Por un mundo sin guerras y sin psicoanálisis
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

Hacerse psicoanalizar es en cierta forma semejante a comer del arból del conocimiento. El conocimiento que así se obtiene nos plantea (nuevos) problemas éticos; pero no aporta nada para su solución.

— Ludwig Wittgenstein

Aforismos : cultura y Valor Austral - §180 [1939]

De tótems, tabúes e interpretaciones a medida

Vengo diciendo que Freud es leído, mas bien interpretado, a gusto y piacerre del psicoanalista de turno. Hay tantos tipos de psicoanálisis como psicoanalistas. Todos parecen entender mejor el psicoanálisis que cualquier otro. Así, yo yendo a la Facultad de Psicología me encuentro con la Facultad de Psicoanálisis. Es irónico, pero ni siquiera allí se puede estudiar Psicoanálisis bien. Ni siquiera podemos leer a Freud sin una visión sesgada del mismo. Si esto no fuera así, el psicoanálisis hace mucho que hubiera caído por su propio peso. Al estar siempre en continuo cambio de lugar y forma se adapta a cada nueva situación sobreviviendo. Les traigo un ejemplo por demás claro de esta distorsión que sufre el psicoanálisis en la mismísima Facultad de Psicoanálisis.

Como sabrán, estoy cursando Psicopatología y el mismo presidente de la cátedra dicta los teóricos. Ciertamente este es un seguidor devoto del psicoanálisis, y como tal defiende a Freud hasta de si mismo. Lo defiende de sus mismas equivocaciones. La ultima clase ya comenzó mal presentada. Él mismo había diseñado el cronograma de las clases. Cualquier cambio en el cronograma pasa bajo su aprobación, que es natural suponer. Cronograma por el cual había tomado tiempo para presentarlo en la primera clase y también el tiempo que había tomado en diseñarlo. Recordemos que es un cronograma de clases. Es una especie de presupuesto del tiempo empleado en dictar los contenidos de la materia. La ultima clase ya fue una reajuste de los contenidos de la clase. Ya no era la del cronograma. Sus contenidos fueron otros. Contenidos que pensó que necesitábamos. Se salio del cronograma. No me entiendan mal. Esta en su derecho, pero muestra la poca importancia que puede tener el cronograma de clases. Muestra el poco control que la Facultad ejerce sobre las cátedras y sus contenidos, dejando a cada presidente de cátedra realizar su feudo personal de psicoanálisis para predicar su propia versión del psicoanálisis, aun cuando este en contradicción con el mismo Freud.

La clase se intitulo "La función del Padre en Freud", en clara referencia a Lacan. Si. Lacan no iba a ser tocado por lo que entendí de las primeras clases. Solo iba a estar Lacan para ilustrar y no para ser referenciado. Para ser justo, Lacan no estuvo presente. No fue citado o comparado, más que de forma mínima. Pero toda la clase estuvo dictada para ver las bases de los que Lacan decía. O sea mostrar los elementos de los que se basa Lacan para formular su teoría en Freud.

Primero el cronograma de clases es modificado solo por el criterio del presidente de cátedra. Nuevos contenidos son dictados sin motivo alguno, más que el criterio del director de la cátedra. Segundo. Los objetivos que la misma cátedra se impuso empiezan a diluirse, empiezan a ser difusos. Empiezo a sentir que estamos de vuelta con una cátedra psicoanalítica completa, aún cuando el mismo programa pareciera encerrar a Freud en un bloque especifico. Dos strikes y vamos por el out.

La clase se baso en la lectura de Tótem y Tabú. Antes de comenzar a enfrentarnos con el texto el director de la cátedra nos hizo una asombrosa aclaración sobre la intenciones de Freud. Puso muy en claro que Tótem y Tabú es un texto orientado a la clínica. Si la imagen de un hombre acostado en un diván y un hombre barbudo escuchando detrás vino a su mente, usted esta en lo correcto. Eso es clínica psicoanalítica. El profesor siguió marcando que algunos han tomado este texto e intentaron usarlo más allá de la clínica. Que intentaron usarlo para explicar asuntos sociales y que esa no fue la intención de Freud. En Tótem y Tabú Freud habla de un supuesto padre primigenio que tenía todas las mujeres de su tribu a su disposición, y sus hijos celosos de él y de su harem, lo asesinan, creando en el proceso las bases del incesto. Los hijos intentan acceder a este harem y eliminan al dueño del mismo, eliminan a su propio padre. Sin embargo, los hijos en ves de regodearse en su victoria, sufren la culpa de este asesinato he instauran la ley del incesto. Lo extraño de este razonamiento es ¿Por que mantener una ley prohibitiva cuando el objetivo fue justamente eliminarla? El profesor llego a hasta a ironizar sobre de encontrar los "huesitos" de este padre primigenio o proto-padre, tratando de resaltar sobre lo eminentemente clínico del texto. Ahora bien, ¿por que de esta explicación de parte de él?

Tótem y Tabú es un claro intento antropológico de Freud. Me disculpara el profesor, pero esta equivocado. Tótem y Tabú es clara antropología psicoanalítica, si cabe el termino. Ya me aclarare en esto. Pero ningún antropólogo ha podido encontrar evidencia alguna que este de acuerdo con lo que Freud dice. No existe algo que pueda sustentar su extraña hipótesis. Fue criticado, pero Freud no se ha dado nunca por aludido. Evidentemente, era una resistencia a los descubrimientos del psicoanálisis. No eran más que personas que necesitaban un psicoanálisis para darse cuenta de la verdad de su Totem y Tabú. En otras palabras, la hipótesis freudiana no tenia sustento alguno. Tótem y Tabú no es más que un error del padre fundador. Un error de Freud. De allí parte la aclaración del profesor, que no es más que un intento de disfrazar la equivocación de Freud. ¿Sera consciente el profesor de esto? No lo se. Espero averiguarlo. El efecto logrado en el estudiante, es que cuando se encuentre con las criticas directamente las deseche con un "¡Este tipo no entiende el sentido del texto de Freud!" y nunca se digne a leer el texto viendo si realmente la critica esta equivocada. Este alumno no necesitara leer el texto, el oráculo la ha transmitido la sabiduría del mismo y sera todo lo necesario para mantenerse en la fe psicoanalítica.

¿Que pruebas de la intenciones de Freud tengo yo para afirmar todo esto? Pues tengo al mismo Freud para explicarlo. Las intenciones las encontraremos, obviamente en el prologo del libro. Su intención incluso llega más allá de hacer un intento antropológico, si no que pretende acercar la antropología al psicoanálisis. Al hablar de sus escritos nos dice:

Buscan llenar la brecha entre estudiantes de materias tales como antropología social, filología y folklore, por un lado, y psicoanalistas por el otro.

La intención de Freud es, con estos textos, hacer que la antropología se nutra de los avances del psicoanálisis. Intenta que ambas ciencias se aproximen entre sí. Luego, sigue hablando de estos textos que conforman Tótem y Tabú.

[...] ellos deben conformarse con atraer la atención de las dos partes y de promover la creencia que una cooperación ocasional entre ellos no podría menos que ser beneficiosa para la investigación.1

Aquí nos dice que es posible la cooperación entre las ciencias antropológicas y el psicoanálisis. Nos dice que la antropología puede nutrirse de los "descubrimientos" psicoanalíticos. Nos dice que la antropología es una área de incumbencia del psicoanálisis. No nos esta diciendo que este texto es solo de aplicación dentro de la clínica psicoanalítica y no más allá de ella. Nos dice que transciende a la clínica. Nos dice que es útil más allá de ella.

Al hablar del totemismo dice:

La investigación del totemismo no puede menos que declarar: 'aquí está lo que el psicoanálisis ha podido contribuir para elucidar el problema del tótem'.2

Si el totemismo es un problema antropológico, entonces el psicoanálisis esta intentando, con Tótem y Tabú, aportar algo a este problema. Esta intentado solucionar un problema antropológico. Dicho de otra forma, trata de hacer antropología. ¿Cual es su método? Podríamos decir que es una antropología psíquica, o antropología psicoanalítica, la cual excava en el inconsciente.

Dejo tras sí leves indicios en las religiones, ritos y costumbres de los pueblos civilizados contemporáneos y es objeto de modificaciones de largo alcance aún entre las razas donde mantiene su influencia.
[...]
Un intento de se ha hecho en este volumen para deducir el significado original del totemismo de los vestigios remanentes de él en la niñez, de alusiones emergentes en el curso del desarrollo de nuestros propios hijos.3

Si estos ritos originarios de la humanidad marcaron a la misma, debieron haber formado su psiquis. Allí, el psicoanalista intenta reconstruir a partir de los vestigios dejados en la conciencia de la humanidad, aquellos hechos formadores de la misma. Recordemos que siempre es el mismo método. Se toma ciertos actos del individuo por simbólicos, de los que se intenta deducir los hechos reales que provocaron estos actos. Así, por ejemplo, la neurosis de la teoría de la seducción es la búsqueda de un abuso sexual. Luego de ellas esta en ciertos actos de los padres que llevan al niño a fantasías. Pero siempre son hechos materiales la búsqueda del psicoanalista. Entonces, para Freud, es sencillo pasar a la antropología4. Esta actitud frente a los mitos y creencias es una constate en la obra de Freud. Todo mito que analizo le busco el trasfondo sexual psicológico al mismo y por ende a eventos acaecidos en la infancia.

Antes de cerrar, recordemos la comparación de Freud del psicoanalista con un arqueólogo. Veremos que en la mente de Freud no eran tan disimiles, y que incluso el psicoanálisis estaba en mejor posición para descubrir los eventos del pasado.

Su trabajo de construcción o, si se prefiere, de reconstrucción, se parece mucho a una excavación arqueología de una casa o de un antiguo edificio que han sido destruidos y enterrados. Los dos procesos son en realidad idénticos5, excepto que el psicoanalista trabaja en mejores condiciones y dispone de más material en cuanto que no trata en algo destruido, si no con algo que todavía se halla vivo, [...]6

Solo una nota sobre esto. Freud parece olvidar que el arqueólogo pide con todas su fuerzas que su campo de excavación haya quedado quieto, sin movimiento alguno. Si hubo movimiento en la zona se complica la tarea de excavación y de posterior reconstrucción. Casi como la escena de un crimen. Pero Freud se enorgullece que su campo esta en continuo cambio. Piensa que es bueno que su campo de excavación este afectado por cientos de variables diferentes modificando a cada segundo los restos que tiene para investigar. Pretende hacer arqueología en movimiento. ¡Bah! Cerremos, de una bendita vez, esta entrada.

La diferencia entre la arqueología psicoanalítica y la arqueología propiamente dicha es que el arqueólogo puede no encontrar lo que busca. Puede pasar años, décadas e incluso morir sin encontrar lo que busca. Y a veces, ni siquiera tiene la seguridad que lo que busca realmente existió y si aun existira. En cambio, el psicoanalista siempre encontrara lo que busca, ya que él lo puso allí y luego pretende encontrarlo suponiendo que es un descubrimiento, cuando en realidad no es más que una farsa que el mismo cree.

  1. 1. "Prologo" en "Tótem y Tabú" [1912-3] - Obras Completas - Biblioteca Nueva - Traducción Lopez-Ballesteros - pp. 1745
  2. 2. Idem. ppg 1745-46
  3. 3. Idem. ppg 1746
  4. 4. A medida que escribía esto se me aparece un nombre una y otra vez: Jung. Por algo sera.
  5. 5. El resaltado es mío.
  6. 6. "Capitulo I" en "Construcciones en el psicoanálisis" [1937] - Obras Completas - Biblioteca Nueva - Traducción Lopez-Ballesteros - pp. 3365

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.
Distribuir contenido (RSS)