blog de CJC

Una perlita

Este cuatrimestre tengo dos materias no pesadamente psicoanalíticas, pero con una falta de claridad ya clásica de todo allí dentro de la Facultad de Psicoanálisis. Psicología Institucional no puede dejar pasar el darle un buen lugar al Psicoanálisis en sus clases. Pero es soportable. Lo que si no lo es es la falta de claridad plasmada en palabreríos que parecen profundos y no contiene nada útil. Agitadores de charcos como diría Nietzche. Un charco revuelto parece profundo.

Sobre el titulo y una sutil infección intelectual llamada Psicoanálisis

Hace poco, visitando a unos parientes, me encontré con que me dirigieron una expresión casi clásica que se le hace a los estudiantes algo rezagados: "Este no se recibe más". En mi caso particular, esto parece ser más que cierto. Quiero terminar la carrera, pero no es fácil cursar cuando en cada parte del camino te encuentras con estupideces, y no solo seudocientíficas. Yo no quiero en mi pared un titulo que pretenda decir que me han enseñado Psicología cuando, en realidad, lo uno que se me ha enseñado es una forma de chamanismo psicológico. Ni hablar de aplicar semejante cosa en la realidad. El Psicoanálisis en el mejor de los casos no es efectivo. Cuando debe ayudar no ayuda, lo que en otras palabras significa negligente y por lo tanto perjudicial para las personas. Esto hace que el titulo realmente sea algo muy secundario para mí en este momento, sin importancia alguna.

WTF! en la Facultad: Clase Grupos #3


En su momento, hace mucho tiempo, en esta entrada deje marcado que tuve la peor clase de todas las que tuve. No solo de la Facultad de Psicoanálisis, si no de todas las que tuve en mi vida. Algunas fueron aburridas, tediosas, e incluso tiempo desperdiciado, pero esta clase se lleva todos lo galardones. Es la peor clase que tuve en toda mi vida. No solo fue insoportable, si no que incluso creo que no debería haberse impartido nunca, por que hace creer que esto es valido y que se de intervenir así con los problemas de la gente. si alguien se pregunta de donde sale la mala fama de que los psicólogos están algo locos, pues este vídeo es una evidencia que esa mala fama no es tan injustificada. Pensaba realizar un contra vídeo, pero no creo que agregue nada a este vídeo. Solo puedo agregar que aquí se muestran unos minutos, pero la clase duro casi una hora. Fue una hora de lo que el vídeo muestra.

La metáfora del jardín

Debo reconocerlo. Soy un hombre de metáforas. Noto que cuando las uso la gente entiende mucho mejor lo que digo. Así que voy a profundizar en una metáfora que use hace tiempo en un comentario que indagaba por que me centro en la critica al Psicoanálisis y no en la difusión de la Psicología. ¿Por que hablar de pseudociencia, cuando se podría hablar de los beneficios y avances de la ciencia Psicología? ¿Por que un blog sobre lo despreciable del Psicoanálisis y no de algo más alentador como los avances de la Psicología? La respuesta es sencillamente que necesitamos más desmalezadores que simple cuidadores de jardines.

Como elegir psicologo y no morir en un psicoanalista

A veces me detengo en temas que me apasionan sobre el Psicoanálisis y dejo de lado los más prácticos. Me concentro en mostrar como funciona la mente de un psicoanalista, en que cree y como actúa, y me olvido de las cuestiones más practicas y de utilidad inmediata como identificar a un divanista. Debido a una consulta que recibí, y que me percato de esta tendencia mía, me pongo a escribir esta entrada. Me preguntaron ¿Como evitar quedar atrapado en un diván por años y años? ¿Como identificar que se esta frente a un psicoanalista o frente a un psicólogo? Veamos algunos de los consejos que puedo dar para elegir un psicólogo y uqe no lo acuesten a uno en un diván.

Vamos a jugar por una hora

Los psicoanalistas, en general, no ofrecen un relato bien detallado de lo que sucede en sus consultorios. Hay un hermetismo que pende sobre sus consultorios. No hablo solo de cuidar el anonimato del paciente, si no que los relatos de lo que sucede se omiten partes relevantes a la terapia que permitirían evaluarlas. En cambio, se centran en detalles mínimos e insignificantes, y omitiendo los datos relevantes. Y debemos agregarle a esto la propia visión altamente subjetiva del psicoanalista que deforma mucho de los datos que aportan los relatos clínicos. Es difícil obtener algo que muestre claramente lo que pasa dentro de un consultorio psicoanalítico, pero parece que ando con una buena racha. Cursando en la Facultad de Psicoanálisis me toco, recientemente, leer un texto que muestra la forma de interpretar y diagnosticar de una psicoanalista. Nos permitir ver las interpretaciones que hace y como las hace. Incluso la misma profesora remarco lo curioso de esto y lo importante que una psicoanalista ofreciera tal pedazo de su sesión. Nos permitirá meternos en la cabeza de una psicoanalista. Nos permitirá ver la forma de razonar de un divanista. Nos permitirá ver algunos de los engranajes con los que funciona el diván psicoanalítico. Así que abramos la puerta pero no para salir a jugar, si no para entrar en el consultorio a jugar.

Páginas