Psicoanálisis

50% y 50% en Schreber

El mito Freudiano es una especie de adjudicaciones de virtudes a la persona de Freud que lo harían visualizarlo como un genio sin tacha. De hecho, este imagen de genialidad en Freud es usaba con cierta frecuencia para cuestionar los planteamientos de que se le hagan. Un simple critico no podrá elevar su voz contra la genialidad de Freud. Y no se queda el mito solo en la genialidad, si no que se expande abarcando cualidades como poeta y literario, gran humanista, persona sensible y preocupada por sus pacientes, investigador prolífico y honesto, entre otros. Ahora bien, esto empaña y dificulta el pensar bien cuando se es estudiante en la Facultad de Psicoanálisis. ¿Que podrá hacer un simple estudiante contra un "genio" de la psicología como se pretende que es Freud? Quizás nada, pero si el estudiante es testarudo e interpela a los profesores, quizás pueda encontrar un tajante "Eso lo dijo Freud" que ayuda a mantener el mito y que dejara indefenso al estudiante ante la supremacía del maestro. Magister dixit ... Me voy a referir a un detalle que pertenece al mito freudiano que se encuentra en el caso Schreber y el cual viví personalmente.

Pretensiones científicas del psicoanálisis

Un debate frecuente en el campo de la critica al Psicoanálisis es que si este es una ciencia entre las demás ciencias o no. La importancia de esta cuestión es que delimita, con bastante claridad, el debate sobre el estatus del psicoanálisis. ¿Es una filosofía, un arte, un estilo literario, o algo más? En resumen, ¿cual es el lugar del psicoanálisis? Según el mismo Freud es una ciencia, y hasta una ciencia natural. No entraremos a discutir si logro ser ciencia, si no las pretensiones del psicoanálisis de convertirse en una. Veremos algunas otras posiciones que mantiene los seguidores del psicoanálisis y algunas cuestiones colaterales que salen de este pequeño debate.

WTF! : Otro efecto posmoderno

Llegado por vía correo electrónico. ¡Pos-modernos al ataque! Si el psicoanálisis es un error, los pos-modernos se han encargado de hacerlo un desastre. La mezcla de economía de mercado y Libido, es tan valida como la de la biblia y el calefón. Al que puede argumentar claramente sobre esto le regalo una foto autografiada de Skinner :-D

La contradicción de Onfray o como pegarle a Freud por la espalda

Michael Onfray ha abierto otro capitulo más en las llamadas Freud War's. Ha escrito un libro virulento sobre la el padre del psicoanálisis. Hablo de "El Crepúsculo de un Ídolo. La Fábula Freudiana". El libro aun no nos ha llegado completo, solo nos ha llegado, aquí a la Argentina, un resumen a través de la revista Noticias. Pero aún así, los efectos del libro nos llegan, como preludio de lo que traera, y comienza a generar, desde antes, polémica en ámbitos afines y contrarios al psicoanálisis. Alimenta una polémica de larga data, la cual, a tono personal, creo que no era necesaria alimentarla de esta forma. El problema del libro es la virulencia con que lleva a cabo su critica sobre Freud. Más que avanzar sobre el problema de la participación hegemónica del psicoanálisis en los ámbitos de salud mental, la hace retroceder. Hace que no pueda ser considerada cualquier critica fundada al psicoanálisis o a Freud si no como un a ataque, fundado en odio o repulsión, cuando no envidia, al "genio" de Freud. Este libro puede dar bases a los seguidores de Freud para argumentar que las criticas a él no son más que odio visceral proyectado en Freud, como según sostiene Elizabeth Roudinesco.

Lejos aún de la lectura completa del libro y de argumentar que solo motivos personales guían a Onfray en la redacción del libro, según Roudinesco enuncia aplicando, aparentemente, el mismo psicoanálisis, yo quiero mostrar una contradicción en sus dichos. 1 Quiero mostrar aquí el paso de la aceptación del psicoanálisis a su defenestración violenta. Quiero mostrar como Onfray pasa de la aceptación del psicoanálisis a la acusación abierto de estafa o mentira.

Lapidario!

Las grandes frases y la originalidad de las mismas no siempre provienen de famosos o de autoridades. Las conclusiones más impecables y avasalladoras pueden provenir 1 también de simples estudiantes de la Facultad de Psicoanálisis. Esto demuestra que no todo esta perdido allí dentro. Todavía existe gente, como Logica T., que puede decir cosas lapidarias y con una gran ironía como estas.

Asi se habla entre psicoanalistas

En las librerías me la paso revisando libros baratos y usados. De vez en cuando encuentro cosas muy interesantes y útiles. Bien, este no es el caso. La venta de libros de la Facultad1 es un buen lugar para encontrar baratos libros sobre psicología. Lastima que sean muy pocos los que traten de psicología. Casi todos tratan de Psicoanálisis. Por lo cual pocas son las verdaderas ofertas, pero como estoy en esto de tomar el psicoanálisis y tener que ver que dice debo a veces sumergirme en la palabrería psicoanalítica. Me pongo a ver como se habla y se discute dentro del mismo psicoanálisis directamente de bocas de psicoanalistas. Revisando me tope con un texto de un congreso psicoanalítico realizado en Buenos Aires en 1984. Todo es psicoanalizables hasta el mismo psicoanálisis, y claro esta que la relaciones institucionales de las instituciones psicoanalíticas pasaran por el diván psicoanalítico. Con un pequeño texto veremos como entiende el psicoanálisis las relaciones que se producen en una institución.

Recortes Lacanianos: Sobre perros, camaradas y ... ¿donde puse mis analgésicos?

Bien, aquí vamos de nuevo. Esto me va a doler. Junte valor y volvemos con un poco más de Lacan, para dar la oportunidad de satisfacer algunos deseos sadomasoquistas :-) . Debemos agradecer a Lógica T. por tomarse la desagradable tarea de ubicar la cita de Lacan de la que hablaremos. Veremos en ella la palabrería más enrevesada, rimbombante y confusa de la que es capaz Lacan. Veremos capacidad de mezclar impunemente los temas más alejado posibles. Se dedica a hablar de perros pavlovianos y de la función del significante a la hora de experimentar con ellos. Intenta mostrar lo inútil de experimentar como lo hizo Pavlov (es) ya que los perros no son psicoanalizables, por que no hablan. Si, definitivamente esto va a doler mucho, pero haré mi mejor esfuerzo. Si solo supiera donde deje los analgésicos ...

Manuscrito J: Una segunda mirada

Era común que Freud enviara a su amigo Fliess detalles de sus ideas, bosquejos de sus escritos técnicos o análisis de casos clínicos junto con sus cartas. Estos escritos adjuntos se conocen como los Manuscritos. Algunos de estos son estudiados en la Facultad de Psicoanálisis, obviando el hecho que son versiones preliminares de trabajos de Freud. No son textos terminados. Con la adquisición de la edición sin censura de las cartas a Fliess me tope con el Manuscrito J. Algo que podemos observar a través de este manuscrito es la represión sexual de la época. Podemos verla reflejada en el desconocimiento sexual de la paciente. Así que hoy la juego, un poco, del lado contrario :-). Me propongo realizar una segunda mirada del caso. Volvemos a hablar de sexo. Así que considérese advertido, por si no quiere seguir leyendo.

"¿Eh?" por minuto.

Muchas veces, durante mi estadía en la Facultad de Psicoanálisis, me he topado con gente que me pregunto "¿Que haces acá si no te gusta el psicoanálisis?". Estas personas creen que la psicología es asunto de creencias o gustos. "A mi me gusta tal o cual autor" es una frase fácil de escuchar allí dentro. La psicología, como toda ciencia, no es cuestión de gustos. Es como si no me gustara caer del techo, por lo que no creo en la gravedad. Si uno entiende esta cuestión, entonces aparece una pregunta que uno debe hacerse a si mismo. Si uno sabe que lo que se enseña son pura insensateces, pero se quiero alcanzar un titulo, ¿entonces como hacer que uno mismo se interese en cruzar el barro psicoanalítico para alcanzar el titulo simbólico de Licenciado en Psicología? Simbólico el titulo, ya que la única manera de alcanzarlo es atravesar el barro psicoanalítico, intentando salir lo menos sucio posible del lodazal de la Facultad de Psicoanálisis. Quizás deba contarles de mi paso por una materia 100% psicoanalítica y de una pequeña estrategia que se me ocurrió para prestar atención a la parafernalia mística y sin sentido de las clases de psicoanálisis. Hablaremos de profesores, latiguillos y mediciones y gente aburrida por el psicoanálisis.

Páginas