Por que psicología ≠ psicoanalisis
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

[...] la palabra “sujeto” es el locomotora que arrastra un tren de pelotudeces irracionales y acientificas.

— Martín

Los hijos como sabandijas

Una de las ideas que dificulta la critica a Freud es la idea idealizada del mismo. Pensador prolífico, investigador humano, intachable científico, poeta y escritor son algunos de los calificativos que se pueden sentir. La idea de esta entrada es mostrar un poco los eufemismos que Freud usaba. Como para hacer más informal su imagen. Humanizarla para poder facilitar la critica. Mientras se lo tenga en una categoría de semi-dios, genio intachable o iluminado la critica se dificulta. Muchos estudiantes no se atreven a medirse contra un grande. Siempre existirá el temor de "¿Quien soy yo para discutirle a este grande?", que se convierte en una acusación en la boca del seguidor del psicoanálisis "¿Quien te crees para enfrentar a un genio como Freud?". Pues tengo una noticia shockeante para los devotos seguidores del psicoanálisis: Freud era humano y era capaz de cometer errores, prejuicios, mentiras y engaños como cualquier otro ser humano. Pero esto no va de errores, si no de eufemismos. Estos que recopile muestran un cierto humor en Freud al referirse a sus propios hijos, que quizás no sea digno de alguien de la altura de un genio impecable e intachable, pero que si encajan con un ser humano común y corriente.

En un momento, su hija primogénita Mathilde muestra un intereses marcado por los Griegos, y la mitología es su principal afán. En aquellos momentos Turquía había entablado una guerra contra Grecia, y esto parecía entristecer a Mathilde.

Mathilde se entusiasma ahora con la mitología y no hace mucho tiempo derramó lágrimas por los reveses que los griegos, tan grandes héroes, recibieron de los turcos. Una sabandija verdaderamente divertida.1

La verdad que no difiera mucho de nuestra época actual. Este creo que es un eufemismo que muchos padres usan. Quizás no usen 'sabandija', pero el sentido sera el mismo. En una carta posterior vuelve a repetirlo:

Mi sabandija viajó ayer a la noche con Minna para Ausee [...] 2

Pero ya dos años antes Freud usaba este eufemismo para referirse a sus hijos:

Esposa y sabandija de críos se encuentran muy bien.3

A la carta siguiente se repite, aunque no estoy seguro en esta carta a que hijo se refiere:

La sabandija aquí se encuentra bien.4

Pero no solo de sabandijas vive el hombre:

Mañana envío a Reichanau a la gallina con los cinco pollitos [...] 5

Clara referencia a sus cinco hijos y a su esposa Martha. Ya seguiré recopilando citas de las 'sabandijas' de Freud.

  1. 1. Las cursivas son mías.
    Sigmund Freud - Cartas a Wilhelm Fliess (Edición bajo la dirección de Jeffrey M. Masson - Traducción de José Luis Etcheverry) - Amorrortu Editores - 1986 - Carta de 16/5/1897 (#127) - pp.261
  2. 2. Op. cit. - Carta del 25/5/1897 (#128) - pp.262
  3. 3. Op. cit. - Carta del 23/9/1895 (#74) - pp.145
  4. 4. Op. cit. - Carta del 8/10/1895 (#75) - pp.147
  5. 5. Op. cit. - Carta del 25/5/1897 (#128) - pp.262

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.
Distribuir contenido (RSS)