Por un mundo sin guerras y sin psicoanálisis
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

Mayoría de las personas están enfermas. Pero solo los psicoanalistas acuerdan que es algo de lo que estar orgulloso.

— Karl Kraus

'Die Fackel' 376/77, Mayo 30, 1913, p.21, B. 351 (Citado en 'Anti-Freud' de Thomas S. Szasz - p.104 - Syracuse University Press [1990] )

El psico-analisis es un concepto de parásitos, un vampirismo de chupadores de sangre, pálidos y subterráneos, un intento brillante de producir una epidemia general, un acto malo de venganza por parte de aquellos que han quedado muy cortos y no tiene éxito. Anuncia el futuro del imperio del diablo ... También los partidarios de la misa negra adoran al falo tras todas las reliquias.

— Egon Friedell

Citado en "Freud: El mago sexual " de Emil LudWig - (Losada, Buenos Aires) (1951) - p.107

Las neurosis se curan por la osteopatía, quiropraxis, nuez vómica y bromuros, benzendrina, sulfatos, cambio de ambiente, un golpe en la cabeza y psicoanálisis.

— Abraham Myerson

Citado en "Freud: El mago sexual " de Emil LudWig - (Losada, Buenos Aires) (1951) - p.108

Al fin se fue el hijo maldito de este blog y ya no volverá. Los diccionarios psicoanalíticos que tenía es esa sección se han ido para siempre. No encontré mucha ayuda para subirlos y hacen ya tiempo que han dejado de servirme para algo. Los comencé para ayudar a aquellos, que como yo, debían dar sus exámenes de psicoanálisis. Cada entrada era como un resumen de cada concepto psicoanalítico, como resúmenes estudiantiles, pero hechos por cabezas del psicoanálisis. Incluso estaba el diccionario de la papisa del psicoanálisis la señora Roudinesco. Pero siempre estuvo entre la difusión del psicoanálisis y la ayuda al estudiante. Siempre fue una especie de contradicción. Ya no más. PsiDic, me ayudaste a pasar algunos examenes y ahora debo dejarte llevarte al campo, soltarte allí y que tengas buena vida. ¡Adios PsiDic!

Un pequeña historia contada vía G+ sobre un encuentro cercano del tercer tipo con una divanista.

Recuerdo en una oportunidad, en la universidad, cursando voluntariamente una asignatura electiva de Psicodiagnostico y terapia psicodnámica de orientación analítica, en un trabajo practico sobre psicoterapia breve, como muchas veces ocurre cuando se es estudiante, terminando en la noche el trabajo, cansada, di el ultimo vistazo, pinché en el corrector automático de ortografía y listo; se imprimió y al otro día temprano lo entregué.

Cuando entregaron las notas y la devolución del trabajo, solo tuve una corrección, el término "ABREACCIÓN" el corrector del computador lo cambió por aberración y yo no me di cuenta. Sin embargo la profesora (para quien no existía la casualidad) interpreto que para mi lo que decía la paciente era una aberración, jajajajajajajajaja y un comentario suuuper largo al respecto, que solo provoco mi risa y el aprendizaje de revisar cada corrección ortográfica

El caso de Freud se parece al de Wagner en que, en ambos casos, interpretaciones enfermizas de los motivos fundamentales de los hombres atrajeron la curiosidad de una generación decadente. Así como quien nada comprenda de música por el oído es dominado por Wagner a través de la médula espinal, quienes no han estudiado el alma de los hombres son fascinados por Freud, ya que ambos, con misteriosos nombres y gestos, se revelan pronto a todo ignorante y proporcionan a todo débil mental la ilusión de cuanto interés inspira.

— Emil Ludwig

Freud, el mago sexual - Editorial Losada - Buenos Aires - pag. 8

Otro año ha pasado y es tiempo de un nuevo balance. El resultado no es muy bueno. No ha sido un buen año en lo personal. Buenas cosas han sucedido también, pero el marcador final esta lejos de ser a mi favor. Hemos tenido que luchar contra una muerte cercana y reciente en la familia producto de una penosa y larga enfermedad; y aun la familia esta recuperándose. Ciertamente, no es el mejor humor para escribir sobre los "apasionantes" divanes psicoanalíticos y de como se las vacas que han muerto para crearlos han sido un costo altísimo para crear tales engendros. Pero, aun a pesar del poco humor para hacerlo, no puedo evitar seguir investigando y escribir (aunque no publique seguido). Es una tarea ardua, algo solitaria, y con poca gratificación personal, pero debo seguir denunciando las incoherencias, errores y peligros de la secta psicoanalítica. La vida sigue y los divanes siguen acechando. Volviendo a la Facultad de Psicoanálisis, este año que pasa he cursado pocas clases sobre psicoanálisis, y me he escapado de una que parecía ser solo esnobismo; por lo que no hubo mucho de lo que hablar en el blog. El año que comienza debo cursar Proyectivas, una materia basada en psicoanálisis, y debo prepararme para las estupideces que saldrán de un par de manchas. Solo espero que esas idioteces me revuelvan la sangre y vuelva con más ímpetu el año que comienza. Solo queda decir espero que este año que comienza sea un feliz año para ustedes y un mejor año para mí y mi familia de lo que ha sido este.

El mito del Gran Dios Inconsciente y sus subdivisiones se expandió como el fuego en un bosque. Su religión es llamada psicoanálisis. Sus sacerdotes son personas que se han iniciado con largos y elaborados rituales. Sus altares son divanes en los que sus adoradores, en posición de decúbito, son puesto a contemplar sus ombligos espirituales, una hora cada día o cada dos días, durante un período de varios años.

— Leo Kanner

"In defense of mothers; how to bring up children in spite of the more zealous psychologists" - Springfield, Ill., Charles C. Thomas (1941) - pag. 131

Resumen: En 1982 el nefrólogo Raphael Osheroff, de 45 años, presentó una demanda contra la Clínica Chesnut Lodge por negligencia porque no le indicaron terapia farmacológica que habría provocado una pronta recuperación de su cuadro depresivo y, en su lugar, se limitaron a someterlo a psicoterapia psicoanalítica durante siete meses, a pesar del evidente deterioro progresivo de su estado. Las repercusiones científicas, profesionales y éticas del caso Osheroff en la práctica de la psiquiatría fueron controversiales, siendo la secuela más trascendente el debate epistolar sostenido entre Gerald Klerman y Alan Stone.

Distribuir contenido (RSS)