Por que psicología ≠ psicoanalisis
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

La honestidad intelectual no consiste en intentar atrincherar o establecer la posición propia probándola (o «haciéndola probable»); más bien la honestidad intelectual consiste en especificar con precisión las condiciones en que estaríamos dispuestos a abandonar nuestra posición. Los marxistas y freudianos comprometidos rehusan especificar tales condiciones: tal es la señal de su deshonestidad intelectual.

— Imre Lakatos

'La metodología de los programas de investigación científica' - Alianza Editorial - p.18

Si es cara yo gano, si es ceca tú pierdes

Leyendo y releyendo a Freud me topo con lo que bien podríamos un acto de prestidigitación psicoanalítica. Su objetivo es defender, a capa y espada, a la interpretación de de los sueños de cualquier fracaso que pudiera cometer. Wittgenstein mostraba una cierta tendencia absolutista en Freud1. Debía ser para él un todo o nada. O se explicaba todo o si no la teoría no sirve. Y estos ejemplos que siguen, salidos de Interpretación de los sueños, le da razón. O todo los sueños son explicados o ninguno lo es. Es conocida el enunciado de que todos los sueños son cumplimientos de deseos. Y esta premisa esta en el sentido que estoy indicando. Aquí cuando dice dice 'todos' son todos. No es un todo que se entiende como una generalización, si no que es la totalidad de los casos.

Todos los sueños son cumplimientos de deseo reza la premisa fundamental de la interpretación psicoanalítica de los sueños. Esto es sencillo de entender. Si usted quiere algo, con cierta vehemencia en el día, en el sueño obtendrá eso que desea tener. ¿Por que? Para que no se vea interrumpido su descanso. Ya que esto deseo incumplido lo pondría en tensión, y eso es definido por Freud como displacer. Una tensión es displacer para el psicoanálisis. Usted se ve de vuelta ante ese displacer y se vera despierto en medio de la noche. Así que el sueño hace esto como un mecanismo para mantenerlo dormido y por ende en su descanso nocturno.

En los hechos es bastante sencillo y hasta bastante directo. Por ejemplo, si se pasa el día pensando en comer cítricos, a la noche estará soñando que come una jugosa naranja. Si usted quedo desean de una vida de lujos, quizás por algún hecho en particular del día, a la noche, en sus sueños, se vera paseando en una limusina. Si a usted le aprieta el bolsillo y desea que el psicoanalista le devuelva el dinero de sus sesiones que pago y no uso, o simplemente un descuento, entonces de noche ... mmm ... esperen ... mal ejemplo!. Eso no sucede ni en sueños. Pero creo que se lleva la idea básica. Los sueños para Freud son realizaciones de deseos. Lo que desea en el día, se le cumplirá en los sueños. Interpretación de los sueños esta lleno de ejemplos de estos tipos.

Las interpretaciones al comienzo del psicoanálisis son bastantes directas, casi del mismo tipo que mostré, pero luego a medida que se avanza, dentro del psicoanálisis, las interpretaciones se complican y se dirigen a un mismo punto: la infancia del soñante, en particular a lo sexual. Freud parece considerar a los sueños como alucinaciones y solo supone una causa con la fuerza necesaria para provocarlas es la sexualidad individuo2. Así los sueños pasan de una interpretación directa a una interpretación dirigida al pasado sexual del soñante3 Los elementos del sueño no son más que representantes simbólicos del pasado sexual del soñante. Pero volvamos al problema con el que se enfrento Freud. ¿Que sucede con los sueños que, evidentemente y con claridad, parecen contradecir esta premisa de que todos los sueños, sin excepción, son cumplimientos de deseo?

Como veremos, las interpretaciones en los casos contradictorios son directas, sencillas y hacia el presente inmediato dirigidas. Un sencillo caso que contradice su premisa de cumplimientos de deseos parece ser inaceptable para Freud y busca una explicación que encaje con su teoría. Veremos dos casos, extraídos de Interpretación de los sueños, que contradicen este principio básico, y un tercer caso que incomoda al mismo Freud donde utiliza el mismo truco de los dos sueños anteriores.

Primer sueño

Este primer caso es el más sencillo y ejemplificador para mostrar como con un simple truco logra Freud ajustar el sueño a su teoría. Una paciente que realmente detestaba a su suegra tiene un sueño contradictorio con la teoría de que son cumplimientos de deseos.

De un modo más sencillo, aunque siempre conforme al mismo principio de que la no realización de un deseo significa la realización de otro, quedó rebatida la contradicción opuesta a mi teoría onírica por otra de mis pacientes, la más ingeniosa de todas ellas cuyos sueños he analizado. 4

Aquí Freud esta mostrando que todos, sin excepción, son realizaciones de deseos. Si un deseo no es realizado en el sueño entonces otro debe serlo. No hay sueño que no sea un cumplimiento de deseo. Aquí es donde, cuando la limitaciones de las habilidades interpretativas, llevan Freud a seguir buscando y buscando hasta encontrar ese deseo que busca realizarse, hasta el punto de buscarlo en la infancia, aun cuando es posible que no exista tal deseo infantil. Casi él lo llega a poner allí para luego encontrarlo y decir que allí estuvo siempre. Volviendo al caso de la paciente.

Al día siguiente de haberle comunicado que los sueños eran realizaciones de deseos, me relató haber soñado aquella noche que salía de viaje con su suegra para el punto en que habían acordado pasar juntas el verano. 5

Tal es la incomodidad que le provocaba a esta mujer que había alquilado una casa de verano, para pasar sus vacaciones, en un punto bien alejado de la casa de su suegra, con una clara intención de evitar cualquier visita sorpresiva de su suegra durante las vacaciones. Si los sueños son realizaciones de deseos, ¿como este sueño podía serlo si expresa exactamente el deseo contrario de la mujer? ¿Si la mujer detestaba a su suegra, hasta tomar acciones pensadas para mantenerse alejada de ella, el sueño, si es una realización de deseo como Freud aduce, no debería haber mostrado una escena diferente? ¿Cuando la nuera deseaba vehementemente tener a su suegra lo más lejos posible entonces el sueño no debería mostrar justamente eso? Este sueño esta contradiciendo efectivamente que los sueños sean realizaciones de deseos.

¿Cabía una más absoluta contradicción a mi teoría de la realización de deseos? Más para hallar la interpretación de este sueño no había más que deducir su consecuencia6. Según él [sueño], no tenía yo razón. El deseo de la paciente era precisamente éste: el de que yo no tuvieses razón - y el sueño se lo muestra realizado-. 7

Si la nuera hubiera soñado, por ejemplo, que su suegra inicia un viaje que la hubiera alejada definitivamente de su vida, Freud tendría razón allí. Pero en cambio, la paciente soñó lo contrario. Soñó pasar un momento agradable con su suegra. ¡Y contra toda apuesta, Freud vuelve a estar en lo cierto! De la forma más claramente tautológica, Freud siempre tiene la razón. Su teoría es a prueba de balas. No existe hecho que la puede contradecir. No existe paciente que la pueda contradecir. Como vemos, el mismo Freud nos muestra de que consigue el acto de prestidigitación. No se centra en tomar lo que el sueño muestra si no las consecuencias de que el mismo exista. Nos pone por fuera del sueño y nos mete en el contexto de la relación de uno mismo con la teoría psicoanalítica; y no al mismo contenido del sueño y su relación con la persona que lo sueña. Si usted contradice la teoría es clara prueba que desea que la teoría sea errónea. Así usted muestra que la teoría es correcta, ya que 'desea' verla fallar.

Algo que no me es claro, como Freud elige echar mano a una explicación de este tipo teniendo una interpretación menos rebuscada y más directa, una explicación centrada en el soñante. Una explicación sería es que esta mujer desea realmente llevarse bien con su suegra. No desea nada más que tener una buena relación con su suegra. Arreglar su relación con ella. ¿Acaso no es el tema principal del sueño? ¿El sueño no muestra justamente ese deseo? Era evidente que la suegra no le era indiferente a esta mujer, por algo la trajo a colación y no por nada la preocupación por ella la condujo a ese sueño. Es de suponerse que, con tan nivel de incomodidad, u "odio", la suegra debió haber surgido en más de una ocasión durante las sesiones con Freud. Puedo haber sido un tema algo recurrente durante las sesiones. ¿Como pudo se le pudo escapar tal explicación Freud? Es una explicación mas factible que relacionarla con el mismo Freud y su teoría. Él esta más interesado en salvar su teoría y esto lo ciega para ver esta explicación mucho más sencilla, es mi mejor hipótesis sobre por que ignoro esta explicación. Su celos por su teoría lo hace cometer explicaciones como las que da y lo lleva por caminos teóricos tortuosos. Aqui son bastante claras las prioridades de Freud: primero su teoría, luego el paciente. su hubiera sido al reves se huberia percatado que el sueño no necesariamente contradecía su teoría.

El caso sigue.

Pero este deseo de que yo no tuviese razón, realizado con relación al tema de la residencia veraniega, se refería en realidad a un tema distinto y mucho más importante. Por aquellos días había yo deducido del material que los análisis me proporcionaban el hecho de que en un determinado período de la vida le había sucedido algo muy importante para la adquisición de su enfermedad, deducción que ella había rechazado por no hallar en su memoria nada correspondiente. Al poco tiempo quedó, sin embargo, demostrado que tenía yo razón. Su deseo de que no la tuviese, transformado en el sueño que la muestra, correspondían, por tanto, al deseo justificado de que aquellos sucesos a que yo me había referido y que aún no habían obtenido confirmación no hubiesen sucedido jamás.8

Algunos comentarios sobre esto. Esta es una muestra de como Freud consideraba a sus pacientes. Aún cuando la paciente niega tener recuerdo alguno de un suceso que supuestamente debe estar allí, Freud da como hecho la existencia de este supuesto suceso a pesar de la ausencia del recuerdo del mismo. Él ha deducido este evento de la ausencia de evidencias de que haya pasado. Deducción implica un nivel importante de necesidad en el razonamiento. Lamentablemente, y como es común en él, no nos ofrece elemento alguno para poder evaluar su deducción. Sin embargo, en la ultima linea reconoce no tener la confirmación. Lo que sucede es que Freud no duda ni un segundo de la existencia de ese evento. Varias veces se lo ve esperando la confirmación. Si nunca consigue la confirmación apela a su famoso grito de batalla: "¡Defensa!"9. Y si el grito de "Defensa!" no surte efecto, se sigue presionando con la interpretación hasta que el paciente recuerde aquello que nunca sucedió.

Segundo sueño

Tenemos un segundo sueño, que le sigue inmediatamente al primero en Interpretación de los sueños. Este es algo más sencillo que el anterior.

Sin análisis, solamente por una sospecha, me permití interpretar un sueño de un amigo mío que durante ocho años había sido condiscípulo mío en segunda enseñanza.10

Es interesante como Freud muchas veces hace cosas que los psicoanalistas de hoy en día prohíben. Una especie de norma dice que cualquier interpretación fuera de análisis es una agresión. Pero nadie del mundo psicoanalítico le reprocha a Freud estas cosas. Se lo disculpa al maestro, y hecha la salvedad se funda teoría inmediatamente luego. Mejor sigamos ...

Un día me oyó pronunciar una conferencia sobre mi nuevo descubrimiento de que el sueño constituía una realización de deseos. Aquella noche soñó que perdía todos sus pleitos11 -era abogado - y vino a relatarme su sueño como prueba de la inexactitud de mi teoría.12

En el primer caso no se ve mucho lo que esta implicado del ego de Freud. En el primer caso lo vemos algo satisfecho de haber "deducido" lo que implicaba el sueño para la paciente, pero en este caso ya vemos que la explicación del sueño implica, directamente y abiertamente, a Freud.

Por mi parte, salí del paso con la evasiva de que no todos los pleitos se pueden ganar, pero en el fondo me dije "Un hombre que ha sido condiscípulo mío durante ocho años, y que estaba entre los medianos mientras yo era el primero de la clase, ¿no habrá conservado de estos años de colegio el deseo de verme alguna vez en ridículo?"13

Puedo imaginar a Freud dar una excusa para liberarse de la situación y alejarse compadeciéndose de aquel envidioso incorregible, que lo sigue siendo aun después de tantos años. Aquí tenemos una salida que Freud no considera ya que da por hecho la envidia de su ex-compañero de clases. ¿No podría considerarse que luego de tantos años no haya quedado envidia alguna? ¿No podrá considerar que este ex-compañero gracias a la lejanía emocional que el tiempo transcurrido da, puede haber hecho una replica, sincera y sin cuestiones personales de por medio, a su teoría?

Encontrar una explicación alternativa, siguiendo la premisa de que todo sueño es cumplimiento de deseo, no es tan sencilla como en el caso anterior pero no imposible. Podría esgrimir, apoyándonos en la mediocridad que menciona Freud, que el sueño representa exactamente lo que muestra. Este abogado puede ser un abogado mediocre, que exhausto de no obtener un pleito con un buen final, desea, en su fuero interno, abandonar la profesión y dedicarse a una vida profesional más llena de satisfacciones. Poco sabemos de este ex-compañero para poder evaluar su vida, y al parecer Freud tampoco se intereso mucho de su vida y aun de su replica, ya que se excuso y continuo su camino lejos de aquel abogado.

Nótese que la explicación alternativa que trato de dar, se centra en el soñante y no en su relación con la teoría que parece contradecir, de la misma forma que la explicación alternativa del primer caso. Nótese que es una explicación no muy difícil de obtener y que Freud no tuvo en cuenta, de la misma forma que se le escapo la explicación alternativa del primer caso. No se requiere mucho esfuerzo para obtenerlas, pero su celo teórico nuevamente lo ciega. No le deja ver la explicaciones sencillas que tiene a mano.

Aún queda una explicación más sencilla del sueño. Olvidemos, por un momento, de esto de cumplimientos de deseo. El sueño esta reflejando, de seguro, un temor reciente del abogado. Si tuviéramos más datos del contexto de su sueño, lo más probable es que nos encontráramos que este llevando un caso difícil o con pocas perspectivas de éxito.

Tercer sueño

Este tercer caso no es de Interpretación de los sueños. Lo encontré en las cartas a Fliess y es un sueño del mismo Freud14. Al empezar a analizarlo me dí cuenta que utiliza el mismo truco que usa con los dos casos anteriores. Lo interesante de este no es que contradiga su teoría de los sueños, si no que pone en una posición bastante incomoda a Freud. Lo implica de lleno con su teoría, y lo deja en la misma posición que el denuncia en sus pacientes. El aceptar que son cumplimientos de deseos los sueños es aceptar que tiene impulsos incestuosos con su propia hija. O debe negar esto de cumplimiento de deseos o debe aceptar lo que el sueño le muestra y acusa. O aceptar sus impulsos incestuosos o negar su teoría. O aceptar que en su fuero interno es un abusador, como los padres que el mismo acusa, o negar su Interpretación de los sueños. El análisis que el mismo Freud hace del sueño deja la conclusión que él mismo tiene un deseo sexual con su propia hija, pero logra retorcer su propia conclusión. En esa época la teoría de la seducción estaba bajo sospecha en la mente del padre fundador del psicoanálisis. El sueño lo convertía en ese padre que el mismo culpaba de los problemas neuróticos de sus hijos. Si el sueño era un cumplimiento de deseo, pues entonces el era un padre de aquellos que quería atrapar. Y ahí esta la salida de la situación ...

No hace mucho soñé con sentimientos hipertiernos hacia Mathilde pero ella se llamaba Hella, y después otra vez volví a ver Hella impreso en negrita frente a mí. Resolución: Hella se llama mi sobrina norteamericana cuyo retrato he[mos] recibido.
Mathilde pudo llamarse Hella por que no hace mucho tiempo lloró amargamente por la derrotas de los griegos. Se entusiasma con la mitología de la antigua Hélade y naturalmente ve héroes en todos los helenos. El sueño muestra desde luego mi deseo cumplido de atrapar un 'pater' como causante de la neurosis, y así pone termino a mis dudas que no cesan.15

Claramente la renuncia a la teoría de la seducción fue un momento de importancia mayúscula para el psicoanálisis y para su mismo creador. Varios años hablando de seducciones infantiles y luego es llevado a renunciar a esa idea. Según Freud, este sueño habla de ello. Uno de los motivos de su alejamiento de la teoría de seducción , según la famosa carta del 21/9/1897 o sea a solo un par de meses de ocurrido este sueño, fue el siguiente.

Después, para mi sorpresa de que en todos los casos el padre16 debería ser inculpado como perverso sin excluir al mío propio17, la comprobación de la inesperada frecuencia de la histeria para la cual debería repetirse esta misma condición cuando es poco probable que la perversión en perjuicio de los niños este tan difundida. 18

La posición en donde el sueño dejaba a Freud no era nada agradable. El sueño lo ha convertido en su propio padre. Ponía a Freud en la misma clase que su propio padre19. El se ha convertido en un abusador. Uno de los motivos de descreimiento de la teoría de las seducción fue la excesiva cantidad de casos, casi la totalidad de ellos, donde los problemas que encontraba Freud era producto de un abuso sexual en la época infantil del adulto que trataba. Casi la totalidad de casos se debían a un abuso sexual perpetrado por un adulto al paciente en su juventud. Esto debería haberle bastado para poner en duda su teoría o aunque sea su método. Suficiente para pensar ¿que estoy haciendo mal? Pero no, lo que sucedió es la puesta en duda, de una forma particular, de los dichos de sus pacientes: ellos fantaseaban20. Estamos en los momentos antes de formular esto. Estamos en momentos donde la sospecha era muy fuerte y este sueño, según Freud, es lo que quiere representar.

Se puede extraer también que aún no había atrapado a ningún padre en pleno abuso. Su teoría no tenia evidencia física de lo que promulgaba. La dudas ciertamente se deberían haber amontonado si el evento principal de su teoría no aparecía. Encima de todo esto el sueño lo ponía en tal posición de baja moral. El dilema es claro. O se aceptaba como un padre de su teoría de seducción o renunciaba a su teoría que había mantenido con tal vehemencia. En cambio de eso sostuvo su teoría y puso en practica el juego de prestidigitación que había aprendido en Interpretación de los sueños. El sueño no hablaba de él si no de su relación con su teoría. Su sentido moral se mantenía intacto, de hecho pasaba de ser un abusador a ser una especie de defensor tratando de atrapar a los padres abusadores.

Concluyendo

Volviendo a pensar en estos casos me di cuenta, que bien estos son los antecedentes de la valoración de la situación psicoanalítica dentro de la misma terapia psicoanalítica. Estos casos pudieron ser la punta del iceberg que guío a la formulación de la contra-transferencia. Desde aquí es fácil postular que la relación entre paciente y psicoanalista son de extrema importancia para el desarrollo de las sesiones y debe ser tenido en cuenta. Es interesante ver la prehistoria de estos conceptos.

Lo que podemos ver aquí es la manera en que Freud puede manipualr las interpretaciones de los ueños para sacar siempre como vencedora a su teoría. en los dos primeros sueños no puede aceptar que haya algo que contradiga su teoría, incluso cuando uno de los sueños muestra una alternativa que se ajusta bien a su teoría. Sus celos para con su teoría hace que el siempre sea el ganador y el paciewnte el perdedor que queda a merced de sus interpretaciones tendenciosas. Primero defiende su teoría luego al paciente, incluso defiende su teoría contra el paciente mismo.

  1. 1. Ver Conversaciones sobre Freud para más profundidad.
  2. 2. Siguiendo a Wittgenstein en este punto.
  3. 3. Quizás debería decir analizante. O aún más: consultante. :-)
  4. 4. "La Deformación Onírica" en "La Interpretación de los sueños" (1900) - Obras Completas Tomo II - Biblioteca Nueva - Traducción Ballesteros - pp. 439
  5. 5. Idem.
  6. 6. Las cursivas son mías.
  7. 7. Idem - El resaltado es del original.
  8. 8. Idem. pp. 440-441
  9. 9. Ver un ejemplo de esto en mi análisis del manuscrito H.
  10. 10. Idem.
  11. 11. El resaltado es del original.
  12. 12. Idem. pp. 441
  13. 13. Idem.
  14. 14. Para un análisis más detallado de este sueño ver esta entrada.
  15. 15. Sigmund Freud - Cartas a Wilhelm Fliess (Edición bajo la dirección de Jeffrey M. Masson - Traducción de José Luis Etcheverry) - Amorrortu Editores - 1986 - Carta #129 (31/5/1897) pp. 267
  16. 16. El resaltado es del texto original.
  17. 17. Las cursivas son mías e indican una parte del texto eliminada en la versión de Kris de 1950 de las Cartas a Fliess.
  18. 18. Op. cit. - Carta #139
  19. 19. El futuro complejo de Edipo parece asomar. ;-)
  20. 20. ¡No! ¡Claro! Siempre creía en lo que decían sus pacientes. ¡Si! ¡Como no!

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.
Distribuir contenido (RSS)