Autores

La atemporalidad en un caso de seducción real

Esta entrada la vamos a dedicar al análisis de un sencillo caso. La particularidad del mismo esta, primeramente, en la forma atemporal de los efectos de los traumas sufridos por la paciente. Luego tenemos el uso de la falacia de falso dilema al llegar a la resolución del caso. No tengo evidencias para decir que Freud hizo a sabiendas esto ultimo, pero esto no lo disculpa de no considerar en profundidad su propios casos, o de la ciega seguridad en sus propios postulados teóricos hasta el punto de forzar las conclusiones de sus casos obligando a los mismos pacientes ha confirmar sus diagnósticos. En la entrada donde hablo de esta falacia ya he introducido este caso como ejemplo y aquí voy a profundizarlo analizándolo parte por parte. En este caso la falacia de falso dilema juega un papel importante, pero también debemos notar que la excesiva seguridad con la que actúa Freud. Un detalle agregado, aún a pesar de la falsa dicotomía de Freud que la pone en una encrucijada, es ver como la paciente acepta con facilidad la explicación de Freud. Esto puede indicar que realmente hubo un abuso sexual real aquí, y no fantaseado, y la paciente encuentra alguien a quien comunicarselo. Lamentablemente, Freud parece despreciarlo, ya que su nueva teoría de fantasías edipicas en solo un par de meses después aparecerá en la escena psicoanalítica.

Extraña alegría

Estuve en clases y gracias a que sabia de antemano algunas cosas y que se razonar de cierta manera, pude darme cuenta que Lacan no es tan inabordable desde la duda critica. Siempre trate evitar a Lacan ya que lo suponía difícilmente comprensible. Al contrario Freud es claro. No es difícil de entenderlo, y entonces no es difícil ver los errores que comete. Pero Lacan es difícil, aun hasta para los mismos psicoanalistas. Su estilo no lo que llamaríamos preciso y hasta parecer no tener intenciones de serlo.

Negalo si podes ...

Leyendo la entrada de "Imaginario" del diccionario de Roland Chemama veo una parte de ilustra sencillamente como el paciente nunca puede negar lo que diga el psicoanalista.

La denegación. Una de las manifestaciones del desconocimiento que el registro imaginario implica es lo que Freud ha llamado la Verneinung, es decir, la denegación: «No vaya a creer que se trata de mi madre», dice el paciente de Freud al explicar su sueño, con lo que Freud inmediatamente concluye: «Es su madre».

Just Shoot me!

¡Que me den un tiro! Es más humanitario. Tarde o temprano Lacan aparecería en mis estudios. Por más esfuerzo que hice para esquivarlo, el maldito se cruza en mi camino. Son intragables sus textos. Son palabras que le van surgiendo en la cabeza, sin un orden preestablecido. Bah! Improvisa al vuelo. Y sus seguidores exprimen sus cerebros para encontrarle un sentido más allá del que tienen: la mera palabrería. Un pequeño ejemplo con el que me tope.

De esquizofrenia, correlaciones y antipsiquiatría

Ya es la segunda vez que escucho este argumento sobre la causa de la esquizofrenia, y me ha agarrado desprevenido, sin preparación. No tenía una respuesta bien trabajada para ofrecer. Entrar a debatir hubiera sido meterme en un debate confuso y problemático, por lo que preferí callarme, pero el argumento, del que voy a hablar, me quedo en la cabeza dando vueltas. Por lo que en esta entrada voy a elaborar un poco esta cuestión para que la próxima vez me encuentre mejor dispuesto, ya que lamentablemente, no creo que sea la ultima. La cuestión va así. Antes del examen parcial, que me toco dar hace poco, nos reunimos en la clase de prácticos. Algo así como una concentración antes del partido. Tema va y tema viene, llegamos a la esquizofrenia y no de casualidad, ya que era una de los posibles temas del examen. Hablando del posible efecto de la palabra, expuesto por el profesor, sobre la neurología humana desde un enfoque algo difuso sobre su sentido, tocamos las causas de la esquizofrenia. Se han vistos algunos defectos en el cerebro del esquizofrénico, y como estos efectos están altamente correlacionados con la esquizofrenia. Pero, ¿que fue lo que provoco esos cambios? preguntan los psicoanalistas. Pues claro, ciertos elementos ya advertidos por el psicoanálisis y por Freud. Lo que se estaba exponiendo era el argumento de la causa de la causa1. Hay bastante trabajar aquí. Más vale empezar.

Freud segun Laing

Había leído a un critico el cual hablaba del mito freudiano de un Freud visto como un héroe y como este bajo a los infiernos y volvió victorioso. Freud, según el mito, bajo a los infiernos, se enfrento a todos los demonios y venció, trayendo con sigo el psicoanálisis, transformado en un héroe. Revisando un libro de Laing, creo haber encontrado la fuente de esto y de esta imagen idealizada de Freud. En este párrafo lo tenemos de la forma más clara posible. Es lamentable que muchos vean de esta forma a Freud, ya que evita cualquier análisis critico del mismo y convierte al psicoanálisis en la palabra de un dogma religioso. Le hace daño al mismo psicoanálisis, más allá de cualquier pretensión.

De tótems, tabúes e interpretaciones a medida

Vengo diciendo que Freud es leído, mas bien interpretado, a gusto y piacerre del psicoanalista de turno. Hay tantos tipos de psicoanálisis como psicoanalistas. Todos parecen entender mejor el psicoanálisis que cualquier otro. Así, yo yendo a la Facultad de Psicología me encuentro con la Facultad de Psicoanálisis. Es irónico, pero ni siquiera allí se puede estudiar Psicoanálisis bien. Ni siquiera podemos leer a Freud sin una visión sesgada del mismo. Si esto no fuera así, el psicoanálisis hace mucho que hubiera caído por su propio peso. Al estar siempre en continuo cambio de lugar y forma se adapta a cada nueva situación sobreviviendo. Les traigo un ejemplo por demás claro de esta distorsión que sufre el psicoanálisis en la mismísima Facultad de Psicoanálisis.

Si es cara yo gano, si es ceca tú pierdes

Leyendo y releyendo a Freud me topo con lo que bien podríamos un acto de prestidigitación psicoanalítica. Su objetivo es defender, a capa y espada, a la interpretación de de los sueños de cualquier fracaso que pudiera cometer. Wittgenstein mostraba una cierta tendencia absolutista en Freud1. Debía ser para él un todo o nada. O se explicaba todo o si no la teoría no sirve. Y estos ejemplos que siguen, salidos de Interpretación de los sueños, le da razón. O todo los sueños son explicados o ninguno lo es. Es conocida el enunciado de que todos los sueños son cumplimientos de deseos. Y esta premisa esta en el sentido que estoy indicando. Aquí cuando dice dice 'todos' son todos. No es un todo que se entiende como una generalización, si no que es la totalidad de los casos.

Un sueño incomodo

Como se sabrá, Freud fue el primer psicoanalista del mundo. Una pregunta se hace obvia: ¿Entonces Freud nunca se psicoanalizo? No. Él realizo lo que se denomina un auto-análisis. Tomo los elementos principales que le ofrecía su consciencia para acceder al inconsciente y los sometió a la lupa psicoanalítica. Según la teoría freudiana, estos elementos son "producciones del Inconsciente", por lo que analizando estos elementos podremos llegar a la fuente de los mismo: el mismísimo Inconsciente. Freud se dedico un tiempo a analizar estas producciones y dejo constancia escrita de ello en sus cartas. En esta entrada me voy a centrar en un sueño de aquel periodo de auto-análisis que resulta muy, pero muy, llamativo y la interpretación que el mismo Freud hace de él. Un sueño donde se ve a él mismo como un padre abusador.

Páginas