Yo, yo y más yo

Enseñanza sin etica

Me topado siempre con una gran área gris. Existen aquellos que están a favor de literalmente psicoanalizar a todo el mundo y a todo. Están aquellos, como yo, que les parece una muy mala, pero muy idea eso. Y aquellos que están, la gran mayoría entre medio. Un gran área gris. Son aquellos que no creen que el Psicoanálisis fuera tan malo. Son aquellos que todavía hay algo que rescatar o volver a él. Pero me he topado recientemente con aquellos que nos le importa si sirve o no, si causa daño o no. Directamente no les importa. Es solo un trabajo para ellos. Gracias a una protesta en un trabajo practico, me he topado con un área que no había contemplado antes. Un área donde están aquellos completamente indiferentes. Al parecer existen algunas personas que les importa un carajo lo que enseñan. Y no les preocupa el efecto de lo que enseñan. Ellos solo lo enseñan. ¿Indiferencia o simple despreció por lo que se enseña? No lo se, solo se que es un leño más que la Facultad hecha al fuego de mi indignación.

Un nuevo cambio de dirección

Tuve una epifanía. Quería hablar de ella para mi cumpleaños, pero no tenía mucha información y era una idea que recién aparecía en mi cabeza. En este tiempo me he dado de cuenta de algunas cosas, como por ejemplo que en solitario no lograre mucho en la Facultad. Aunque tampoco en grupo creo que se lograría algo. Dentro de las cátedras, esos pequeños feudos intelectuales, es todo política y la razón claro esta que no prima allí, obviamente ya que se da Psicoanálisis. La única forma es enseñar el por que el Psicoanálisis es una pseudo-ciencia, o lo que es lo mismo, por que no es una ciencia a los que ingresan a la Facultad. Así abandono la licenciatura y paso a profesorado para poder enseñar eso. No es tan simple mi decisión, hay algunas cosas más que me impulsan a intentar un cambio en mi carrera.

¡Encontre una pepita!

No recuerdo quien, creo que Mario Bunge, dijo que en la montañas de pseudo-ciencias se pueden encontrar a veces alguna pepita. Bueno. Yo creo haber encontrado una que me ayuda a entender el valor de las protestas que he realizado todo este tiempo. El concepto de analizador que aprendí en mi cursada de Institucional me sirve para ver el valor de hacer alguna protesta en la Facultad. El concepto de analizador sería algo así como un de dispositivo que revela parte de la estructura social de una institución.

¿Presión de los pares? ¿No te suena familiar?

¡Estamos en el horno! ¿Como es posible que unos estudiantes de la supuesta Facultad de Psicología no conozcan el concepto de presión de los pares? Es para no creerme pero yo mismo presencie como no uno si no dos compañeros no podían identificar algo que vieron como presión de los pares. Pero no solo eso si no que la profesora tampoco parece reconocer eso para ponerle un nombre. Y no solo eso, si no que es un concepto que se les enseño en materias anteriores. ¿Tan perdidos estamos?

Falcor al divan

Los detalles insignificantes en la cabeza de los psicoanalistas pueden tomar proporciones épicas. Hoy tuve una muestra más de eso. La profesora expone un caso de su propia cosecha a la clase. Nos muestra una lamina de un test proyectivo que le aplico a una persona. Esta laminas tiene un alta ambigüedad en donde la persona entrevistada puede reflejar su personalidad en ella al darle una historia especifica. Según el psicoanálisis, los conflictos y deseos inconscientes se verían plasmados en esa historia. La lamina mostraba a dos personas, una un poco más pequeña y baja que la otra, bajo la sombra de un frondoso árbol con una copa que ocupa casi un tercio de la imagen con un edificio de fondo ocupando todo el fondo. La persona arma un relato, aunque no del tipo que esperaba la profesora pero que la deja algo satisfecha. Luego la persona hace un comentario peculiar sobre la imagen que mi profesora no deja pasar. De nuevo la infinita significación de las cosas mínimas.

Sobre llovido mojado

A veces uno esta tan metido en otras cosa que no ve lo obvio, pero, afortunadamente, un compañero puso mi atención sobre el pecado de pereza que comenten unas cátedras en la Facultad. Y no hablo de solo cátedras psicoanalíticas , si no que hablo de Proyectivas y Psicometrías. Ambas cátedras que curse delegan en estudiantes inexperimentados tareas de importancia. Ya tenemos una pseudociencia rampante por toda la Facultad, y ahora debemos luchar contra la pereza de las cátedras de hacer un buen trabajo.

¡Sectarios a mí!

No debería hacer esto. Debería dejarlo pasar, pero quiero mostrar el fanatismo que puede generar el Psicoanálisis. La critica a este puede inflar con mucha facilidad los ánimos de las personas. El Psicoanálisis muchas veces asume la forma de una religión y sus partidarios se vuelven tan celosos como los ciegos seguidores de las religiones. Los dos emails que recibí esta mañana son claro ejemplo de esto.

Mi paso por Institucional

Haciéndome un lugar en las tareas que me ocupan a nivel personal y laboral vuelvo al blog por un momento para relatar mi paso, este cuatrimestre, por "Psicología" Institucional. Ya he dado el odioso examen final obligatorio de la materia y ya más liberado voy a relatar algo de mi experiencia allí. Además de hacer hincapié en la oportunidad que no deje pasar de expresar mi opinión, obviamente, sobre los contenidos psicoanalíticos.

Ese malestar llamado mujer

Es interesante ver como el homosexualisismo en Freud fue matizándose con el tiempo. Poco a poco se fue modificando la posición del Psicoanálisis. Claro esta, que nunca logro tener el estatuto de sexualidad completa y adulta que tiene el heterosexualismo. Esto no ha sucedido con el sexismo de Freud. Estudiando para un parcial reciente me topo con un sexismo que se encontraba incluso antes del mismo Psicoanálisis en un texto casi del final del Psicoanálisis. El sexismo parece no haber cambiado nunca en el freudismo, ni siquiera en su parte final.

Una perlita

Este cuatrimestre tengo dos materias no pesadamente psicoanalíticas, pero con una falta de claridad ya clásica de todo allí dentro de la Facultad de Psicoanálisis. Psicología Institucional no puede dejar pasar el darle un buen lugar al Psicoanálisis en sus clases. Pero es soportable. Lo que si no lo es es la falta de claridad plasmada en palabreríos que parecen profundos y no contiene nada útil. Agitadores de charcos como diría Nietzche. Un charco revuelto parece profundo.

Páginas