Comentario a un comentario (I)

Partes de esta serie
II - III

Me tope con un comentario algo elaborado aunque no de este blog. Es un comentario que plantea varias cuestiones pero que serían bastante difíciles de responder en el espacio de un comentario. Asi que recojo aquí el guante aunque no estuviera dirigido a mi. Lo hago por que porque parece plantear, a primera vista, cosas con cierta lógica, fundamento y principalmente tranquilidad. Veamos si con una mirada más cercana se puede decir lo mismo. Vayamos con la primera parte.

Pequeños placeres de la vida

Acabo de retomar la enseñanza educativa. En otras palabras, me inscribi en la Universidad. No, no me inscribi en Psicología de nuevo. Tampoco lo hice en la UBA. Me inscribi en una carrera corta de Informática en La Matanza. Ahora bien, antes de entrar en la carrera uno tiene que pasar un curso de ingreso. Una especie de CBC, pero intensivo. Tres son las materias a aprobar: Matematicas, Geometria y Seminario. Seminario es la cuestión. Es donde el Psicoanálisis aparece. ¡No puedo librarme de él aunque me esfuerce!

Ormerod sobre la terapia de diván

Esto revive curiosamente la vieja teoría del origen sexual de la histeria y de la eficacia del confesionario; pero en este nuevo confesionario el médico es el sacerdote, que escucha a sujetos en extrema intimidad, mientras que el penitente ni siquiera sabe lo que va a confesar, y su confesión (un escéptico podría añadir) puede ser puramente el resultado de la imaginación o de la sugerencia recibida desde fuera.

Joseph Ardene Ormerod

Tolerancia

[...] Freud, que era una de las personas más intolerantes y que en su asociación psicoanalítica denunciaba cualquier opinión disidente con un anatema, es decir, con la exclusión de la asociación, [...]

Julius Wagner-Jauregg

Ballena por pez, religión por ciencia

El psicoanálisis es en verdad una secta, con todos los signos y símbolos de una - ritos y ceremonias, exorcismos y consultas catárticas, oráculo y mántica, simbolismo establecido y dogmatismo, doctrina secreta y edición popular, prosélitos y renegados, curas que están sujetos a pruebas, y sectas hijas que se maldicen mutuamente. Justo como una ballena, aunque un mamífero, pasa por un pez, por lo que el psicoanálisis, en realidad una religión, se hace pasar por una ciencia.

Egon Freidell

Páginas