blog de CJC

Historias desde el diván: "El hombre del magnetofono"

El principal obstáculo con el que me enfrento en este blog es el poder acceder a muestras de la praxis psicoanalítica. Tener accesos a la teoría es facil para cualquiera, y yo en particular me beneficio con la enseñanza de la Facultad de Psicoanálisis, pero es difícil acceder a lo que sucede en los divanes. Son casi como confesionarios y casi igual de herméticos. Los psicoanalistas cuando nos cuentan que sucede allí dentro de sus consultorios solo tenemos una versión recortadas y reformada de lo que sucede y los que se acuestan en los divanes callan. Pero no siempre los que habitan los divanes callan. Un 1967 un paciente decidió abrir las puertas del consultorio. Decidió grabar una sesión con su psicoanalista.

Sobre llovido mojado

A veces uno esta tan metido en otras cosa que no ve lo obvio, pero, afortunadamente, un compañero puso mi atención sobre el pecado de pereza que comenten unas cátedras en la Facultad. Y no hablo de solo cátedras psicoanalíticas , si no que hablo de Proyectivas y Psicometrías. Ambas cátedras que curse delegan en estudiantes inexperimentados tareas de importancia. Ya tenemos una pseudociencia rampante por toda la Facultad, y ahora debemos luchar contra la pereza de las cátedras de hacer un buen trabajo.

Una perlita

Hoy he sentido una perlita interesante directamente de la boca de una directora de una cátedra. Esto surgió al explicar la ambigüedad de una imagen usada en un test proyectivo, la cual permite un amplio rango de respuestas. La imagen era un niño mirando a un violín en su caja. Al no haber respuestas incorrectas, cualquier respuesta es aceptada, incluso si uno dice que la imagen representa a un elefante. Justo allí surgió esto de la boca de la directora de la cátedra.

Buena lectura

Inicie un buen libro. Es una lectura bastante interesante y debería ser una lectura obligada en la Facultad. El titulo ya dice de que va: El método científico en Psicología y me gustaría compartir algunos párrafos de este libro.

¡Sectarios a mí!

No debería hacer esto. Debería dejarlo pasar, pero quiero mostrar el fanatismo que puede generar el Psicoanálisis. La critica a este puede inflar con mucha facilidad los ánimos de las personas. El Psicoanálisis muchas veces asume la forma de una religión y sus partidarios se vuelven tan celosos como los ciegos seguidores de las religiones. Los dos emails que recibí esta mañana son claro ejemplo de esto.

Pague que le hace bien (Reloaded)

Cuando me encontré el texto que voy a analizar, lo iba a hacer en toda su extensión. Nunca he visto una muestra más clara de la ideología psicoanalítica. No he encontrado una muestra tan clara de la fe ciega que se le tiene, y no he visto tal descaro en justificar el pago simbólico del que ya hablamos antes. Como dije, lo iba a analizar por completo pero me he quedado tan fascinado del nivel de descaro, o de creencia ciega en el diván, que la autora tiene al momento de hablar de dinero. Voy a ir con ese asunto solamente, para, quizás luego, en otra entrada, retornar las otras partes del texto, ya que también tienen su valor para este blog.

Páginas