Autores

El fin justifica el medio, incluso si es un ad hominem

En el análisis didáctico de Joseph Wortis sucede el siguiente dialogo.

Protesté en el sentido de que los psicoanalistas hacían uso con harta frecuencia del conveniente argumentum ad hominem para servirse de sus criticas, pero que, a mi modo de ver, se trataba de una mala practica científica.

Freud me dio la razón . "Es verdad", dijo, "que los analistas jóvenes analizan por demás. Pero yo estaba empleando el método en privado, en el curso de un análisis, a fin de eliminar una Widerstand1, aunque es apropiado de todas maneras.2 

En otras palabras, es licito para el psicoanalista ser completamente despectivo con el paciente y nulificarlo al paciente en lo que diga.

Charcot no lo dijo primero

En eta etapa de investigación histórica, más bien de, por así decirlo, de "arqueología" de ideas me topo con alguna singular. Estoy investigando la histeria en finales del siglo XIX leyendo tratados médicos y literatura afín; y me encuentro con algo bastante llamativo que parece haber pasado desapercibido. Aquí, en general trato de las ideas que se parecen atribuir como originales en Freud pero que en realidad son ideas que ya estaban antes y, a veces, mucho antes, de que siquiera el Psicoanálisis haya nacido incluso que haya nacido el mismo Freud. Pero hoy le toca a Charcot.

Freud dixit: "La homosexualidad es algo patológico".

Para una visión más amplia sobre la homosexualidad ver esta entrada.

Hace tiempo que escribí una entrada sobre la homosexualidad desmontando la idea de que Freud no veía problema alguno con la homosexualidad. Es cierto que no lo veía como un problema grave, pero también es claro que no la veía como una sexualidad en pleno derecho, si no como una detención en el desarrollo de la persona. La persona homosexual, para Freud, se había quedado a mitad de camino de su desarrollo psicosexual. Esto es algo que se puede concluir de la lectura de los textos freudianos. Aunque clara y correcta la conclusión, no había tenido hasta ahora algo tan directo como este texto. Aquí hay una pregunta directa a Freud y una repuesta directa de Freud.

Scar-Freud

Cada vez que veo esta imagen me acuerdo de esta cita.

Al día siguiente, mantuve la nariz bajo cocaína, lo que en verdad no se debe hacer o sea la pincelé repetidamente para que no se reprodujera ningún absceso; [...] 1

Luego, pasados unos meses, parece que no era suficiente.

Esquizofrenia biblica

Revisando documentos me encuentro con un tratamiento muy, pero muy, peculiar. En una critica de un libro me topo con una terapia por demás peculiar para tratar adolescentes que sufren esquizofrenia en adolescentes. El libro en cuestión es Searchlights on Delinquiency. Si, la criminalidad estuvo asociada en un tiempo a un problema mental y por ello lo de la esquizofrenia.

Todo cambia para no cambiar

Seguimos sacando cosas del tintero. Vamos con un mito sobre la honestidad intelectual de Freud que es usado con bastante frecuencia. Su abandono de la llamada teoría de la seducción es usada como un ejemplo de como Freud podía reconocer sus errores y volver al tablero de dibujo, por decirlo de alguna forma. Sin embargo, no es mas que un mito. Lo que se supone un gran retroceso, no es más que un ajuste menor, un reacomodamiento para seguir adelante. No más que un truco de prestidigitador para convertir un fracaso en un éxito.

Sobre chupeteos, acusaciones de onanismo y pediatras olvidados

He dicho un par de veces que no se lo lee bien a Freud. Me refiero a que no se lo lee críticamente y no se lo lee con detenimiento tampoco. Cuando se cursa en la Facultad tenemos a Charcot, a Breuer y un Fliess por ahí, pero no mucho más. Freud ha citado a otras personas más en sus textos y nunca se nos ocurrió preguntar por ellas. Si lo leyéramos con interés nos percataríamos de esas citas y nos interesaríamos por las ideas de esas personas. Si lo hiciéramos podríamos darnos cuenta de donde procede la idea de que Dora era una masturbadora por que se chupaba los dedos, y como esta idea es una invención de Freud. Leyendo el interesante libro Freud, Biologist of the Mind de Frank Sulloway me encuentro con un interesante dibujo. Era de una nena de no más de 6 años chupándose el pulgar de su mano derecha mientras que con su mano izquierda esta tocándose los genitales. Sin siquiera entrar a leer el capitulo en donde estaba el dibujo y averiguar su contexto me vino a la mente de inmediato el nombre de Dora.

Páginas