Asi se habla entre psicoanalistas

En las librerías me la paso revisando libros baratos y usados. De vez en cuando encuentro cosas muy interesantes y útiles. Bien, este no es el caso. La venta de libros de la Facultad1 es un buen lugar para encontrar baratos libros sobre psicología. Lastima que sean muy pocos los que traten de psicología. Casi todos tratan de Psicoanálisis. Por lo cual pocas son las verdaderas ofertas, pero como estoy en esto de tomar el psicoanálisis y tener que ver que dice debo a veces sumergirme en la palabrería psicoanalítica. Me pongo a ver como se habla y se discute dentro del mismo psicoanálisis directamente de bocas de psicoanalistas. Revisando me tope con un texto de un congreso psicoanalítico realizado en Buenos Aires en 1984. Todo es psicoanalizables hasta el mismo psicoanálisis, y claro esta que la relaciones institucionales de las instituciones psicoanalíticas pasaran por el diván psicoanalítico. Con un pequeño texto veremos como entiende el psicoanálisis las relaciones que se producen en una institución.

El valor de las cartas freudianas.

Poco a poco fui leyendo y profundizando en los escritos de Freud, a la vez que crecía mi interés en los razonamientos y los hechos que sustentaban a estos. En otras palabras, me interese por la parte que esta detrás de bambalinas. Las cartas se hicieran relevantes en ese momento. Desgraciadamente las que están publicadas sufrieron alguna censura de algún tipo, pero aún así algo es posible rescatar de ellas.. Las cartas de Freud son interesantes en muchos sentidos. No solo sirven para ver la vida de Freud, si no que también para acercarse al psicoanálisis mismo por varias razones.

Claustrofobia, antisemitismo y un Freud pendenciero

¿Freud era el genio impavido, impasible e imperturbable que parecen algunos relatar que fue? ¿Es el gran genio concentrado en cuestiones psicológicas profundas que nada de lo mundano lo afecta? Parece que no. Parece que era bastante humano, sometido a las emociones como cualquier mortal. En una carta, Freud relata un pequeño incidente en un tren, del que fue el actor principal. Vamos poder ver un Freud algo claustrofóbico y pendenciero, capaz de usar los puños para resolver diferencias. Esta es una imagen que uno nunca va a sacar de la Facultad de Psicoanálisis. Un Freud claustrofóbico, enojado y pendenciero.

El Duplicador de Materia

El genero de ciencia ficción ha podido, debido a su propia definición, tratar temas con mucha anticipación. Este genero ha permitido a escritores afrontar temas futuros, y en general no muy lejanos, a los cuales tarde o temprano nos enfrentamos. Y justamente eso es lo lo que más me agrada del genero. Nos adelanta, no solo un vistazo del futuro, si no de los dilema éticos que enfrentaremos. El Duplicador de Materia de Ralph williams es un cuento que de cierta forma se adelanto a un planteo reciente y aún en boga en internet. En resumidas cuentas, trata de un director de una tienda departamental, que trata de mantenerla a flote frente a un artilugio que puede trastornar la economía, no solo de su negocio si no del mundo. El duplicador de materia permite a cualquiera duplicar cualquier cosa, sin costo alguno. La analogía es obvia con el asunto de la piratería y el copyright instalado en Internet. Hoy dejo, por un momento, de lado la psicología para hacer algunas observaciones sobre este cuento.

Cartas Freudianas: Tiempo para escribir

Más de mil cartas escribió Freud a su Martha durante su periodo de noviazgo. Quizás ya haya sido una afición en él, o este noviazgo a distancia fue el que consolido esta habito como afición. Existen varias publicaciones con las correspondencias que Freud mantenía con algunos de sus discípulos y personas. No conozco mucho de historia por lo que no se que frecuencia o que volumen postal se puede considerar como regular en aquella época. Aún así, no deja de impresionar el volumen que cartas a su amada Martha. Casi todos los días le escribía una carta, lo cual no parece fácil considerando la agenda bastante ocupada de Freud. ¿Como se las arreglaba para encontrar tiempo para escribir?

Recortes Lacanianos: Sobre perros, camaradas y ... ¿donde puse mis analgésicos?

Bien, aquí vamos de nuevo. Esto me va a doler. Junte valor y volvemos con un poco más de Lacan, para dar la oportunidad de satisfacer algunos deseos sadomasoquistas :-) . Debemos agradecer a Lógica T. por tomarse la desagradable tarea de ubicar la cita de Lacan de la que hablaremos. Veremos en ella la palabrería más enrevesada, rimbombante y confusa de la que es capaz Lacan. Veremos capacidad de mezclar impunemente los temas más alejado posibles. Se dedica a hablar de perros pavlovianos y de la función del significante a la hora de experimentar con ellos. Intenta mostrar lo inútil de experimentar como lo hizo Pavlov (es) ya que los perros no son psicoanalizables, por que no hablan. Si, definitivamente esto va a doler mucho, pero haré mi mejor esfuerzo. Si solo supiera donde deje los analgésicos ...

Manuscrito J: Una segunda mirada

Era común que Freud enviara a su amigo Fliess detalles de sus ideas, bosquejos de sus escritos técnicos o análisis de casos clínicos junto con sus cartas. Estos escritos adjuntos se conocen como los Manuscritos. Algunos de estos son estudiados en la Facultad de Psicoanálisis, obviando el hecho que son versiones preliminares de trabajos de Freud. No son textos terminados. Con la adquisición de la edición sin censura de las cartas a Fliess me tope con el Manuscrito J. Algo que podemos observar a través de este manuscrito es la represión sexual de la época. Podemos verla reflejada en el desconocimiento sexual de la paciente. Así que hoy la juego, un poco, del lado contrario :-). Me propongo realizar una segunda mirada del caso. Volvemos a hablar de sexo. Así que considérese advertido, por si no quiere seguir leyendo.

Páginas