizados bajo la nueva visión del psicoanálisis. Son un conjunto de casos paradigmáticos de las grandes afecciones neuróticas a las cuales se aboco Freud. Son cinco casos sobre cinco únicos pacientes. El primero de ellos es el caso Dora.

Como dije, Dora es el caso que ilustra la histeria bajo la nueva teoría dominante de fantasías infantiles del psicoanálisis. Aunque más bien, Dora es el caso de histeria. No hay otro caso de histeria. No porque sea el único, si no que todas las histerias se han visto medidas contra el caso Dora. Aun diría más. No hay otro caso de histeria más que el de Dora. Todas las histerias subsiguientes, incluso las del día de hoy, se han comparado y medido contra el caso Dora4. No hay caso actual que no tenga elementos del caso Dora. Freud con este caso marco el derrotero que todo psicoanalista debe seguir, y que no debe abandonar, con sus casos de histeria. Si un psicoanalista actual habla de histeria, terminara, tarde o temprano, hablando o citando partes del caso Dora. Recordemos que una de las principales y mas comunes falacias en la que cae el psicoanalista actual es en el argumento de autoridad, por lo que el psicoanalista no podrá dejar de encontrar propiedades, características y elementos de la histeria de Dora en las histerias de sus pacientes. Debe hacer esto también si quiere justificar y darlo por valido frente a sus colegas analistas. Todo lo que se puede decir sobre la histeria ya esta dicho y tratado en el caso Dora5. No hay algo que Freud no haya contemplado, dicho, averiguado, descubierto o algo de lo que se puede volver a aprender sobre la histeria. Magister dixit ...6

En el caso Dora se puede ver el sexismo de Freud pero se ve mejor aun la forma de inculpar al paciente de deseos y voluntades sin ninguna prueba mas que extrañas interpretaciones. Recomiendo la lectura del caso para poder apreciar de cerca el sometimiento que sufre el paciente a los designios del analista. La lectura del caso no sera solo del agrado de los interesados en el psicoanálisis7. La historia de Dora es digna de ser escrita como una entretenida novela rosa. No tiene nada que envidiar a la telenovelas actuales. Por un lado tenemos al matrimonio de sus padres y por el otro tenemos el matrimonio de los K8. El matrimonio de los padres de Dora parece no pasar por un buen momento. El padre de Dora no parece muy contento con su mujer, la cual Freud caracteriza como "... una mujer poco ilustrada y sobre todo, poco inteligente, ... " 9 y al parecer afectada con un "psicosis de ama de casa", lo que podríamos entender hoy como un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) hacia la limpieza. Esto había aparecido cuando su esposo enfermó. El padre de Dora había pasado por una serie de trastornos nerviosos que lo condujo al consultorio de Freud. Luego de atender al padre de Dora y antes de atenderla a ella, Freud atiende a la tía paterna de Dora, "que padecía una grave psiconeurosis desprovista de síntomas histéricos" y que murió dentro de "un matrimonio desgraciado". También atiende a uno de sus hermanos y que no duda de diagnosticar como "un solterón hipocondriaco"10. La familia ya era propensa a trastornos neuróticos, y Dora no sería la excepción.

En el otro extremo tenemos al matrimonio de los K. Este matrimonio era cercano a los padres de Dora. Tan cercanos que la señora K había cuidado al padre de Dora durante su ultima enfermedad. Al parecer, la señora K se ocupa bastante bien del padre de Dora, y su propia esposa lo descuida. La madre de Dora posiblemente había allí contraído esta psicosis de ama de casa concentrando todos su esfuerzos en mantener limpia la casa, alejándose sentimentalmente de su marido y dando lugar a un mayor acercamiento afectivo entre la señora K y el padre de Dora, que culmino en una relación extra-matrimonial entre ellos. Sin embargo, la situación no se centra solo allí. Durante una vacaciones, el padre de Dora, decide dejar a esta por unas semanas en el casa del matrimonio amigo de los K, luego de él estar solo unos días y regresar a Viena. Sin embargo, Dora, supuestamente al inicio de acuerdo con estos planes, se retracta y declara "resueltamente su deseo de acompañarlo, y así lo hizo."11 dejando la casa de los K.

Días después explicó su singular conducta, contando a su madre, para que ésta a su vez lo pusiese en conocimiento del padre, que el señor K. se había atrevido a a hacerle proposiciones amorosas durante un paseo que dieron a solas.12

Al momento del avance de parte del señor K Dora tendría unos 16 años. El resultado de acusar al señor K de una conducta impropia sería el terminar en el consultorio de Freud. La acusación de Dora provoco la esperable negación por parte del señor K, pero lo interesante aquí fue la reacción del padre. Lleva a su propia hija a ver un doctor en ves de apoyarla. También la señora K, amiga cercana de Dora, acusa a la misma Dora de tener una imaginación afiebrada por lecturas algo acaloradas; que dicho sea de paso compartían juntas. La falta de apoyo deprime el animo de Dora, lo cual es tan esperable como la negación del señor K. El padre relata a Freud:

Ahora me exige que rompa toda relación con el matrimonio K., y muy especialmente, a la mujer que adoraba. Pero yo no puedo complacerla, pues en primer lugar, creo también que la acusación que Dora ha lanzado sobre K. no es mas que una fantasía suya, y en segundo, me enlaza a la señora K. una honrada amistad.13

Acusada de falsear la verdad y con una falta de apoyo de su propio padre, Dora no puede más que concluir que es arrojada por su padre a los brazos del señor K, solo para mantener la relación extra-matrimonial de su padre con la señora K. El padre consulta a Freud para quite estas ideas de la cabeza de su hija. Él no renunciara a la relación con la señora K y opta por hacer desistir a su hija de esas ideas. Durante las sesiones con Freud, Dora cuenta algunos detalles de su relación con el señor K. Este la acosaba de forma insistente, con regalos y proposiciones a la par. Hasta tal punto que Dora tenía cierto miedo al quedarse en la casa de los K. Relata incluso una misteriosa desaparición de la llave de su cuarto en la casa de los K. Y relata también como a la mañana se vestía con rapidez ante la posible llegada del señor K. Claramente Dora temía de los avances del señor K. Hay un incidente mayor anterior relatado por Dora que parece justificar aún más este temor.

Este incidente mayor entre Dora y el señor K ocurrió alrededor de los trece años de Dora. El señor K poseía un local de comercio situado en la plaza principal de la localidad. Este hace arreglos para cerrar temprano para poder ver dese la parte superior una fiesta religiosa que se iba a llevar a cabo. Convence a su propia esposa, la señora K, y a Dora de ver esta fiesta desde su local. Sin embargo, a ultimo momento el señor K hace que su mujer se quede en casa. En el local estarían solo Dora y él. Al llegar Dora, el señor K hace que Dora lo espere en la escalera, mientras el cerraba el local. En lugar de subir al piso superior con Dora para ver la fiesta, el señor K se acerca a Dora y ...

... se detuvo al llegar a su lado, la estrecho entre sus brazos y le dio un beso en la boca.14

Inmediatamente, Freud concluye de una manera por demás sorprendente.

Esta situación era apropiada para provocar en una muchacha virgen, de catorce años15, una clara sensación de excitación sexual. Pero Dora sintió en aquel momento una violenta repugnancia: se desprendió de los brazos de K. y salió corriendo a la calle por la puerta interior.

Lo que muchos críticos han marcado bastante bien es que Freud parece exigirle a Dora una sexualidad adulta. Le pide a Dora que se excite sexualmente como una mujer adulta ante un avance como este de parte de un hombre adulto. También hay que hacer notar que el avance del señor K es algo que incluso una mujer adulta rechazaría. No es algo que agrade a ninguna mujer el encontrarse en un local bajo llave con un hombre de fuerza superior que toma un beso y lo hace a la fuerza. A ninguna persona le agrada un acoso de este tipo. Una pregunta quedara sin resolver ¿Que hubiera sucedido si aquella puerta por la que escapo Dora hubiera estado cerrada?

Otra cosa que implica aquí Freud es que Dora debe gustarle tal avance, y que debe responder a las declaraciones amorosas del señor K, declaraciones que tilda de honestas y bien intencionadas, aun cuando el mismo señor K reconoce haber tenido relaciones extra-matrimoniales con una criada. Si ella se resiste al señor K, es por que no esta reconociendo realmente sus propios deseos hacia el señor K. Claro que deseos inconscientes serán, deseos de los que nada sabe Dora y Freud sabe todo y no dudara en comunicárselos.

Este incidente no origino, sin embargo, una ruptura de sus relaciones de amistad con K. Ninguno de ellos volvió a mencionarlo, y Dora aseguraba haberlo mantenido en secreto hasta su relato en la cura. De todos modos, evitó durante algún tiempo permanecer a solas con K.

Luego Freud la acusara de complicidad en la relación extra-matrimonial de su padre con la señora K, simplemente por que no ha hecho nada en detener esa relación. Claro que aquí Freud ignora la acusación que Dora realiza y que la conduce a su consultorio. También parece ignorar que con esta acusación Dora recibe la negativa de todo su entorno. Nadie la apoya. Se deprime, y sin embargo esto no es lo que al padre le preocupa. Solo le preocupa la insistencia en el alejamiento del matrimonio de los K y el rompimiento con la señora K, y la hace concluir que el padre la ofrece al señor K solo para mantener la relación con la señora K. Si esta simple acusación hace a Dora terminar en el consultorio de Freud, no se que clase de destino le hubiera tocado en suerte si denunciaba al señor K por un acoso como este. Esto Freud no parece tenerlo en cuenta. Quizás por intuir un destino como el que le toco o quizás por la idea errónea de culpabilidad que puede sufrir una niña de 13 años ante un acoso como este, Dora prefirió callar, pero el relato de Freud sobre las sesiones muestra a Dora atrapada por la situación. Hasta su hermano prefirió dejar pasar la infidelidad de su padre y aconsejo a la misma Dora de callar. Nadie la apoyada en su situación, y cuando encuentra una posibilidad de comprensión y entendimiento en Freud, este no hace más que hacerle entender que la equivocada era ella, ya que ella negada los impulsos sexuales que toda niña de 13 años tiene ante los acosos sexuales16.

La conclusión del caso Dora es que la histérica tiene deseo sexuales que se niega a reconocer. Si se entregara a ese deseo no seria histérica, o cuando menos no sería tan histérica. Si la histérica acepta las insinuaciones "amorosas", pues no es tan histérica o no lo es en absoluto. Si se niega es una histérica, ya que debe agradarle tales insinuaciones y debe acceder a ellas, por el solo hecho que en una situación sexual debe excitarse, no importa si esta excitación es por medio de un acoso. No hay lugar para la negativa. Una mujer no puede negarse a un hombre, ya que eso la convierte en histérica. Si Dora habla del señor K es por que lo desea al señor K, no por que se sienta ultrajada o le tenga temor y se sienta indignada por toda la situación. Entonces la histérica al hablar delata sus sentimientos amorosos hacia la persona de la que habla. Si se calla, nada sucede. La mujer debe dejar actuar al hombre y ceder a sus avances, si no lo hace sera tildada de enferma con total y completa seguridad.

... la conducta de Dora, muchacha de catorce años, es ya totalmente histérica17. Ante toda persona que en una ocasión favorable a la excitación sexual desarrolla predominantemente o exclusivamente sensaciones de repugnancia, no vacilare ni un momento en diagnosticar una histeria, existan o no síntomas somáticos.18

Ni siquiera hace falta síntomas de algún tipo para decir que la mujer que no responde a estos acosos aceptándolos es una enferma. No se necesita más que el rechazo de la mujer para diagnosticar que se sufre una enfermedad. Dora no se ajusta a la idea de Freud sobre la sexualidad, por ende Dora, según Freud, es una histérica, una enferma. Solo la conducta de rechazo sirve para diagnosticar una enfermedad. La mujer que no acepta acoso pues es enferma. No hay lugar para un "no quiero" para la mujer en el psicoanálisis. Y esto se enseña hoy en día en los claustros de la Facultad de Psicoanálisis. Pero veremos que implica mucho más de lo que inicialmente parece.

Una clase sobre histeria

El texto del caso Dora es leído y estudiado cual palabra sagrada en los claustros de la Facultad de Psicoanálisis. Este texto es visto muchas veces durante la carrera y es citado infinidad de veces más. Así llego a esta clase de la que quiero traer un extracto. Gracias al audio y la transcripción de la clase puedo traer a este blog en extracto de lo que se enseña allí dentro todos los días. En general, yo me encuentro en la clases en una especie de sopor19. Vuelto a atender la clase cuando escucho algo relevante20. Esta es la forma de cuidar mi sanidad mental. Si escuchara atentamente me podría volver pirofilico21. Vayamos con la clase. Ya sobre la ultima parte de la clase, el profesor comenta.

La primer distinción, y yo pongo mucho énfasis en esto para ubicar, a mi gusto, cuál es la vía que conviene para distinguir una cosa de la otra. La primera distinción que Freud hace entre escena activa y escena pasiva, es partir de una idea de que la escena sexual es una escena de seducción y puede ser vivida pasivamente o activamente. Y la primera explicación que da Freud es que lo activo y lo pasivo responde a quien es el agente de la seducción. Cuando digo el agente ... ¿de donde parte la seducción?

Este es el problema principal que el profesor quiere dilucidar: ¿Quien es el que seduce? ¿Es aquel que hace un intento de seducción o es el seducido? Para Freud el seductor es aquel que comete el acto de seducción. Aclaremos que seducción para Freud era el acto de abuso o acoso sexual y que no es el acto que se entiende coloquialmente como 'coqueteo'. Pero se puede notar que el profesor oscila entre ambas definiciones22.

Esta vía, a mi gusto, es una vía sin salida, porque parte por supuesto de un prejuicio bastante fuerte en Freud, pensando la seducción desde la perspectiva masculina; que ir a seducir a alguien es ir a encararlo, para decirlo de alguna manera ... que la manera de seducir a alguien implica la acción de ir a hacer algo. ¿Se entiende la cuestión? Ir a hablarle, ir a decirle algo, qué se yo; en este caso sería ir a tocar al otro.

Ciertamente este es un prejuicio bien conocido de Freud. Toda su obra esta cruzada por ese prejuicio. La visión de la sexualidad que tiene Freud parte siempre desde la perspectiva masculina. Tan fuerte es este prejuicio que llega a caracterizar al psiquismo de la mujer como el de un hombre castrado. Toda su sexualidad femenina es entendida desde la sexualidad del hombre, hasta llegar a concluir que en la infancia no hay dos sexos, si no solo uno, un sexo masculino, y que solo hay dos tipos de personas en ese sexo único: los que tienen pene y los que no, o sea castrados. Para Freud, una de las características de los masculino es lo activo, por lo que lo femenino es lo pasivo. Una mujer activa, una que toma las riendas de una situación cualquiera, por encima de un hombre, es categorizada por el psicoanálisis como "mujer fálica",o sea una mujer una mujer que no reconoce su propia castración y por ende no reconoce que debe ser pasiva para ser femenina. La mujer es pasividad, ella solo recibe, no da. La pasividad padece la actividad, la cual da. La mujer recibe al hombre ...

En estos puntos el psicoanálisis se convierte mas en una filosofía que en un ciencia psicológica. Sin embargo, como vimos en el caso Dora se puede concluir algo particular sobre la pasividad23. Lo que puede parecer que esto dice el profesor girara para darle a la mujer una posición de mayor igualdad con el hombre. Sin embargo, el hace a una mujer activa, lo que culminara en hacerla susceptible de ser culpada de sus acciones, o como veremos que su no-acciones. El profesor continua.

Ahora, sin embargo, lo que uno verifica en la vida, en la clínica, es que se puede seducir -y a veces es mucho más efectivo-, sin hacer nada. ¿Se entiende la cuestión?

Guardia en pleno acto de seducción.Este es un concepto realmente extraño: alguien puede seducir sin cometer acto alguno. Un seductor es quien comete actos de seducción. Y según esto también lo es él que no comete acto de seducción alguno. Según esta lógica, seductor es que seduce y el que no lo hace también. Llevemos al absurdo esto. Podríamos tomar un guardia real británico y denunciarlo por acoso ya que el nos estaba seduciendo con su falta de conductas seductoras. Psicoanaliticamente hablando el que no haga nada seductor es muestra de que estaba seduciendo. Este es un problema. Si el que no esta seduciendo no esta haciendo acto seductor alguno y el que lo hace pasivamente también no esta realizando acto seductor alguno, entonces ¿como diferenciarlos? Un psicoanalista apelara al conocimiento que tiene de su paciente para hacerlo. Conocimiento obtenido a través de las interpretaciones de sus sueños y fallidos del analizante que tenga a cargo. Como se vera, el criterio estará en que el seductor tiene deseos de seducir y atraer a alguien hacia si, y no su conducta. Es seductor el que quiere seducir. Quere seducir es condición suficiente para ser decretado seductor. La conducta es irrelevante para el psicoanalista. Pero estos deseos son solos inconscientes, y como tales únicamente posibles de ser traídos a la luz por una terapia psicoanalítica y por nada más. El criterio para detectar a un seductor caerá en manos del psicoanalista, que podrá denunciar deseos en su analizante. Deseos que el analizante conscientemente no puede conocer de ninguna forma, y que le son comunicados solo por el psicoanalista muy amablemente.24.

Una nota sobre la aparición de "vida" y "clínica" juntos. Es interesante la apelación a la experiencia cotidiana como un argumento de peso. Sin embargo, la experiencia cotidiana no es un argumento para sostener algo. La experiencia cotidiana es solo anecdótica. No tiene el valor de prueba. Los eventos que a uno le suceden en la vida no son más que nada anécdotas, y a menos que podamos juntar varias anécdotas y hacer una análisis estadístico con ellas y lograr algo significativo. Luego quizás hacer un experimento y ... ya se entiende por donde voy.

Es una paradoja que tiene muchas derivaciones, entre ellas algunas derivaciones judiciales, fundamentalmente en los casos de violación25 ... en general, quien es inculpado por haber sido violador ... o no tanto violación si no de ... de ... de los casos de abuso [Los alumnos intervienen: "los casos de acoso"] de acoso, los casos de acoso, porque la defensa suele decir que el acusado fue “seducido”. Por ejemplo, una mujer que va al trabajo en minifalda26 Invento una situación, pero sucede, no tengo que inventar demasiado. Y entonces se entra en un callejón sin salida; es decir: ¿Quién es el seductor? ¿Quién es el seducido?

Exactamente es en este momento cuando salgo de mi sopor27. ¿Había escuchado bien? Transcripción y audio de por medio, me dieron la respuesta. Si, lamentablemente había escuchado bien. El profesor estaba insinuando que ponerse una minifalda es un acto de seducción28 y que esto puede significar en un juicio que la mujer tendría la condición de ser una seductora. Según lo que se puede entender, una mujer que lleva una ropa sexy esta seduciendo sin más. Parece no haber otra explicación. Ciertamente, el psicoanalista podrá interpretar los actos, fallidos y sueños más allá de lo imaginable y podrá decir que esta mujer con ropa sexy es una seductora. Pero en realidad, se puede pensar en algo relacionado con la autoestima. Quizás por tenerle o fomentarla. Pero no es necesario ir tan lejos y aducir razones psicológicas. Siguiendo el caso que el profesor da, podemos decir simplemente que los dictámenes de la moda les permiten a la mujeres poder usar minifaldas en entornos de trabajo. Cuando los días son caluroso y hay que viajar largos trechos hasta el lugar de trabajo, uno desea estar cómodo y fresco. Las mujeres pueden optar por las minifaldas esos días. Lamentablemente, los hombres no podemos usar pantalones cortos, o shorts, en los trabajos29. Quizás ahora la pregunta sea ¿como diferenciar a una mujer que se pone una minifalda para seducir de una que quiere solo estar fresca?

Volviendo a la veta filosófica del asunto, en realidad, no hay paradoja. Un seductor realiza actos dirigidos a atraer la atención y fascinar a alguien, y ese alguien es denominado "seducido". El que una persona no realice actos de tal tipo indica solamente que no esta seduciendo. Las intenciones del seductor no son relevantes para designarlo como seductor, solo sus actos de seducción. Alguien puede querer seducir, desearlo con todas su fuerzas pero no significa que sea seductor. Utilizando otro ejemplo, el deseo de matar no lo convierte a uno en asesino, y esto judicialmente hablando también. Si uno desea asesinar a alguien y no lo concreta sera tentativa de homicidio. Si lo concreta es denominado asesino. Como se ve, debe haber un acto dirigido a un fin, sin importar el deseo y si se concreta el fin deseado. El acto es el punible. En los casos de acoso sucede lo mismo. El simple deseo de acosar a una persona no es motivo suficiente para ser enjuiciado, y mucho menos si no hay una conducta que de cuenta de esos deseos.

Volvamos al ejemplo del profesor. Un hombre comete el acoso30 sobre la base de que la mujer lo estaba provocando con el uso de la minifalda31. La mujer si conscientemente indujo al hombre a realizar el acoso con, supongo, provocaciones más fuertes que el simple uso de una minifalda, la culpa aun recae en el hombre32. El acto de acoso es penado, ya que se presupone al hombre con la fuerza de voluntad suficiente para evitar caer en un acoso. No es disculpa ante la ley el declararse como un ser débil que termina acosando mujeres por una falda corta, incluso si se aduce que ella lo deseaba inconscientemente.

Nuevamente, recordemos que estamos hablando de motivaciones inconscientes. Hablamos de impulsos que la mujer ni siquiera es capaz de conocer, claro si no es a través de un psicoanalista. Si ella se puso una minifalda de seguro ha sido para seducir, aunque lo niegue expresamente, inclusive si abofetea a un hombre acosador y no desea mantener ningún contacto con este. No interesa esa conducta, si no lo que el analista le puede achacar al paciente, como sucedió hace más de 100 años con Dora. Mejor sigamos con los que el profesor decía en esta clase. Pero antes quiero recordar que todo esto no es un texto, si no las palabras de un profesor que hablaba a un publico de alrededor de 50 alumnos33; que tarde o temprano, convertidos en psicoanalistas, pondrán estas ideas en funcionamiento sobre la vida de sus pacientes, personas que buscan solo ayuda. Este sexismo aparece en la ayuda de acoso, abusos e inclusive violaciones y el paciente sufrirá por ello.

Y es algo que nos muestra la vida cotidiana: hombres que vienen y cuentan una escena de seducción y que fueron seducidos por la mujer de la fiesta que no abrió la boca y que estaba a un costado. ¿Se entiende la cuestión?

Lo que hable antes sobre la posibilidad que una mujer seduzca sin hacer nada en absoluto, aquí lo vemos con más claridad esa idea. Una mujer en un extremo de una fiesta sin hacer acto alguno de seducción, puede seducir a un hombre. ¿No sera que el hombre ha interpretado muy, pero muy mal la conducta de la mujer? ¿No es posible que una conducta indiferente haya sido tomada como una acto de seducción por el hombre, y que realmente nunca hubo seducción alguna y solo una muy mala interpretación de los actos de la mujer? ¿No sera que el hombre que relata esto tenga problemas anteriores para relacionarse con las mujeres, y termina echando la culpa sobre la mujer solo para evitar tener reconocer su incapacidad de seducir?34. ¿Acaso los psicoanalistas no conocen el fenómeno de proyección? ¿Acaso los hombres son incapaces de proyectar?

El profesor parece confundir aquí "vida cotidiana" y "clínica psicoanalítica". No es la vida cotidiana lo que muestra estas cosas, si no que es la clínica psicoanalítica la que lo hace. Nadie "viene" a la "vida cotidiana" a contar, si no que los que vienen son los que llegan al consultorio del psicoanalista. Se comete una falacia al igualarlas. De forma similar a lo que plantee cuando hable antes de la vida cotidiana y el valor de las anécdotas, los casos que llegan al consultorio también tiene solo un valor anecdótico. no son valores controlados y estadísticamente significantes como para sostener algo. El que todos lo casos de una consultorio sean hombres con problemas con las mujeres, no significa que todos los hombres tengan problemas con las mujeres. Además, no significa que todo hombre con problemas termina en un consultorio. Y mucho menos que un un seductor exitoso35. ¿Que motivo tendría un seductor exitoso para ir a terapia? ¿Que motivos tendría un hombre que considera que todo el mundo esta equivocado y no él? Las personas que terminan en terapia psicoanalítica tiene algún problema a resolver, pero esto no significa que todos los hombres tengan problemas o que todos los que tiene problemas termina necesariamente en un diván. Pensar de esta forma es cometer un sesgo de importancia. Es pensar que todo aquel que tiene problemas terminar necesariamente en un diván. Incluso gente sin problemas puede terminar en algun consultorio. No todo el mundo pasa por una consulta psicoanalítica.

Luego de un par de oraciones más, sobre Lacan y la actividad y pasividad, el profesor vuelve al tema:

Esto marca consecuencias, porque la Histeria, por definición, en Freud, es aquella -lo van a encontrar al comienzo del historial de Dora- cuando Freud define, hasta una niña histérica, cuando una situación debería haber sido vivida con placer, la vive con displacer.

Esta es la escena del local del señor K de la que hablamos antes. Recordemos que es una escena donde Dora es tomada por sorpresa y con violencia, y en donde Freud pretende que debería haber experimentado placer.

Es decir que esa escena pasiva, marca además una posición, casi diríamos, en la vida de la persona. ¿En qué sentido? Para la histérica, siempre la culpa la tiene el Otro36; siempre el reproche es dirigido al Otro.

No es suficiente con marcar que la histérica tiene deseo inconscientes de seductora que no desea reconocer, si no que ahora se le agrega que la histérica acusa, es una acusadora. No solo no reconoce los deseos que el psicoanalista amablemente le acusa de tener, si no que ahora la histérica busca a alguien para hacer culpable, busca alguien en quien delegar su culpa.37 No contenta con negar sus deseos, la histérica acusara a otro de sus deseos negados, buscara a un culpable para ellos. La histérica que ha seducido, dice que fue seducida. La histérica que ha sufrido un acoso, según lo que se concluye de lo dicho por el profesor, ha sido ella la que provoco el acoso por parte del hombre. ¿Hasta donde puede llegar esto? Un ejemplo de lo pernicioso que puede ser este pensamiento nos lo da el Libro Negro con un extracto de una entrevista de la revista Choisir a Dolto38

Choisir: - Pero finalmente, ¿existen los casos de violación?
Dolto: - No hay violación del todo. Ellas lo consienten.
Choisir: - Cuando la viene a ver una niña y le cuenta que en su infancia su padre la sometíó y por eso lo sintió como una violación ¿qué le responde?
Dolto: - Ella no lo siente como una violación. Simplemente comprendió que su padre la amaba y que se consolaba con ella, porque su mujer no quería hacer el amor con él. [...]
Choisir: - Según usted ¿no hay padres viciosos y perversos?
Dolto: - Sólo hace falta que la niña rechace acostarse con él, diciéndole que eso no se hace, y él la dejará tranquila.
Choisir: - Pero él puede insistir….
Dolto - En absoluto, porque sabe que la niña está en lo cierto. Y además el padre incestuoso tiene miedo de que su hija hable. En general, la niña no dice nada, y las cosas pasan.

La culpa del abuso no es del abusador, si no de la víctima, según Dolto. El psicoanálisis no hace más que agrandar el reproche de los víctimas al mostrarles psicoanaliticamente que tenían deseo de ser abusadas. Y hasta se disculpa al hombre al mostrarlo como un agente pasivo. La niña solo debe decir que no desea ser tocada por el padre para que este pasivamente la deje en paz. La niña es la que tiene el poder de detener el abuso, pero cuando este abuso se realiza, las niñas no lo detiene. ¿Por que? Según el psicoanálisis es por que lo desean. La culpa del abuso es de la víctima.

Conclusión

No puedo imaginar la sensación de desamparo que una víctima de acoso, o de abuso, puede sentir en el consultorio de un psicoanalista al que le pide ayuda y contención, y solo encuentra indicaciones de culpa, y un esfuerzo para que responsabilice del abuso de lo que no es responsable en absoluto. Pareciera que la respuesta que el psicoanálisis tiene a estas víctimas es de perdonarse a si mismo del acoso/abuso que provocaron sobre sí. Pareciera que no hay víctimas para el psicoanálisis. Pareciera que los divanes están para que el paciente se recueste y pueda soportar mejor el peso de la acusaciones que el psicoanalista le hará. El movimiento fatal para estas víctimas sera un movimiento similar al del pago simbólico, del que hable hace poco. No solo se le pedirá que reconozca la culpa del acoso, si no que se le pedirá que lo asuma como un deseo. Admitiendo la culpa39 uno podría de allí aceptar todo como un error, pero el psicoanálisis pedirá que se lo acepte y abrace. Se le pedirá al paciente que desee el abuso del que fue víctima.

Espero que con esta entrada quede mucho más claro la clase de pensamiento que es el pensamiento de reina en la Facultad de Psicoanálisis, y de lo perjudicial y dañino que puede ser. Los psicoanalistas intentan con todo su ser ayudar al paciente, pero el psicoanálisis es una cortina de humo que se interpone ante él y el paciente fascinándolo, hipnotizándolo con una teoría alocada y de apariencia revolucionaria, y hace que el paciente sea sacrificado por mantener una teoría realmente extraña y bizarra. Espero que esta entrada sirva para tomar conciencia de la clase de filosofía especulativa que tiene atrapada a la salud mental, que se ejerce en cada consultorio psicoanalista, y que se imparte, sin ningún espíritu critico, en la Facultad de Psicoanálisis. Espero haber llegado al publico general y darle una mirada de esa forma extraña de pensar que es el pensamiento psicoanalítico, y que puede llegar a sufrir en persona.

  1. 1. Por ejemplo, ya en 1756, Thomas Sydenham hablaba de este problema:

    No terminaría sí me propusiera citar aquí todos los síntomas de la afección histeria, tan diversos, e incluso contradictorios, son. Esta enfermedad es un Proteo que tiene infinidad de aspectos; es un camaleón que cambia, sin cesar, de colores. (La afección histérica en Las histerias- Ediciones Nueva Visión - 1975 - pag.89)

    En 1871, según Charles Lasègue, aun no se resolvía:

    La histeria no ha sido definida nunca, ni lo sera jamás. Sus síntomas no son suficientemente constantes ni uniformes, ni su duración e intensidad son bastante parejas, como para poder encuadrar en un tipo -aunque solo fuese a titulo descriptivo- todas sus variedades.(De las histerias periféricas en Las histerias - Ediciones Nueva Visión - 1975 - pag.112)

    Pero lo que era un problema antes, ahora sea transformado en una virtud. Antes, la preocupación estaba en definir que era la histeria y lograr poder manejarla mejor. Hoy los psicoanalistas solo se ufanan de enfrentarse a algo que no saben ni siquiera definirlo con claridad. Se enfrentan a "algo" que llaman histeria. ¿Pero que es ese algo? Pues solamente algo ... A esta altura de la historia conviene mejor preguntarse si realmente existió algo llamado histeria o solo fue un fantasma producido por la ignorancia y la testarudez de épocas anteriores,; y que al parecer se sigue manteniendo hoy día.

  2. 2. Sigmund Freud - Cartas a Wilhelm Fliess (Edición bajo la dirección de Jeffrey M. Masson - Traducción de José Luis Etcheverry) - Amorrortu Editores - 1986 - Carta a Fliess 26/4/1896 (#95)
  3. 3. Sigmund Freud - Cartas a Wilhelm Fliess (Edición bajo la dirección de Jeffrey M. Masson - Traducción de José Luis Etcheverry) - Amorrortu Editores - 1986 - p.284
  4. 4. No necesariamente pasa con este solo caso. Los otros cuatros casos de los cincos grandes casos del psicoanálisis también corren con la misma suerte. Todos estos casos son el patrón contra el que se medirán el resto de los casos.
  5. 5. Solo Lacan se atreve a ser un sutil hereje con Freud.
  6. 6. El maestro dice.
  7. 7. Ya sea a favor o en contra. O simplemente le sea indiferente.
  8. 8. Si algún argentino piensa que esto es una broma ... pues no. K es el nombre que Freud le puso a este matrimonio para mantener su identidad. Es sencillamente una mera casualidad.
  9. 9. Análisis Fragmentario de una histeria (Caso Dora) en Sigmund Freud: Obras Completas (Traducción de Lopez-Ballesteros) - 1996 - Biblioteca Nueva - p.941
  10. 10. Op. Cit. p.941
  11. 11. Op. Cit. - p.945
  12. 12. Op. Cit. - p.945
  13. 13. Op. Cit. p 945
  14. 14. Op. Cit. - p.946
  15. 15. Freud tenía la costumbre de agregar un años a las edades como parte de mantener la privacidad de sus pacientes.
  16. 16. Espero que se note el la ironía de esta ultima frase.
  17. 17. El resaltado es mío.
  18. 18. Op. Cit. - p.946-947
  19. 19. Esto cuando no estoy leyendo algún libro más interesante que la clase.
  20. 20. Los psicoanalistas lo llaman a este sopor atención flotante y reaccionan igual cuando escuchan algo que les parece relevante o interesante, como cuando el paciente habla de su madre.
  21. 21. En otras palabras, me entrarían ganas de quemar la Facultad.
  22. 22. Esto es un defecto común dentro de la Facultad: ambigüedad de términos. No se manejan definiciones o terminología clara. Esto permite ir de una definición a otra de un mismo termino y poder evitar se acorralado: "No es esto lo que quiero significar con el termino X ... No es lo que usted apunta con ese termino."
  23. 23. Recuerdo a Sartre discutir algo de esto en El Ser y la Nada. Se preguntaba como de una ausencia, que vendría ser una nada, podía generar algo. Como de una ausencia podría generase un algo. Su respuesta es que no era una nada si no una no-existencia. Más bien, una existencia de otro tipo. Aquí se trata de una ausencia de conductas seductoras se obtiene que la persona es seductora. El problema es que las conductas seductoras definen al seductor. Un seductor lo es, ya que realiza y ejercita la seducción. Su conducta esta dirigida a atraer a la persona objeto de su seducción. Es interesante el tema, pero es desviarme de lo que deseo mostrar del pensamiento psicoanalítico.
  24. 24. Nuevamente, recomiendo la lectura del caso Dora para ver con bastante claridad como se le achacan deseos, sin tener ninguna conducta o dicho de la analizada para sostener que existen. De hecho, todos los dichos y conductas de Dora hacen sostener que existen deseos contrarios a los que le achaca Freud. No hay mejor forma de convertirse en ateo de la fe psicoanalítica que leyendo al mismo Freud detenidamente.
  25. 25. El resaltado es mío.
  26. 26. El resaltado es mío.
  27. 27. O atención flotante.
  28. 28. Y esto para ser un acto de seducción bastante comun ya que no es inventar demasiado.
  29. 29. Es increíble que a esta alturas de la historia humana se deban explicar estas cosas.
  30. 30. ¿O violación?
  31. 31. Realmente es rayano en lo estúpido tener que explicar estas cosas. Pero al parecer el siglo XXI con su primera década no ha logrado acallar el sexismo. Es realmente irritante tener que estar hablando de esto. ¿Hay que explicar estas cosas? ¿Hay que explicar que el "no" de una mujer es un "no", aunque esta lleva minifalda, o incluso se pasee como Lady Godiva por la calles? ¿Hay que explicar que para tocar a otra persona de forma intima hay que tener un consentimiento expreso de esa persona? Aun cuando la persona desea inconscientemente a la otra y ha dado un "no" a ser tocada, tocarla implica un causal de acoso.
  32. 32. Aquí los actos de la mujer se discuten por separado.
  33. 33. Al inicio de las clases eran más, pero con el correr del año se fueron reduciendo.
  34. 34. Esto parece el argumento del machista que no pregunta pero sabe con certeza que "no hay duda que a ella le gustaba".
  35. 35. Y me refiero a alguien que coquetea con las mujeres y obtiene de ello favores sexuales con pleno consentimiento de la mujer seducida.
  36. 36. El resaltado es mío.
  37. 37. En este punto de la escritura de esta entrada estoy bastante asqueado de todo esto.
  38. 38. Entrevista a Françoise Dolto por la revista Choisir (noviembre 1979) - Citado en El Libro Negro del Psicoanálisis Editorial Sudamericana - 2007 p.471
  39. 39. La cual la víctima no tiene para nada.

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.

Buenos puntos

Hola Claudio, buen texto.

No había yo pensado qué onda con el psicoanálisis y las violaciones o abusos sexuales. De hecho, buscando, no he encontrado abordajes desde el psicoanálisis, el único que por ahí encontré es éste, que igual te interesa.

http://www.psiconet.com/costarica/coloquio/madre.htm

No había reparado, hasta leer tu texto, que la aseveración problemática, entre otras, es aquella que sostiene, que "Ante toda persona que en una ocasión favorable a la excitación sexual desarrolla predominantemente o exclusivamente sensaciones de repugnancia, no vacilare ni un momento en diagnosticar una histeria, existan o no síntomas somáticos."

Ahí por ejemplo, dice "ocasión favorable a la excitación sexual". Ciñendonos al texto, puede observarse que el uso de dicha frase queda referida al acto que el señor K. efectua al besar a Dora. Sin embargo, podríamos preguntarnos, ¿qué es la excitación sexual? Y desde ahí responder, suponiendo una situación en donde no haya acoso sexual, si el lugar de la histérica existe y se juega más allá de la situación descrita (caso Dora) por Freud. Esto obviamente sólo tiene sentido dentro del paradigma freudiano, que implica desde ya, aceptar conceptos como inconciente, represión, pulsión, etc.

Habría también que definir, desde ese mismo paradigma, qué es o qué se entiende (si es que existe) por violación sexual y abuso sexual. Y pensando muy pedestremente, me parece que, el hecho de una violación o abuso sexual, dentro del psicoanálisis, pasa por no emitir un juicio moralizante (bueno o malo). Por lo que un abuso o violación sólo importan en la misma medida que un problema de drogo-dependencia, depresión, angustia, etc. le produzcan al sujeto una desestabilización que no pueda asumir. En todo caso, el psicoanálisis permitiría aprender a vivir con esa situación traumática, que, por otra parte, ya le precedía originariamente, por el complejo de castración. Asumir y responsabilizarse de sus traumas (aunque y fundamentalmente él no haya sido el responsable directo). Pues, no queda de otra (aunque encarcelen al agresor o lo que sea), el "daño" hecho está, vivenciado solipsistamente, y sólo queda resignificarlo para que el sujeto pueda vivir asumiendo sus huellas traumáticas.

Vamos de nuevo ...

No puedo dejar decir lo sexista y culpabilizador que es el caso Dora. Y no puedo dejar de remarcar que es el prototipo de una sesión psicoanalítica actual. Pero al parecer debo seguir haciéndolo.

Hola Claudio, buen texto. No había yo pensado qué onda con el psicoanálisis y las violaciones o abusos sexuales. De hecho, buscando, no he encontrado abordajes desde el psicoanálisis, el único que por ahí encontré es éste, que igual te interesa.

Por lo visto la ironía de algunas frases y lo que implican no se entiende bien. Mi texto solo tiene el objetivo de ver muy de cerca, pero muy de cerca el pensamiento que rige la cabeza de una psicoanalista. Quiero traer al publico general lo que pasa dentro de la Facultad de Psicoanálisis, lo cual es bastante horroroso. Quiero que el lector entienda y puede comprender como el psicoanálisis piensa y así cuando se encuentre frente de uno pueda discutir con él y no se engatusado por el psicoanálisis. Quiero que piense sobre el psicoanálisis y pueda ver por si mismo lo dañino que es este tipo de pensamiento. Así pueda discutir con cualquier adepto del psicoanálisis sobre los problemas que tiene como este sexismo que hace que las víctimas de violación, abuso o acosos sean culpabilizadas por ser víctimas solamente, o quizás más bien por solo ser mujeres. Las frases de Dolto del final son el clímax mas descarado y vergonzoso de este tipo de pensamiento.

Agradezco el enlace, pero como veras no es de mi mayor interés, pero lo leeré en algún momento con detenimiento, y quizás haga algo con el.

No había reparado, hasta leer tu texto, que la aseveración problemática, entre otras, es aquella que sostiene, que "Ante toda persona que en una ocasión favorable a la excitación sexual desarrolla predominantemente o exclusivamente sensaciones de repugnancia, no vacilare ni un momento en diagnosticar una histeria, existan o no síntomas somáticos."

Por lo menos un objetivo cumplido tuvo este texto. Hizo pensar a alguien. No es la dirección que hubiera querido, pero al menos es algo. Agradezco tu tiempo por leer mi texto, pero creo que has sacado la impresión equivocada del mismo.

Es irónico. Estoy leyendo a John Forrester y creo que tengo la misma impresión de él de la que tienes tu de mí.

Ahora esa declaración muestra que solo el comportamiento de rechazo es suficiente para Freud para diagnosticar una enfermedad, y que importa ningún otro signo. Dora al rechazar a un hombre, pues entonces es histérica. Ya que Dora no se ajusta al patrón de sexualidad de Freud debe ser anormal entonces. Dora no desea excitarse en una situación clara de acoso y no desea satisfacer al hombre que "decentemente y honradamente" la acosa, pues entonces Dora es una niña enferma. ¿Se entiende que esto no es problemático, si no que directamente es un problema que los estudiantes revisan tal idea? ¿Se entiende que estos alumnos serán personas que atenderán la salud mental de las personas y solo hará revivir un prejuicio freudiano? ¿Se ve que todo lo que el profesor desarrolla no sirve más que para exculpar al hombre acosador/abusador/violador y culpabilizar a la mujer?

Ahí por ejemplo, dice "ocasión favorable a la excitación sexual". Ciñendonos al texto, puede observarse que el uso de dicha frase queda referida al acto que el señor K. efectua al besar a Dora. Sin embargo, podríamos preguntarnos, ¿qué es la excitación sexual?

Nosotros prodriamos preguntarnos eso, pero va de nuestro lado y no del de Freud. Eso es ponerse a filosofar, por lo que deberíamos ver médicamente que es una excitación sexual. Freud era médico, y es de suponerse que conocía exactamente que era una excitación sexual, y también es de suponerse que no ha variado desde entonces nuestro concepto de ello. Sea lo que sea en realidad, en términos freudianos, es un placer lo que se siente, o sea un agrado que se siente en una situación. Pero vale más preguntarse aquí: ¿Cual es una "ocasión favorable a la excitación sexual"? En el caso Dora, según Freud, es una situación de acoso sexual, cuestión que se marca a fuego en los estudiantes, y futuros psicoanalistas, de la Facultad de Psicoanálisis. No es muy difícil imaginar el asco, repulsión y temor que una una niña de 13 años siente ante el acoso de un hombre mayor que no duda preparar una trampa y obtener lo que quiere de ella. Y esto es lo que parece no agradarle a Freud. Dora no bebería haber sentido nauseas. Nauseas que solo Freud concluye que tuvo Dora, y no un simple rechazo a una situación desagradable.

Preguntarnos otra cosa es desviar la mirada de esto, según lo entiendo. Es no escuchar el reclamo del paciente. Repito la pregunta que hice antes ¿Que habría pasado si la puerta por la que escapo Dora hubiera estado cerrada? Si no se escucha el reclamo del paciente en este punto, es muy probable que se encuentre en el futuro con una puesta cerrada, si no se atiende debidamente a su historia.

Y desde ahí responder, suponiendo una situación en donde no haya acoso sexual, ...

No. No es lo mismo. Esto lo advertí al decir que seducción para Freud es una cosa diferente de coqueteo. Freud esta hablando claramente de una situación de acoso. Esto es equiparar una situación de acoso con un simple acto de coqueteo. En el coqueteo hay algo que no hay en el abuso, hay una aceptación de ambas partes a entrar en el coqueteo. En el caso de acoso no existe tal acuerdo. El acto es impuesto sobre alguien sin importar sus deseos o voluntad. No es posible pensar desde un acoso un acto de seducción consentido. Evaluar una situación de seducción o coqueteo a la luz de una situación clara de acoso provoca mucho más daño, ya que hace posible el paso de un lado a otro de la ecuación. En pensar así es poder pensar el acoso sexual como una seducción, o directamente es un coqueteo. No es posible dejar a un lado sin más el hecho que es un acto de acoso claro del que se parte.

... si el lugar de la histérica existe ...

¿El lugar de la histérica? Yo dudo incluso que la histeria haya existido alguna vez. ¿Ah? ¿hablas de la idea que las mujeres son todas estructuralmente histéricas y los hombres estructuralmente neuróticos? Dicho sea de paso en categorizar a la humanidad entera de enferma, y claro esta susceptible de diván. Ni siquiera las personas sanas están a salvo del diván, según esta idea.

... y se juega más allá de la situación descrita (caso Dora) por Freud.

Cierto. Todo esto va más allá de Freud, ya que se lo lleva a los consultorios todos los días, y al parecer a los juzgados también.

Esto obviamente sólo tiene sentido dentro del paradigma freudiano, que implica desde ya, aceptar conceptos como inconciente, represión, pulsión, etc.

Aclaro algo aquí. Conceptos que aun debe ser aprobados como correctos y ciertos. Conceptos que nunca fueron demostrados como tales. No es un simple acto de aceptación de fe esto. Aceptarlos no es validarlos.

Habría también que definir, desde ese mismo paradigma, qué es o qué se entiende (si es que existe) por violación sexual y abuso sexual.

Aclaro otra cosa. Esto no elimina que existan tales actos. Si vemos Dora, vemos lo dañino de esto. Si el psicoanálisis hace oídos sordos a estas situaciones, deja a las víctimas desamparadas y a los culpables los exonera. (Recordar al profesor que dice que esto tiene implicancias judiciales, o sea los psicoanalistas solo se interesan, en la corte, por lo que siente la víctima y si realmente deseo o no la violación, abuso o acoso, ignorando por completo que sufrio a manos de un victimario una hecho muy real y concreto.

Ya me había topado con el termino "paradigma" antes y concluí que debo preguntar siempre: ¿Que es un "paradigma" para ti?

Y pensando muy pedestremente, me parece que, el hecho de una violación o abuso sexual, dentro del psicoanálisis, pasa por no emitir un juicio moralizante (bueno o malo).

Estoy de acuerdo en esto. El psicoanálisis nació para comprender que sucede y no para regular la vida sexual. Sin embargo, esto no evito nunca que se haga un
juicio moralizante disfrazado de juicio científico. La homosexualidad es un caso claro ejemplo de esto. La homosexualidad es un detención en el desarrollo normal del ser humano según el psicoanálisis. Pero este normal, es la heterosexualidad y la sexualidad llevada a cabo en la posición del misionero. El resto es perversión, o sea actos que un ser sano no realizaría. Claro esta que para Freud esto es científico, pero nunca valida el por que es lo normal la heterosexualidad. Pareciera que es el argumento de lo que es más común de encontrar solamente.

Se puede ver como se hace juicios cuando Freud dice que las "propiedades anímicas femeninas" son "pusilanimidad, timidez, necesidad de enseñanza y de ayuda" ("Tres ensayos de teoría sexual", supuestamente de Obras Completas de Amorrurtu Editores - I Aberraciones sexuales - Objeto sexual de los invertidos pag. 131) que no es más que un reflejo de lo que ya pensaba mucho antes del psicoanalisis y no una verdad libre de cualquier juicio moral.

En el caso Dora se ve que esto tiene claras implicancias morales. El señor K sale indemne y con un aura de decencia y corrección, a pesar de sus actos y dichos. Sale exculpado por Freud. Dora es la vengativa (por vengarse de Freud al quitarle la posibilidad de curarla) y acusadora (al señor K de actos indecentes cuando es ella la que fantasea con él). Cuando Dora enfrenta finalmente al matrimonio K, y hace que confiesen la verdad, Freud la tilda de vengativa. Dora solo quería redimirse con la verdad. Ella había acusado al señor K con razón y verdad, el resto de su entorno familiar actuó con desagrado por persona que desea decir la verdad y que nadie más se atrevía a decir.

Por lo que un abuso o violación sólo importan en la misma medida que un problema de drogo-dependencia, depresión, angustia, etc. le produzcan al sujeto una desestabilización que no pueda asumir.

De nuevo, NO. No son equiparables. No es difícil imaginarse el shock que recibe el ser violado. La impresión de indefensión total que recibe, que puede ser sometido en cualquier momento por cualquier persona. No es difícil imaginarse el pavor que puede sentir al quedarse la persona violada en intimidad con alguien, y no es difícil ver la consecuencias de esto, que pueden llegar a vivir en soledad y recluida por el temor del contacto con otro ser humano. Todo esto no existe en un angustia o una depresión o en un drogadependiente. En esto últimos caso el problema nació de un acto personal, pero el la violación o el abuso el acto que inicia todo es proveniente de otra persona. Ahora el psicoanálisis se la ingenia para que la culpa recaiga en la víctima.

Lo que dices parece suponer que se puede vivir con una depresión o una angustia.Como si el problema fuera el no poder vivir aceptando la depresión y no la depresión en si misma. No es una asunto de aceptar o saber llevar la depresión. Si no el como salir de ella, que hacer y hasta como luchar con los propios pensamientos, y esto sin descuidar la parte neurologica de la depresión.

En todo caso, el psicoanálisis permitiría aprender a vivir con esa situación traumática, que, por otra parte, ya le precedía originariamente, por el complejo de castración.

Lo que decía antes. No es el problema de vivir con una "situación traumatica", si no el salir de ella. Lamentablemente me das la razón sobre la culpabilizacion que sufre el paciente. Es evidente para el psicoanálisis que Dora desea al padre y por temor al incesto lo rechaza. Y encuentra un substituto en el señor K. ntonces Dora desea a su padre y rechaza al señor K por que le recuerda el incesto. ¡Claro, es evidente todo esto! diría un psicoanalista luego de leer a Dora y asentir con la cabeza enfrente del maestro. No es que Dora rechaza una situación clara y patente de abuso, en realidad desea a su propio padre y que lo mejor que puede hacer es aceptar los acoso del señor K. Debe ceder a ellos. Mi propio análisis, juegandola de analista aquí, indica que esto es Edipo y no castración lo que esta en juego. Y según entiendo es lo que Freud mismo encontró en el caso. ¿Me equivoco? :-D

Asumir y responsabilizarse de sus traumas (aunque y fundamentalmente él no haya sido el responsable directo).

¿EH? ¿Él puede no ser responsable? El señor K es responsable directo de acoso sobre Dora. ¿Debo repetir la trampa que le tiende a Dora en su local? ¿Ahora Dora tiene cosas de las que responsabilizarse?. Difícil veo que tenga algo que reprocharse. Actuó en el contexto lo mejor que pudo.

Pues, no queda de otra (aunque encarcelen al agresor o lo que sea), el "daño" hecho está, vivenciado solipsistamente, y sólo queda resignificarlo para que el sujeto pueda vivir asumiendo sus huellas traumáticas.

De nuevo, NO. El ser humano no es silopsista. Sus problemas estan en relación con su entorno. El psicoanálisis quiere hacernos creer que todo pasa solo por nuestra mente y termina negando la realidad histórica del sujeto. Freud dice que no importa nada de la realidad del sujeto, si no su realidad psíquica. Así que importa que una paciente diga que su propia padre la violaba, solo necesita un diván donde llorar su penas y "resignificar" su recuerdos. Debe reconocer que ella deseo también la violación y que esta enferma por no sentir excitación y solo sentir desagrado cuando la violaban. Debe pedir el perdón de su propio padre por no haber hecho nada y así terminar seduciendolo. Así con el perdón del padre sobre su hija, que el mismo abuso de ella, toda la familia podrá seguir adelante con su vida e ignorar lo que solo fue la fantasía sexual de una niña con su padre. Fue solo un Edipo más ... ¿Debo seguir para mostrar lo nauseabundo que puede llegar a ser todo? ¿Debo seguir para mostrar lo pernicioso, peligroso y dañino que es el pensar psicoanalítico? ¿Debo seguir para mostrar como en palabrería seudocientífica se ocultan prejuicios de más de 100 años? ¿Debo seguir ...?

La cosa se puso peluda

Hermano, cada día me gusta más este Blog. Te lo digo de verdad, mientras más popularidad gane (estamos pelandonos el culo para que así sea, la tarea está en buenas manos :D). Bien como siempre los que "argumentan" desde la vereda del PSA ignoran los ptos principales, se van por las ramas, sacan todo de contexto, etc. Pero eso ayuda, queda documentado (para quien sienta curiosidad por el debate) la forma en la cual evaden a este. La verdad que después de leer esta entrada mi asco hacia el PSA aumentó en un par de órdenes de magnitud, y me gustaría desarrollar un poco más el tema de como el PSA corroe al sistema legal (si entendí bien esa parte, quizás entendí mal). En todo caso el PSA tiene un mensaje claro (repugnante y medieval) para con las mujeres, que son la mitad (y un cachito) de la gente. Ahora uno siempre tiene esta impresión de que hay muchas mujeres estudiando PSA, que dicen al respecto? se queden en silencio tragando la carne podrida (en un charla de café usaría palabras más fuertes) de los profes sin el más mínimo espíritu crítico?. Es un problema serio, igual hay muchas mujeres que no tienen idea de que dice el PSA sobre ellas, van a analizarse sin saber los que les espera y (quizás con dificultad) cuando lo sepan, no solo no van a analizarse nunca más sino que se van a tomar el trabajo de que ninguna otra mujer lo haga, aunque eso signifique que tengan a muchas mujeres peleando para el otro bando (el del repugnante y obsoleto machismo pseudocientífico que es expuesto en este artículo). Así que muchos éxitos, no aflojes, no te olvides que cuanta más gente lea este blog mas trolls del diván van a venir a dejar sus opiniones en estas páginas estate listo (yo se que como buen "traidor" sos doblemente peligroso ya que sabés muy bien de que se las traen cuando dan sus opiniones XD)

Gracias y siempre bienvenido!

Hermano, cada día me gusta más este Blog. Te lo digo de verdad, mientras más popularidad gane (estamos pelandonos el culo para que así sea, la tarea está en buenas manos :D).

Gracias. Pequeño susto que me diste. Pensé que mi critico volvía con una respuesta y por lo rápido me dije "Ahora de vuelta todo de nuevo".

La verdad que después de leer esta entrada mi asco hacia el PSA aumentó en un par de órdenes de magnitud, ...

Yo mismo que escribo sabiendo a lo que apunto y voy a concluir, me dio grandes nauseas el solo escribir esto y tener que explicar por que el sexismo esta equivocado y como el psicoanálisis es sexista. Tenía ganas de profundizar el tema de Dora, pero deberé esperar mucho tiempo a que se me pasen las inmensas nauseas que tengo.

y me gustaría desarrollar un poco más el tema de como el PSA corroe al sistema legal (si entendí bien esa parte, quizás entendí mal).

Si y no. El profesor da un ejemplo que aparentemente el ve a menudo en su consultorio, y parece que también en el ámbito judicial fue llamado para presentar algo. O quizás solo sea una experiencia personal cercana que atestiguo. O quizás vio a través de algún colega. No sabría decir con seguridad, pero es claro que cuando un juzgado necesita un reporte psicológico pues aparece un psicoanalista allí. Puedo imaginarme que basado en algún reporte psicoanalítico se dirá que una víctima de violación es la culpable de incitar a ser violada, repitiendo el caso Dora una vez más.

No creo realmente que lo hagan de con mala intención. No hay que culpar al jugador, si no al juego. El psicoanálisis nubla la vista. No deja ser critico. De la más buena intención evitan que la gente reciba la ayuda que se le puede dar. "Le mur" es un magnifico ejemplo de esto. Por salvar "la subjetividad" (sea lo que sea que ellos entienden por esto) se olvidan del paciente y de sus problemas.

No de por que pero me viene a la cabeza los dichos de otro profesor. Este hablaba de un paciente que llego por problemas de pareja y que ahora separado (¿o era divorciado?) esta con una nueva pareja reconstruyendo su vida. Podía ver al profesor que remarcaba esto de reconstruyendo su vida y se olvidaba que el hombre vino por problemas con su mujer, y que este fallo al resolverlos. No culpo directamente de este fracaso al psicoanálisis (no tengo mas que esos dichos del caso y no se el efecto que tuvo el diván en la ruptura.), pero se ve que no se accedió a una verdadera terapia de pareja efectiva de las que hay. El psicoanálisis me parece que se interpuso. Y similar a Dora, supongo que la culpa habrá recaído en la mujer.

En todo caso el PSA tiene un mensaje claro (repugnante y medieval) para con las mujeres, que son la mitad (y un cachito) de la gente. Ahora uno siempre tiene esta impresión de que hay muchas mujeres estudiando PSA, que dicen al respecto? se queden en silencio tragando la carne podrida (en un charla de café usaría palabras más fuertes) de los profes sin el más mínimo espíritu crítico?.

Creo que caen en una especie de falacia de excepción. "Esto que hablan no hablan de mí. A mí no me sucede esto. Yo no soy una castrada". Es difícil vivenciar algo de lo que se inconsciente y solo un psicoanalista en análisis puede sacar a la luz. Así que es fácil caer en este falacia de excepción. Es similar cuando hablan de los abusos y errores cometidos por Freud, y del resto de los psicoanalistas, y se piensa "Yo no voy a terminar igual. Yo voy a ser un mejor psicoanalista. A mí no me sucederá."

Hay un libro con el que me tope en el que se habla de esta cuestión "Las mujeres de Freud". Se habla de la relación del psicoanálisis con la mujeres. Una idea con la que juega el libro es que Freud pudo verse como el padre de la horda y tener un harem de mujeres psicoanalistas a su disposición.

O quizás a la mujeres le pasa lo que yo mismo hice en un pequeño análisis psicoanalítico de la cuestión. :-P

Es un problema serio, igual hay muchas mujeres que no tienen idea de que dice el PSA sobre ellas, van a analizarse sin saber los que les espera y (quizás con dificultad) cuando lo sepan, no solo no van a analizarse nunca más sino que se van a tomar el trabajo de que ninguna otra mujer lo haga, aunque eso signifique que tengan a muchas mujeres peleando para el otro bando (el del repugnante y obsoleto machismo pseudocientífico que es expuesto en este artículo).

Muy cierto. Lo peor es que al igualarse psicoanalista con psicólogia las mujeres que necesitan ayuda no la recibirán por este por pensar que la psicología es lo mismo que psicoanálisis. Y este es uno de los objetivos de este blog: acerca a la gente lo que realmente es el psicoanálisis y evitar que por unos psicoanalistas paguen el pato los psicólogos y la psicología misma.

Así que muchos éxitos, no aflojes, no te olvides que cuanta más gente lea este blog mas trolls del diván van a venir a dejar sus opiniones en estas páginas estate listo (yo se que como buen "traidor" sos doblemente peligroso ya que sabés muy bien de que se las traen cuando dan sus opiniones XD)

No es traidor el que avisa. Y este blog es suficiente aviso de lo que pienso del psicoanálisis. :-)

Y bueno

Voy a hacerle de abogado del diablo.

A ver, el psicoanálisis lacaniano, por lo que he leído, no acepta el concepto de cura, ni el de enfermedad, y ellos dicen que no hacen psicoterapia. Tampoco ofrecen un conjunto de consejos que palien o alivien la angustia o "queja" del pa(de)ciente, cual pastilla de la felicidad (bueno, hay drogas legales recetadas que cumplen esa función y se venden mucho, pero llamar a eso felicidad?).

No voy a detenerme en explicitar por qué no aceptan los conceptos anteriormente dichos, simplemente voy a decir que, epistemológicamente el psicoanálisis opera en otro orden que poco o nada tiene que ver con la episteme "dura" del biologicismo tendiente a reducir la subjetividad humana a procesos electro-químicos. El mismo psicoanálisis, desde Lacan, se jacta de no ser ciencia. Y repito, no lo es si el paradigma (consenso sobre procedimientos, objetivos, herramientas y conceptos válidos para un conjunto de investigadores determinado) es el paradigma del reduccionismo cuantificativista y mecanicista de las ciencias "naturales" (neurobiología, biología moderna, medicina, etc.). Así las cosas, allí donde se toma por ciencia todo lo que dice ser ciencia, implica desde ya, una asunción no justificada, aunque sea reconocida por millones de ignorantes. Pero esta discusión corresponde al campo filosófico, porque las ciencias particulares mismas no pueden ni hacen auto-reflexión de sus conceptos, objetos, objetivos y procedimientos, sino que los toman como dados y construyen desde allí. Repito, no es mi intención entrar en una crítica pormenorizada de la episteme científica moderna, ya bastantes filósofos han hecho tal empresa.

Por otra parte, desde el psicoanálisis, ser neurótico, perverso o psicótico, no es ni bueno ni malo (repito, es otro campo epistemológico, pues hablar de psicósis o perversión en psiquiatría implica ya una valoración desde la "sanidad mental" que los condena, pero esa valoración nada tiene que ver con el campo psicoanálitico, por lo que habría que no confundir términos). No se es más o menos histérico u obsesivo. Todos, absolutamente todos, tenemos una estructura clínica que emerge del complejo de castración y que no nos es dado manipular a nuestro antojo. Y desde allí, por ejemplo, es explicable el polo "agresor" (perverso que hace valer la Ley de su Deseo sin considerar límites, p.e)

Ahora bien, creo que la pregunta rectora de tu escrito podría ser la siguiente, ¿Es Dora una víctima de acoso sexual? Tu respuesta es, desde luego, si.

Acoso sexual implica, en el orden de lo social y de lo moral, una serie de supuestos que habría que dilucidar detenidamente para no hacer juicios rápidos condenatorios y moralizantes. Hablar de violación y/o abuso y todo lo relacionado a ello implica una condena porque se juzga la imposición de una voluntad sobre otra. Se violenta un cuerpo ajeno y se lo cosifica como objeto de placer. A la victima se le desdibuja su polo volitivo y se le impone una voluntad ajena. Es eso lo condenable. Sin embargo, eso es lo que ocurre no solo en el ámbito de una "violación", es lo que nos acontece todos los días, y, desde el psicoanálisis, eso se juega en el terreno del cuerpo. Porque no hay psique sin cuerpo, psique es cuerpo. Además, hablar de voluntad, implica ya un posicionamiento donde la libertad asoma, cosa que, ya es dificil sostener si tomamos en cuenta todo el desarrollo filosófico, lingüistico, etc. (que repito, la ciencia, esa sacrosanta, no puede comprender debido a su posicionamiento empirico-positivista).

Así las cosas, ¿qué se juega en un acoso sexual o en una violación? ¿No seguirá operando el tabú de sacralizar la sexualidad como espacio privilegiado de lo "íntimo"? ¿Por qué no equiparar un asalto con violencia causante de heridas con la violentación "sexual" de alguien? Capaz que la angustia y las representaciones traumáticas los determinan a ambos de la misma manera.

Bueno, dejo ahí los puntos y las preguntas. Sería barbaro que algún buen psicoanalista, y digo bueno, no simple repetidor de Lacan con diploma, expusiera, desde su horizonte qué sucede con las vícitmas de violación, o como se abordan y explican a dichas vícitimas.

Saludos

A ver, el psicoanálisis

A ver, el psicoanálisis lacaniano, por lo que he leído, no acepta el concepto de cura, ni el de enfermedad, y ellos dicen que no hacen psicoterapia. Tampoco ofrecen un conjunto de consejos que palien o alivien la angustia o "queja" del pa(de)ciente, cual pastilla de la felicidad (bueno, hay drogas legales recetadas que cumplen esa función y se venden mucho, pero llamar a eso felicidad?).

No hay cura por que no hay enfermedad, por lo que no hacen psicoterapia. Suena coherente. Pero entonces, y lo voy a decir con la máxima corrección posible que me permite el tema: ¿QUE DEMONIOS HACEN EN LOS CONSULTORIOS? ¿Por que servicio se le paga? ¿Si no curan y no hay enfermedad que demonios es para ellos una persona que tiene alucinaciones fuertes y severas? ¿Es una persona que tiene como hobby el alucinar? Cuando menos espero que se la califique como una persona afectada por alguna clase de dolencia ...

Sobre las pastillas hay una serie de suposiciones ahí. Las pastillas no están como reemplazo de la terapia. Terapia y pastillas van en conjunto. Según pude leer1 la OMS recomienda siempre terapia, haya o no pastilla. La terapia es prioritaria. Las pastillas son para dar un respiro al paciente, y no para que viva con ellas. Que otra cosas se haga, quizás por falta de presupuesto o desidia, es asunto de la ética profesional.

No voy a detenerme en explicitar por qué no aceptan los conceptos anteriormente dichos, simplemente voy a decir que, epistemológicamente el psicoanálisis opera en otro orden que poco o nada tiene que ver con la episteme "dura" del biologicismo tendiente a reducir la subjetividad humana a procesos electro-químicos.

Otra falacia que se imparte desde el psicoanálisis. Ningún terapeuta serio hará semejante reduccionismo. Nadie dirá que el ser humano es un montón de moléculas y reacciones químicas, sin embargo es un hecho inevitable que estamos formados por un cuerpo y que este cuerpo es defectuoso. Aun funcionado bien no esta adaptado muy bien que digamos a la vida moderna. Me viene a la cabeza las fobias que son resultado de malas adaptaciones. Ya no hay amenazas tan comunes como antaño y nuestro cuerpo no deja de actuar como si fueran amenazas de vida. Un caballo no era una amenaza real de vida para Juanito2, pero su cuerpo reacciono como si lo fuero. El susto que se llevo lo condujo a la fobia. En este caso también se necesita una terapia que enseñe al fóbico a combatir su fobia.

El mismo psicoanálisis, desde Lacan, se jacta de no ser ciencia.

Iba a hablar de ciencia aquí. Pero me parece que no es el punto de todo esto. No es el punto si el psicoanálisis es ciencia o no. Que algo sea sexista o no sexista no tiene nada que ver con su cualidad de ser científico o no. El punto es que el psicoanálisis es sexista, sea ciencia o no, y como ese sexismo esta en su propia enseñanza. Los estudiantes son enseñados y hasta adiestrados en una teoría que los hace pensar de forma sexista. Acaso no fue Lacan miso que dijo que la mujer no existe, borrando de un golpe el mundo femenino del mapa del psicoanálisis?

Por otra parte, desde el psicoanálisis, ser neurótico, perverso o psicótico, no es ni bueno ni malo (repito, es otro campo epistemológico, pues hablar de psicósis o perversión en psiquiatría implica ya una valoración desde la "sanidad mental" que los condena, pero esa valoración nada tiene que ver con el campo psicoanálitico, por lo que habría que no confundir términos).

Disiento. cuando una ciencia tiene una aplicación dada3 tiene una ideología de fondo. Tiene un juicio o valoración moral de algún tipo. Los creadores de la bomba atómica sabían a la perfección el objetivo de su investigación. Estos son punibles desde el punto de vista ético y particularmente desde el punto moral. El psicoanálisis también tiene su ideología de fondo, ya que busca una aplicación a un problema. ¿Que es normal y que no? ¿Que sexualidad es la sana y cual no? El psicoanálisis no dudo de llamar pervertidos a los homosexuales sin dar lugar a la investigación del homosexualismo. En Tres Ensayos se dedica a prevenir invertidos. Si no hay una valoración moral de la sexualidad aquí ...

No se es más o menos histérico u obsesivo. Todos, absolutamente todos, tenemos una estructura clínica que emerge del complejo de castración y que no nos es dado manipular a nuestro antojo. Y desde allí, por ejemplo, es explicable el polo "agresor" (perverso que hace valer la Ley de su Deseo sin considerar límites, p.e)

Solo dejo este fragmento para que alguien con mayor capacidad que la mía traduzca este jeroglífico a español corriente.

Ahora bien, creo que la pregunta rectora de tu escrito podría ser la siguiente, ¿Es Dora una víctima de acoso sexual? Tu respuesta es, desde luego, si.

Nunca fue una pregunta y menos esa. Fue una afirmación "La enseñanza del psicoanálisis transmite prejuicios arraigados en su misma teoría, que no son más que los prejuicios de Freud disfrazados de ciencia".

Hablar de violación y/o abuso y todo lo relacionado a ello implica una condena porque se juzga la imposición de una voluntad sobre otra. Se violenta un cuerpo ajeno y se lo cosifica como objeto de placer. A la víctima se le desdibuja su polo volitivo y se le impone una voluntad ajena. Es eso lo condenable.

Estamos de acuerdo. Quizás un detalle. No es necesariamente placer es lo que se logra. Puede ser poder o un beneficio temporal si hablas de abuso o violencia llanamente.

Sin embargo, eso es lo que ocurre no solo en el ámbito de una "violación", es lo que nos acontece todos los días, y, desde el psicoanálisis, eso se juega en el terreno del cuerpo. Porque no hay psique sin cuerpo, psique es cuerpo.

Entonces si se muestra que hay un desbalance químico en el cerebro que conduce a la depresión que puede ser aliviado con una pastilla ... ¿Ya se ve a donde apunto? ¿no? :-)

Y ciertamente los actos involucran al cuerpo.

Además, hablar de voluntad, implica ya un posicionamiento donde la libertad asoma, cosa que, ya es difícil sostener si tomamos en cuenta todo el desarrollo filosófico, lingüistico, etc. (que repito, la ciencia, esa sacrosanta, no puede comprender debido a su posicionamiento empirico-positivista).

Otra ves se vuelve confuso y difícil de entender. ¿Que no puede entender la ciencia reduccionista de la que hablas? ¿"Posicionamiento donde la libertad asoma"? ¿Que significa esto? ¿Que debo entender por todo esto?

Así las cosas, ¿qué se juega en un acoso sexual o en una violación? ¿No seguirá operando el tabú de sacralizar la sexualidad como espacio privilegiado de lo "íntimo"?

No es solo sexualidad lo que esta en una violación. Es la idea de seguridad, control y confianza en el resto de lo seres que nos rodean los que es socavado. Un acto de violencia también esta en ese orden de cosas. Una mujer golpeada sufre de un abuso y no es necesariamente sexual.

Ahora no entiendo tampoco de donde nace en la discusión lo intimo y la sacralización de la que hablas.

La sacralización es aparente. La sociedad siempre esta cuestionando cosas. Un par de Marchas del Orgullo Gay me sirvieron para ver como muchas personas están cuestionando lo que es la sexualidad normal, que Freud apoya, y como los cuestionamientos van también hacia ese modelo de familia tipo. Las corrientes conservadoras son las que tienden a sacralizar las cosas, resistiéndose a los cambios o las preguntas incomodas, invocando el argumento de autoridad para sostener su postura.

¿No sera que los psicoanalistas se resisten a los cambios sacralizando la palabra de Freud? ... Mmm ... Estoy pensando algo. ¿No sera que quieres insinuar que el ambiente psicoanalítico de una terapia también es un lugar privilegiado de lo intimo y que solo lo es lo sexual? ... Vuelvo ¿DE donde nace todo esto en la discusión que llevamos? Me parece que nos estamos alejando del punto de la entrada.

¿Por qué no equiparar un asalto con violencia causante de heridas con la violentación "sexual" de alguien?

Arriba lo hice, pero esto nada tiene que ver con equipara el coqueteo con la violación. Me parece que estamos alejándonos del tema. He presentado una tesis que dice que el psicoanálisis transmite con el caso Dora un prejuicio sexista y he dado un ejemplo de como se transmite hoy en día este prejuicio.

  1. 1. Lastima que no tengo la cita adecuada
  2. 2. O Hans más bien.
  3. 3. De hecho es una de sus características ser útil, o sea ser una respuesta a un problema.

Usted hace análisis??Estudié

Usted hace análisis??
Estudié cuatro años en la UNR psico y no me creía nada... cuando fui a análisis, me di cuenta de que estos tipos (Freud y Lacan) fueron los que han entendido gran parte de la histeria.
Cuando agregues a tus conocimientos la lectura de Lacan acerca del Caso Dora, con la pregunta estructurante de la neurosis acerca de la femineidad, y la crítica que hace a los prejuicios de Freud con su pensamiento de que la mujer es para el hombre como el hilo para la aguja, se te van a hacer mucho más apasionantes las clases, Y MÁS CREÍBLES jajaj!
Yo como mujer te digo que la histeria existeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!
Y creeme, no se que experiencia habrás tenido, pero el analista nunca echa culpas, nunca juzga... a menos a mi me pasó así.
Y bueno nada más, me alegro que haya personas capaces de no convencerse de todo, que tengan un pensamiento crítico... pero ya te digo, cuando lo compruebes en tu analisis...hablamos :) jaja
Ahhh!!! y además, Lacan hablará de 4 discursos... entre ellos el Discurso Universitario, cuando sepas de este discurso vas a darte cuenta porque las facultades son templos.

No es asunto de fe

Usted hace análisis??

He hecho análisis en tres ocasiones diferentes, y todas ellas infructuosas para resolver un problema. En diferentes periodos de mi vida las tres veces. Hace poco he hecho terapia cognitiva, ya que pude encontrar luego de tanto buscar un profesional de la psicología. Hasta ese momento solo psicoanalistas.

En si, no veo que relevancia tiene esto. Y solo lo respondo por cortesía. He explicado ya varias veces que la calidad, experiencias o creencias de las personas no son cosas de importancia a la hora de evaluar una critica. Una critica debe mantenerse por si misma sin recurrir al critico que la formula. Según veo por tu comentario voy a tener que retomar esto luego.

Estudié cuatro años en la UNR psico y no me creía nada...

Voy a repetirte el argumento que siempre me dan a mí: ¿Entonces por que ibas? Repito, no interesa, pero lo pregunta para que veas mi posición al respecto. Para que entiendas que las experiencias personales, como digo en la entrada son anecdóticas y no tiene valor de argumento.

No es asunto de creer o no creer. Creer es algo reservado para el campo de la fe y no de la ciencia. No es posible creer en formulas de la física o en las reacciones químicas,. Estas son y nada más. Creer vale más para el campo de los entes indemostrables como la inmortalidad del alma o el alma misma. Además el que yo crea en ángeles no hace que estos existan. La existencia o inexistencia de lo ángeles, por seguir con el ejemplo, es completa y totalmente independiente de lo que yo crea. De igual forma el creer o no creer en el psicoanálisis no es un argumento para sostener su validez o invalidez.

... cuando fui a análisis, me di cuenta de que estos tipos (Freud y Lacan) fueron los que han entendido gran parte de la histeria. Cuando agregues a tus conocimientos la lectura de Lacan acerca del Caso Dora, con la pregunta estructurante de la neurosis acerca de la femineidad, y la crítica que hace a los prejuicios de Freud con su pensamiento de que la mujer es para el hombre como el hilo para la aguja, se te van a hacer mucho más apasionantes las clases, Y MÁS CREÍBLES jajaj!

De hecho ya leí Lacan como se puede ver el el blog, y aun me quedan muchas cosas en el tintero sobre él. Con el Freud el psicoanálisis tuvo oportunidad de convertirse en ciencia, con Lacan directamente la predio. Ahora creo que tenemos una diferencia entre lo que entiendes por histeria tu y lo que entiendo yo. Yo entiendo histeria lo que se entendió por histeria antes que Lacan, y entendió primero Freud. Histeria como una enfermedad orgánica de la cual no se encontraba lesión. Algunos han llegado a calificar a las neurosis como una afección de todo el sistema nervioso, de allí su capacidad de poder emular o simular las demás enfermedades. Lacan la entiendo como una estructura de la personalidad. Muchos casi estaban al borde de lo que hoy se entiendo lo que sucede en el cerebro en su balance químico. Solo que no tenían el instrumental para ver lo que vemos hoy. No creo que nadie de aquellos hombres hoy mantendrían la idea de una enfermedad puramente psíquica o intelectual como parece entender el psicoanálisis las neurosis.

Yo como mujer te digo que la histeria existeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!

Como estructura, pues es solo un nombre. Podría llamar a la estructura psíquica femenina como "estructura H" y no cambiaría en nada. Pero si dijera que la histeria en realidad es un cumulo de afecciones mal diagnosticas o clarificadas, el panorama cambia. La histeria parece ocupar el mismo lugar que el dios de lo agujeros. Dios aparecía en ciencia antiguamente en los lugares donde no se podía explicar algo. "¿Como se explica el fenomeno X? No lo sabemos, pues entonces allí debe estar la mano de Dios" Lo inexplicable no era ignorancia era donde Dios actuaba. Pues la histeria parece funcionar igual. Aquello que no era explicable pues era una histeria, la neurosis mas inclasificable.

Creo que entras dentro de la categoría de mujeres de las que hablábamos en otro comentario. Preguntaba otro lector del blog que sucede con las mujeres que creen de puntillas en lo que se le dice sin cuestionar y aceptan que son histéricas castradas.

Y creeme, no se que experiencia habrás tenido, pero el analista nunca echa culpas, nunca juzga... a menos a mi me pasó así.

Pues a mí me paso que un analista me devolvió dinero ¿Eso significa que TODOS los analistas devuelven dinero de las sesiones? ¡Ojala fuera cierto esto! ¿Tu experiencia personal, la cual es anecdótica, significa que todos los analistas no echan culpas?. Yo veo que si lo hacen, ya que su teoría esta formulada y estructurada1 de forma que termina culpándose al paciente de solos problemas que se le aquejan.

Sin ir muy lejos, en un comentario anterior puedes ver como un critico termina diciendo que la paciente "asumir y responsabilizarse de sus traumas". Además, apareció el termino "silopsista" lo cual indica que solo se considera la realidad psíquica del paciente y nada mas que la realidad psíquica del paciente. ¿Entonces quien es el responsable de lo que le sucede al sujeto? Pues el sujeto mismo. Cuando se enseña sobre los sueños se dice que Freud se guía por la pregunta ¿por que eligió soñar eso? Si yo tengo un sueño recurrente y perturbador, el psicoanalista me preguntara ¿por que usted desea soñar eso? En el caso Dora, Freud la termina acusando de complicidad en la relación ilícita de su padre y la señora K. La acusa de complicidad. Y si no recuerdo mal, la acusa también de desear la muerte del señor K cuando este es casi atropellado en la calle. ¿Acaso no se enseña que el psicoanálisis le devuelve la responsabilidad al sujeto de lo que le pasa? Esto invariablemente, con la profundización en la ideología psicoanalítica, conduce a culparlo de todo. Inclusive a culparlo de que la terapia falle. Si la terapia de Dora fallo, ha sido por culpa de Dora que por venganza abandono la terapia, haciendo que el pobre Freud no pueda curarla. Afortunadamente, Freud la disculpo de este acto vengativo para con él.

Y bueno nada más, me alegro que haya personas capaces de no convencerse de todo, que tengan un pensamiento crítico... pero ya te digo, cuando lo compruebes
en tu análisis...hablamos :) jaja

Mi experiencia con los psicoanalistas me hizo buscar terapias de efectividad, pero ya desde el Ciclo Básico de la carrera tenia dudas sobre Freud, que lentamente se fueron plasmando en una critica elaborada del psicoanálisis. No fue mi experiencia personal de fracaso en terapia lo que me hizo dudar.. Ya duda de antes. Sin embargo, al no disponer de una terapia mejor y necesitar ayuda termine en tres divanes diferentes. (En realidad fueron sillas, pero queda mas metafórico y bonito decir diván :-P )

Esto es justamente lo que me hacer pensar que es una secta el psicoanálisis. Debe experimentarselo en si mismo para poder creer en él. No hay forma de enseñarla racionalmente y convencer a uno de su efectividad. Se debe experimentar en carne propia el psicoanálisis. Se debe pasar por el rito para ser convencido, pero no racionalmente, si no emocionalmente. Sin embargo, se debe tener algo de fe antes. El experimentar en carne propia el psicoanálisis solo cristaliza la fe anterior en él. O sea que hay que creer en él para que tenga efectividad. Es justamente como ir a un charlatán. "No digas nada hasta que no vayas al psíquico y te haga una lectura del aura". Como decía el inmortal personaje del ManoChanta2 "Y si no me tienen fe!".

Ahhh!!! y además, Lacan hablará de 4 discursos... entre ellos el Discurso Universitario, cuando sepas de este discurso vas a darte cuenta porque las facultades son templos.

Yo considero las facultades lugares donde el pensamiento se fomenta y se practica. La palabra "Templo" la asocio con oración, rito, profetas y palabras reveladas. Ahora huelo a una falacia de autoridad. ¿Solo por que Lacan lo dijo es cierto? ¿Si Lacan dijo que es un templo es así sin más? Mmmm Quizás si me concentro pueda oler el incienso ...

  1. 1. Algo del estilo de Lacan se me pego :-P
  2. 2. Palabra derivada de ManoSanta o Curandero. En Argentina "Chanta" es sinónimo de estafador, charlatán o persona de poca credibilidad.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.
Distribuir contenido (RSS)