Facultad de Psicoanálisis

Pequeño truco para parecer inteligente y asombroso

A medida que leo que va pasando el tiempo y las materias cursadas en la Facultad, uno se va dando cuenta de ciertos estilos y formas de hablar. Uno va, por así decirlo, recolectando y clasificando maneras de expresar y hasta de razonar. En este caso, me he dado cuenta de cierto 'truco' para maravillar y asombrar al que nos escucha, y que nos deja como poseedores de una intuición genial. En realidad, es una forma de razonar que aparece, con cierta regularidad, en los discursos intelectualmente pretenciosos, y que no es muy elaborada que digamos. En sí, no es más que un truco de prestidigitación;y de esa forma lo voy a llamar: truco. Es extremadamente fácil realizarlo, solo hay que poner la causa en el lugar del efecto, y listo. Solo hay que hacer notar a nuestro interlocutor esta confundiendo la causa con el efecto y el efecto con la causa, y lograremos pasar por grandes observadores de las cosas importantes, que el resto obvia o pasa de largo.

Eppur si mouve

Ya he dado el examen que venía preparando, pero esto no es lo interesante. He cometido, al darlo, un pequeño acto de protesta ... intelectual. Ya venia pensando la forma más diplomática de mostrar mi desacuerdo por los temas que se imparten en la Facultad de Psicoanálisis y hacerlo explicito. Escuche, hace tiempo, decir a una profesora que los exámenes son documentos universitarios. O sea que lo que nosotros, como estudiantes, entregamos a los profesores en los exámenes son documentos salidos de nuestro propio puño y letra. Si uno esta en desacuerdo con lo que se enseña se ve llevado a escribir un documento de propio puño y letra avalando eso con lo que que uno en desacuerdo. Situación algo problemática éticamente hablando. Alguna forma de resolver esta situación debe haber. Pues pensando en este asunto vino a mi mente el caso del gran Galileo.

De esquizofrenia, correlaciones y antipsiquiatría

Ya es la segunda vez que escucho este argumento sobre la causa de la esquizofrenia, y me ha agarrado desprevenido, sin preparación. No tenía una respuesta bien trabajada para ofrecer. Entrar a debatir hubiera sido meterme en un debate confuso y problemático, por lo que preferí callarme, pero el argumento, del que voy a hablar, me quedo en la cabeza dando vueltas. Por lo que en esta entrada voy a elaborar un poco esta cuestión para que la próxima vez me encuentre mejor dispuesto, ya que lamentablemente, no creo que sea la ultima. La cuestión va así. Antes del examen parcial, que me toco dar hace poco, nos reunimos en la clase de prácticos. Algo así como una concentración antes del partido. Tema va y tema viene, llegamos a la esquizofrenia y no de casualidad, ya que era una de los posibles temas del examen. Hablando del posible efecto de la palabra, expuesto por el profesor, sobre la neurología humana desde un enfoque algo difuso sobre su sentido, tocamos las causas de la esquizofrenia. Se han vistos algunos defectos en el cerebro del esquizofrénico, y como estos efectos están altamente correlacionados con la esquizofrenia. Pero, ¿que fue lo que provoco esos cambios? preguntan los psicoanalistas. Pues claro, ciertos elementos ya advertidos por el psicoanálisis y por Freud. Lo que se estaba exponiendo era el argumento de la causa de la causa1. Hay bastante trabajar aquí. Más vale empezar.

De tótems, tabúes e interpretaciones a medida

Vengo diciendo que Freud es leído, mas bien interpretado, a gusto y piacerre del psicoanalista de turno. Hay tantos tipos de psicoanálisis como psicoanalistas. Todos parecen entender mejor el psicoanálisis que cualquier otro. Así, yo yendo a la Facultad de Psicología me encuentro con la Facultad de Psicoanálisis. Es irónico, pero ni siquiera allí se puede estudiar Psicoanálisis bien. Ni siquiera podemos leer a Freud sin una visión sesgada del mismo. Si esto no fuera así, el psicoanálisis hace mucho que hubiera caído por su propio peso. Al estar siempre en continuo cambio de lugar y forma se adapta a cada nueva situación sobreviviendo. Les traigo un ejemplo por demás claro de esta distorsión que sufre el psicoanálisis en la mismísima Facultad de Psicoanálisis.

Sigo en la secta ... sólito

"La ciencia sea a convertido en una nueva religión" dijo mi profesor de prácticos. No tardo mucho en mostrar la faceta seudocientífica. Les recuerdo que es psicoanalista. "Hay muchos dogmatismos, y tenemos que cuidar que al psicoanálisis no le pase" dijo también parrafraseandolo. Lo interesante es que puede como compartimentar las cosas. Puede por un lado demostrarse razonable y por el otro puede pensar de forma ... psicoanalítica. Voy a volver con algo que pregunto el profesor "Acá había gente que no le gusta el psicoanálisis". Yo levante tímidamente la mano, y nadie parece haberse percatado de mi mano levantada. No se porque todavía soy tan tímido para esto. Quizás el que la deba apañar sólito allí. :'( Quizás sea el de poner el cuerpo sin un respaldo. Nota mental: No ser tan tímido para expresar mi posición y mis argumentos. Volvamos con esto de los gustos.

Primer dia de clases

¡No me dejan ni respirar! Comencé mi primer día en la Facultad y estoy viendo que nada ha cambiado, aunque sea un poco. En realidad, cambio pero para no cambiar. Cuando me inscribí decidí retomar desde donde lo deje. Decidí volverme a subir al caballo. Me anote en Psicopatología y bajo la misma cátedra. Además, ya sabía el tipo de caballo al que volvía a subir. Cuando menos, no me volverá a tirar de la misma manera. ;-) Este primer día, aunque muy probablemente sea muy temprano para decir algo, me mostró lo que se viene para mí en la cursada de Psicopatología. Así que este es un resumen de mi primer día en mi vuelta a la Facultad de Psicoanálisis.

"I'm back!"

Luego de mi pequeña estadía en la Facultad de Filosofía, estoy retornando a "mi primer amor". ¡Ah! ¡Facultad que me hiciste mal y sin embargo te quiero! ... Bueno, no tanto, si no como quien ama a un buen oponente. Dejemos de lado las cuestiones amorosas. Esta entrada va de mi vuelta. Pues solo eso. Estoy volviendo a la Facultad de Psicoanálisis. Después de una corta estadía en la Facultad de Filosofía vuelvo a la Facultad centro del movimiento psicoanalítico del país. Hace tiempo tome la decisión de irme, y hoy estoy volviendo. En pocas palabras, rectifico mi decisión inicial de abandonar la Facultad de Psicoanálisis. Pero no por ver que la Facultad de Psicoanálisis fuera algo bueno, si no por que la Facultad de Filosofía no es el lugar que buscaba. ¿Motivos? Veamos ¿por donde empezar? ...

Piensa diferente ... Piensa lacaniano

Havelock Ellis (es) describía el pensamiento freudiano como algo "sensible a la infinita significación de las cosas mínimas". Y agregaba sobre el creador del psicoanálisis : "No hay nada tan pequeño que para Freud no está lleno de una significación sin fin". ( Ver aquí ) Cada cosa ínfima es interpretada hasta su ultima consecuencia. Toda actividad humana debe ser explicada, no importa lo pequeña o despreciable que parezca. Ellis lo relataba en 1913, y hoy esta sensibilidad parece haber crecido. Se puede ver esto, sin gran dificultad, en los actuales seguidores del psicoanálisis. Los ínfimos detalles parecen atraer su atención, cual insectos a la luz, ya que allí, según la mentalidad psicoanalítica, podría estar la clave, por supuesto, inconsciente de todo. Freud podía extraer de un mínimo detalle conclusiones asombrosas. Así los seguidores están atentos al mínimo detalle, a la más pequeña variación, al dato minúsculo, con ansias de explicar todo a partir de aquel mínimo detalle. Ellos no ven el bosque, ven las semillas del árbol. Lo voy ejemplificar con una pequeña historia salida de la Facultad de Psicoanálisis. Charlando con unas amigas me di cuenta que esta historia quedo solo en mi memoria y que nunca la había considerado para ponerla en el blog. Aquí rectifico mi olvido.

WTF!: Pièce de résistance del freudomarxismo. (Con reflexión)

Esto es viejo. ¡Lo se!. Pero es demasiado bueno para que muera. Pensaba ir a este curso, pero al final no fuí. Creo que mi salud mental esta antes. Vayamos con este magnífico espécimen del surrealismo freudo-marxista. Todo el que haya pasado por una facultad, y en especial una de sociales, sabrá el gusto que tienen los centros de estudiantes con todo lo revolucionario que no tenga nada que ver con el capitalismo. ¿Quiere divertirse un rato? Diga que el capitalismo es lo mejor y tendrá horas y horas de diversión viendo como los miembros de los centros de estudiantes se ponen de diferentes colores y echan espuma por la boca ... literalmente. Así que cuando alguien aparece con el psicoanálisis en una mano y en la otra el marxismo, la fascinación de los centros de estudiantes es suprema y quedan ta fascinados que ni Mesmer mismo podría lograrlo. Y si lo que ofrecen aparece bajo una mascara de ser gratuito, los centros de estudiantes apagan su sentido critico y dejan hacer. Así un centro de estudiantes termino accediendo y hasta pratrocinando un curso de los más extraño y bizarro. Entren y vean, este engendro circense de lo más bizarro, digno de un Freak Show posmodernista. Vean esta Pièce de résistance del freudo-marxismo en todo su esplendor.

50% y 50% en Schreber

El mito Freudiano es una especie de adjudicaciones de virtudes a la persona de Freud que lo harían visualizarlo como un genio sin tacha. De hecho, este imagen de genialidad en Freud es usaba con cierta frecuencia para cuestionar los planteamientos de que se le hagan. Un simple critico no podrá elevar su voz contra la genialidad de Freud. Y no se queda el mito solo en la genialidad, si no que se expande abarcando cualidades como poeta y literario, gran humanista, persona sensible y preocupada por sus pacientes, investigador prolífico y honesto, entre otros. Ahora bien, esto empaña y dificulta el pensar bien cuando se es estudiante en la Facultad de Psicoanálisis. ¿Que podrá hacer un simple estudiante contra un "genio" de la psicología como se pretende que es Freud? Quizás nada, pero si el estudiante es testarudo e interpela a los profesores, quizás pueda encontrar un tajante "Eso lo dijo Freud" que ayuda a mantener el mito y que dejara indefenso al estudiante ante la supremacía del maestro. Magister dixit ... Me voy a referir a un detalle que pertenece al mito freudiano que se encuentra en el caso Schreber y el cual viví personalmente.

Páginas