Por que un puro siempre es un puro, y no solo a veces
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

[...] seres particularmente esclarecidos sobre cuestiones científicas, descubrieron con la más gran delectación una cosa casi tan estúpida, fácil e inexacta, una cosa casi tan divertida, excitante e irresistiblemente “filosófica” como las teorías de Gall o de Mesmer. La frenología y el magnetismo animal se unieron a la magia negra, la alquimia y la astrología. Pero no necesitamos lamentar su perdida;no hay ninguna necesidad de lamentar su pérdida; los fantasmas de nuestros antepasados no tienen ninguna razón para compadecerse de nosotros. De hecho, casi podrían envidiarnos. Porque tenemos algo incluso más divertido que la frenología. Hemos inventado el psicoanálisis.

— Aldous Huxley

Revista The Forum (Mayo 1925), p. 313-314

Terapeuta Cizañoso va al Restaurante [EnchufeTV]

- ¡Cuanto realismo el de este vídeo! Casi un documental. -
Falcor al divan

Los detalles insignificantes en la cabeza de los psicoanalistas pueden tomar proporciones épicas. Hoy tuve una muestra más de eso. La profesora expone un caso de su propia cosecha a la clase. Nos muestra una lamina de un test proyectivo que le aplico a una persona. Esta laminas tiene un alta ambigüedad en donde la persona entrevistada puede reflejar su personalidad en ella al darle una historia especifica. Según el psicoanálisis, los conflictos y deseos inconscientes se verían plasmados en esa historia. La lamina mostraba a dos personas, una un poco más pequeña y baja que la otra, bajo la sombra de un frondoso árbol con una copa que ocupa casi un tercio de la imagen con un edificio de fondo ocupando todo el fondo. La persona arma un relato, aunque no del tipo que esperaba la profesora pero que la deja algo satisfecha. Luego la persona hace un comentario peculiar sobre la imagen que mi profesora no deja pasar. De nuevo la infinita significación de las cosas mínimas.

Buscando ayuda
El hombre del magnetofono

El principal obstáculo con el que me enfrento en este blog es el poder acceder a muestras de la praxis psicoanalítica. Tener accesos a la teoría es facil para cualquiera, y yo en particular me beneficio con la enseñanza de la Facultad de Psicoanálisis, pero es difícil acceder a lo que sucede en los divanes. Son casi como confesionarios y casi igual de herméticos. Los psicoanalistas cuando nos cuentan que sucede allí dentro de sus consultorios solo tenemos una versión recortadas y reformada de lo que sucede y los que se acuestan en los divanes callan. Pero no siempre los que habitan los divanes callan. El 1967 un paciente decidió abrir las puertas del consultorio. Decidió grabar una sesión con su psicoanalista.

Una perlita

Hoy he sentido una perlita interesante directamente de la boca de una directora de una cátedra. Esto surgió al explicar la ambigüedad de una imagen usada en un test proyectivo, la cual permite un amplio rango de respuestas. La imagen era un niño mirando a un violín en su caja. Al no haber respuestas incorrectas, cualquier respuesta es aceptada, incluso si uno dice que la imagen representa a un elefante. Justo allí surgió esto de la boca de la directora de la cátedra.

¿La locura acaso no es tener una gran imaginación?

¡Uff! Esta no es una idea nueva. Algunos creen que la locura es la base de la genialidad. Es como que los genios son incomprendidos para el resto de los mortales, ya que piensan por fuera de ciertos limites de la gente común. Si esto fuera verdad alguien que quiere volar saltando de un edificio es solo una persona incomprendida por su gran imaginación, y no alguien quien no puede pensar con claridad y lógica.

Engaño de Lacan

Deberían desuponer a Lacan del conocimiento secreto que parecen atribuirle actualmente y mirarlo como aquello que realmente fue - alguien totalmente equivocado y quizás hasta trágicamente engañado –.

— Dylan Evans

“From Lacan to Darwin” en The Literary Animal; Evolution and the Nature of Narrative - Northwestern University Press, [2005], pp. ­55.

Edipo en la practica
A veces, un hueso es solo un hueso
Historias desde el diván: ¿Woody Allen? ¿En serio?

Primero perdón por el retraso al rescatar este comentario. Más vale tarde que nunca. Rectificando este olvido aquí van dos anécdotas desde el diván.

¡Sectarios a mí!

No debería hacer esto. Debería dejarlo pasar, pero quiero mostrar el fanatismo que puede generar el Psicoanálisis. La critica a este puede inflar con mucha facilidad los ánimos de las personas. El Psicoanálisis muchas veces asume la forma de una religión y sus partidarios se vuelven tan celosos como los ciegos seguidores de las religiones. Los dos emails que recibí esta mañana son claro ejemplo de esto.

Distribuir contenido (RSS)