Pretensiones científicas del psicoanálisis

Un debate frecuente en el campo de la critica al Psicoanálisis es que si este es una ciencia entre las demás ciencias o no. La importancia de esta cuestión es que delimita, con bastante claridad, el debate sobre el estatus del psicoanálisis. ¿Es una filosofía, un arte, un estilo literario, o algo más? En resumen, ¿cual es el lugar del psicoanálisis? Según el mismo Freud es una ciencia, y hasta una ciencia natural. No entraremos a discutir si logro ser ciencia, si no las pretensiones del psicoanálisis de convertirse en una. Veremos algunas otras posiciones que mantiene los seguidores del psicoanálisis y algunas cuestiones colaterales que salen de este pequeño debate.

Freud nunca ha negado el carácter científico del psicoanálisis. Siempre ha luchado para que al psicoanálisis se le reconozca el derecho de ser considerado una ciencia. Nunca ha negado o disminuido en su afán de lucha por este reconocimiento. Muchas criticas a este respecto se la han hecho al psicoanálisis en época de Freud y este siempre se ha mantenido firme en su posición. Ya en 1938, casi al final de su vida ha expuesto su posición simplemente diciendo:

La psicología también es una ciencia natural ¿Que otra cosa puede ser? 1

Y antes, en la misma pagina, define su relación con la psicología.

El psicoanálisis es una parte de la psicología. 2

No solo la caracterizaba de ciencia, si no que lo hace de ciencia natural, y parte de la psicología además. Recordemos que en sus inicios Freud se planteaba los trastornos psicológicos como efectos de algún aspecto biológico. El fundamento de lo psicológico era algún aspecto biológico. Nunca renegó de esto, pero se le redujo la importancia a medida que se avanzaba en el psicoanálisis. Hasta parece que este fue el camino que continuo el psicoanálisis, hasta que lo declarasen enteramente subjetiva los posteriores psicoanalistas. El aspecto biológico era una forma de mantener el aspecto objetivo de la "ciencia psicoanalítica", y es una consecuencia natural de la formación del mismo Freud. Neurólogo por formación, Freud nunca pudo ignorar el aspecto biológico. Siempre existe una pequeña vuelta a la biología en su obra. Nunca se abandono por completo. Ahora, aparecido el posmodernismo de mano de Lacan, el psicoanálisis se convierte en algo por entero dedicado a la subjetividad.

Unos 14 años antes de la anterior cita, quizás con un psicoanálisis en el clímax de su consolidación, Freud define claramente los objetivos del psicoanálisis en un articulo para una enciclopedia:3:

Psicoanálisis es el nombre : 1º De un método para la investigación de procesos anímicos capaces inaccesibles de otro modo. ...

Nótese que se habla de un método que obtiene un conocimiento inaccesible si no se aplica el psicoanálisis. Dada esta clase de conocimiento único redundara en un único método de curación posible como veremos a continuación.

... 2º De un método terapéutico de perturbaciones neuróticas basado en tal investigación ...

El psicoanálisis es un método terapéutico. y "[..] es para algunas dolencias el único método posible, y para otras el que mejores y más duraderos resultados procura [...]" 4 Esto contrasta, en alguna medida, con la confianza inicial, de los primeros años del psicoanálisis, en una cura total y completa . En 1895, en Psicoterapia de la histeria se sostenía la desaparición "inmediata y definitivamente" de los síntomas histéricos, si se llegaba a despertar el recuerdo reprimido que, según el texto, provocaba la misma histeria5. También en 1896, un año después, Freud sostenía, a su amigo Fliess, la convicción que podía curar "definitivamente la histeria y la neurosis obsesiva, siempre que se den determinadas condiciones de la persona y del caso.".6

... y 3º De una serie de conocimientos psicológicos así adquiridos, que van constituyendo una nueva disciplina científica7.

De nuevo, la consideración que el psicoanálisis es una ciencia. Pero, ¿que implica tiene que el psicoanálisis sea considerado ciencia? Primeramente, para que lo que el psicoanálisis produce como conocimiento debe ser comprobado empíricamente. Esto significa que el conocimiento logrado se debe corroborar contra la experiencia. Se debe corroborar que lo que este conocimiento enuncia sea así y se deben descartar otras posibles causas que pueden explicar lo que este conocimiento pretende explicar. En nuestro caso particular, debemos comprobar que el psicoanálisis cura por las razones que enuncia y que lo hace de la forma en que pretende. De no ser así debemos decir que el conocimiento alcanzado por el psicoanálisis no es valido.

De sostener que el psicoanálisis es una ciencia, el conocimiento obtenido por él debe validarse a través de la constatación contra la realidad y debe atenerse a los controles científicos adheriendose al método científico. De no ser así, no se puede afirmar con certeza que el psicoanálisis cure en realidad. Y de no poder afirmar con certeza esto, no puede afirmar que la aplicación del método psicoanalítico redunde en una cura de los trastornos que dice pretender curar. Y de no poder mantener esto no se puede mantener abiertos los consultorios psicoanalíticos. Esto por la sencilla cuestión que no hay suficientes evidencias que realmente se cure o aporte en un mejoramiento. Y esta es la importancia del debate si el psicoanálisis es ciencia o no lo es y que lo controles científicos no se aplican él. Bajo el pretexto que estos controles científicos reducen al ser humano a una serie de medidas objetivas que no contemplan la totalidad del la experiencia humana, los seguidores del psicoanálisis esquivan esquivan el debate enunciando que estos controles no son aplicables. Aquí todo se vuelve irónico. Seguidores a ultranza del psicoanálisis niegan el carácter científico del psicoanálisis, negando, en el proceso, los objetivos y deseos del mismo "fundador del movimiento". El adherirse a los controles científicos nos da una gran garantía que conocimientos no probados sean puestos en practica sobre la vida de seres humanos.

La principal consecuencia de no ser una ciencia es que los consultorios psicoanalíticos deben cerrarse. Ya no se puede dar licencia para actuar sobre la vida de las personas, debido a que no hay controles sobre el actuar o las terapias que se ponen en practica, puesto que nunca se comprobado, más all de la duda, que funcione la terapia psicoanalítica. De esta forma, da lo mismo cualquier pseudo-terapia de cualquier pseudo-ciencia, como ser hipnoterapia, vidas pasadas, recuerdos recuperados, etc. Cualquier cosa seria posible de aplicarse sin controles. De todas formas, ¿es posible que el psicoanálisis tenga alguna utilidad aún como método de investigación?

Si el psicoanálisis es un método de investigación y su practica es la investigación en si misma, ¿por que los investigados deben pagar por la investigaciones? ¿El pago al psicoanalista es una manera de esta investigación por el psicoanalizado? Si se realiza una investigación, el investigado lo hace por voluntad propia y sin esperar ninguna recompensa a cambio. Difícilmente se vea un voluntario ofreciendo una paga para participar de una investigación. Ademas, este pago teñiría la investigación de parcial, cunado menos de dudosa. El investigador, en general, pone un incentivo, cuando esta dentro de su presupuesto, para atraer a personas para investigar. De una u otra forma, el dinero no fluye del investigado al investigador.

Desde Lacan, las posiciones psicoanalíticas se hicieron más libres, y más extrañas, todo en pos de la protección de la subjetividad del "paciente". Como dije, las pretensiones de cientificidad se acabaron con el psicoanálisis Lacaniano.

El psicoanálisis no es una ciencia. El psicoanálisis está tomado en serio, por más que no sea una ciencia. [...]
Es una practica [...] Es una practica de la conversación.
El psicoanálisis es una practica delirante. 8

Si sostenemos que el psicoanálisis no es una ciencia, ¿entonces que es? ¿Quizás una filosofía, una doctrina del sujeto o una ética? Es posible, pero aún así no tendría la capacidad de actuar como lo hace hoy en día. Yo no he visto filósofos recibiendo dinero por sus investigaciones, y menos gente confiando sus vidas en sus manos. De hecho, no tienen consultorios y no pretenden curar dolencias psicológicas. Mi experiencia personal me indica que es más como una fe. Es una creencia sin fundamentos, más que la fe personal puesta en los postulados del psicoanálisis y en los dichos de Freud. Lamentable destino que va en contra de los mismo deseos de Freud para que el psicoanálisis nos se convierta en una cosmología, en una visión del mundo. De ser algo de todo esto, los consultorios deben cerrarse, simplemente, por el hecho de no ser una ciencia comprobada.

Se podría suponer que aquí acaban las opciones: es ciencia o no lo es. Sin embargo, existen algunas posiciones extrañas, bizarras, y sumamente llamativas. Ya un poco más allá de Lacan, están sus seguidores postmodernos relativizando todo y anunciando posiciones más extrañas aún, más cercanas a la contradicción o a la ambigüedad. Algunos sostendrán que es un arte o ciencia hecha arte y otros una ciencia de la subjetividad. Quizás alguno se decante por categorizar al psicoanálisis como una practica, sin especificar que clase de practica, o incluso, como Lacan enunciaba, una practica delirante.

[...] el psicoanálisis no es una ciencia sino que epistemológicamente reside en sus intersticios, en los intervalos antes que en los grandes espacios o trayectos.9

Incluso se esconde en estos supuestos agujeros epistemológicos. Es una ciencia especial oculta en pequeños agujeros de la ciencia. Pero tambine, el psicoanálisis esta aquí y no esta allá. También esta allá y no aquí. Esta en ambos lados y en ninguno. Es ciencia y no lo es. Es un arte y es una practica de la conversación. Algunos solo dirán una practica, sin especificar practica de que. Esto todo esto y más. También no es nada de esto. Es nada definido. Es un ser que cambia de forma según a quien se interrogue. Es un ser que pretende ser todo y es nada a la vez. Pretende ser revolucionario y conservador. Se dice que cuida la subjetividad y a la vez la encierra en mitos como el Edipo y las pulsiones. Pretende ser todo a costa de ser nada. Y sin embargo, a pesar de la indefinición profunda que sufre el psicoanálisis, los consultorios se mantiene abiertos y afectan miles de personas al día. Miles de personas confían sus privacidad a oráculos que pretenden saber, que se arrogan el lugar del "supuesto saber" sin siquiera saber que es el psicoanálisis a ciencia cierta, valga la expresión.

Después de todo solo una pregunta es urgente responder: ¿El psicoanálisis puede científicamente demostrar que cura? Para hacerlo deberá convertirse en ciencia. Teniendo en cuenta que la inmensa mayoría de los profesionales en Argentina son psicoanalistas, el futuro de la salud mental argentina depende de esta simple pregunta. Hasta que el psicoanálisis no pase la prueba de la validación científica, no se encuentra habilitado para actuar sobre la vida de sus analizados de ninguna forma y por lo tanto los consultorios deben cerrar. Si no es ciencia el caso es más claro aún. De ser así, se equipara a cualquier filosofía, ética o consultoría de auto-ayuda quedando por muy fuera de los enfermedades y trastornos psicológicos, que Freud en los orígenes del psicoanálisis pretendió curar, y aun más lejos de cualquier problema psicológico actual. Se encontraría en la misma situación que cualquier pseudo-ciencia, como la homeopatía, acupuntura o cualquier terapia alternativa. Y como imaginaran, no le quedaría otro camino que desaparecer.

  • 1. "Algunas lecciones Elementales del Psicoanálisis" (1938) Obras Completas (Ballesteros) Tomo IX - Biblioteca Nueva - pag. 3420
  • 2. Idem.
  • 3. "Psicoanálisis y Teoría de la Libido" (1922[ 1923]) Obras Completas (Ballesteros) Tomo VII - Biblioteca Nueva - pag. 2661
  • 4. Las cursivas son mías. - Idem. pag. 2671
  • 5. "Psicoterapia de la histeria" (1895) Obras Completas (Ballesteros) Tomo I - Biblioteca Nueva - pag. 138
  • 6. Carta #93 del 2/4/1896 - Cartas a Wilheim Fliess - Amorrurtu (1986) - pag. 191
  • 7. Las cursivas son mías
  • 8. Las tres citas son de El Libro Negro del Psicoanálisis, Sudamericana - 2007 Buenos Aires pag. 315
  • 9. "Arqueología del Psicoanálisis" - Capitulo V: "Existencia. No-existencia. La cuestión ontológica", S. Albano - Quadrata - Buenos Aires - 2006

Añadir nuevo comentario