Por que un puro siempre es un puro, y no solo a veces
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

No se pueden decir más gilipolleces en menos espacio. Y lo malo es que para rebatir una a una todas esas tonterías necesitaría tres o cuatro folios: decir una tontería es fácil y rápido, pero rebatirla necesita tiempo, espacio y un mínimo de conocimiento. Por lo tanto, ser imbécil está termodinámicamente favorecido, porque se ahorra energía.

— J.M. Mulet

Scar-Freud

Cada vez que veo esta imagen me acuerdo de esta cita.

Al día siguiente, mantuve la nariz bajo cocaína, lo que en verdad no se debe hacer o sea la pincelé repetidamente para que no se reprodujera ningún absceso; [...] 1

  1. 1. Carta a Fliess del 24 de enero de 1895
Coca

Necesito mucha cocaína.1

Si Freud lo hacia no puede ser tan malo ¿no?

  1. 1. Carta a Fliess del 12 de junio de 1895
¿Pollo? No ¿Alcahuciles? Si

Por si alguien le interesa saberlo, encontré unos pasajes sobre los gustos culinarios de Freud:

El menú de Mela fue desdichadamente mezquino, coliflor y pollo, platos ambos que detesto en lo más profundo del alma [...]1

Esto lo confirma su hijo Martin.

A mi padre no les entusiasmaba la comida en general, pero como la mayoría, tenía sus preferencias. Le gustaban mucho los alcahuciles, pero nunca probaba coliflor y no le gustaba el pollo. "no se debe matar las gallinas -decía a veces-; dejadlas vivir y poner huevos."
El plato favorito de mi padre era el Rindfleisch, carne de vaca cocida; la comíamos tres o cuatro veces por semana, pero nunca con la misma salsa.2

Ahora que lo pienso, Mela tuvo que ser una persona con algo de rencor contra Freud por servirle, no una, si no dos cosas que detestaba.

  1. 1. Sigmund Freud - Cartas a Wilhelm Fliess (Edición bajo la dirección de Jeffrey M. Masson - Traducción de José Luis Etcheverry) - Amorrortu Editores - 1986 - Carta del 25/5/1899 (#129) - p.384
  2. 2. Martin Freud - Sigmund Freud: Mi padre - Ediciones Horme - Buenos Aires - 1966 - p.36-37
Todo cambia para no cambiar

Seguimos sacando cosas del tintero. Vamos con un mito sobre la honestidad intelectual de Freud que es usado con bastante frecuencia. Su abandono de la llamada teoría de la seducción es usada como un ejemplo de como Freud podía reconocer sus errores y volver al tablero de dibujo, por decirlo de alguna forma. Sin embargo, no es mas que un mito. Lo que se supone un gran retroceso, no es más que un ajuste menor, un reacomodamiento para seguir adelante. No más que un truco de prestidigitador para convertir un fracaso en un éxito.

Sobre chupeteos, acusaciones de onanismo y pediatras olvidados

He dicho un par de veces que no se lo lee bien a Freud. Me refiero a que no se lo lee críticamente y no se lo lee con detenimiento tampoco. Cuando se cursa en la Facultad tenemos a Charcot, a Breuer y un Fliess por ahí, pero no mucho más. Freud ha citado a otras personas más en sus textos y nunca se nos ocurrió preguntar por ellas. Si lo leyéramos con interés nos percataríamos de esas citas y nos interesaríamos por las ideas de esas personas. Si lo hiciéramos podríamos darnos cuenta de donde procede la idea de que Dora era una masturbadora por que se chupaba los dedos, y como esta idea es una invención de Freud. Leyendo el interesante libro Freud, Biologist of the Mind de Frank Sulloway me encuentro con un interesante dibujo. Era de una nena de no más de 6 años chupándose el pulgar de su mano derecha mientras que con su mano izquierda esta tocándose los genitales. Sin siquiera entrar a leer el capitulo en donde estaba el dibujo y averiguar su contexto me vino a la mente de inmediato el nombre de Dora.

Chiste contado por Freud ... pero realmente ahora

Me agrada el humor. Como verán, los últimos días he puesto más humor que otra cosa. El examen que se avecina hace que me centre en el humor. No hay mucho de gracioso dar un examen y menos de psicoanálisis. Es patético tener que hacerlo. ¡Pero que no decaiga el animo!. Dejemos que Freud nos cuente un chiste. Ya había posteado un supuesto vídeo de Freud contando un chiste, pero no estoy seguro de su autenticidad. Pero de este chiste estoy completamente seguro que es contado por él. Es un chiste viejo, pero algo olvidado. Dejemos que Freud alegre el día.

Los hijos como sabandijas

Una de las ideas que dificulta la critica a Freud es la idea idealizada del mismo. Pensador prolífico, investigador humano, intachable científico, poeta y escritor son algunos de los calificativos que se pueden sentir. La idea de esta entrada es mostrar un poco los eufemismos que Freud usaba. Como para hacer más informal su imagen. Humanizarla para poder facilitar la critica. Mientras se lo tenga en una categoría de semi-dios, genio intachable o iluminado la critica se dificulta. Muchos estudiantes no se atreven a medirse contra un grande. Siempre existirá el temor de "¿Quien soy yo para discutirle a este grande?", que se convierte en una acusación en la boca del seguidor del psicoanálisis "¿Quien te crees para enfrentar a un genio como Freud?". Pues tengo una noticia shockeante para los devotos seguidores del psicoanálisis: Freud era humano y era capaz de cometer errores, prejuicios, mentiras y engaños como cualquier otro ser humano. Pero esto no va de errores, si no de eufemismos. Estos que recopile muestran un cierto humor en Freud al referirse a sus propios hijos, que quizás no sea digno de alguien de la altura de un genio impecable e intachable, pero que si encajan con un ser humano común y corriente.

Cuento científico

Suena como un cuento científico.

— Krafft-Ebing sobre la etiología freudiana de la histeria

Citado por Freud en la carta a Fliess del 26/4/1896

La atemporalidad en un caso de seducción real

Esta entrada la vamos a dedicar al análisis de un sencillo caso. La particularidad del mismo esta, primeramente, en la forma atemporal de los efectos de los traumas sufridos por la paciente. Luego tenemos el uso de la falacia de falso dilema al llegar a la resolución del caso. No tengo evidencias para decir que Freud hizo a sabiendas esto ultimo, pero esto no lo disculpa de no considerar en profundidad su propios casos, o de la ciega seguridad en sus propios postulados teóricos hasta el punto de forzar las conclusiones de sus casos obligando a los mismos pacientes ha confirmar sus diagnósticos. En la entrada donde hablo de esta falacia ya he introducido este caso como ejemplo y aquí voy a profundizarlo analizándolo parte por parte. En este caso la falacia de falso dilema juega un papel importante, pero también debemos notar que la excesiva seguridad con la que actúa Freud. Un detalle agregado, aún a pesar de la falsa dicotomía de Freud que la pone en una encrucijada, es ver como la paciente acepta con facilidad la explicación de Freud. Esto puede indicar que realmente hubo un abuso sexual real aquí, y no fantaseado, y la paciente encuentra alguien a quien comunicarselo. Lamentablemente, Freud parece despreciarlo, ya que su nueva teoría de fantasías edipicas en solo un par de meses después aparecerá en la escena psicoanalítica.

Si es cara yo gano, si es ceca tú pierdes

Leyendo y releyendo a Freud me topo con lo que bien podríamos un acto de prestidigitación psicoanalítica. Su objetivo es defender, a capa y espada, a la interpretación de de los sueños de cualquier fracaso que pudiera cometer. Wittgenstein mostraba una cierta tendencia absolutista en Freud1. Debía ser para él un todo o nada. O se explicaba todo o si no la teoría no sirve. Y estos ejemplos que siguen, salidos de Interpretación de los sueños, le da razón. O todo los sueños son explicados o ninguno lo es. Es conocida el enunciado de que todos los sueños son cumplimientos de deseos. Y esta premisa esta en el sentido que estoy indicando. Aquí cuando dice dice 'todos' son todos. No es un todo que se entiende como una generalización, si no que es la totalidad de los casos.

  1. 1. Ver Conversaciones sobre Freud para más profundidad.
Distribuir contenido (RSS)