Proporcionando vacunas anti-diván desde 2006
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

Una de las lecciones más tristes de la historia es ésta: si se está sometido a un engaño demasiado tiempo, se tiende a rechazar cualquier prueba de que es un engaño. Encontrar la verdad deja de interesarnos. El engaño nos ha engullido. Simplemente, es demasiado doloroso reconocer, incluso ante nosotros mismos, que hemos caído en el engaño. En cuanto se da poder a un charlatán sobre uno mismo, casi nunca se puede recuperar.

— Carl Sagan

El Mundo y Sus Demonios

¿Pollo? No ¿Alcahuciles? Si

Por si alguien le interesa saberlo, encontré unos pasajes sobre los gustos culinarios de Freud:

El menú de Mela fue desdichadamente mezquino, coliflor y pollo, platos ambos que detesto en lo más profundo del alma [...]1

Esto lo confirma su hijo Martin.

A mi padre no les entusiasmaba la comida en general, pero como la mayoría, tenía sus preferencias. Le gustaban mucho los alcahuciles, pero nunca probaba coliflor y no le gustaba el pollo. "no se debe matar las gallinas -decía a veces-; dejadlas vivir y poner huevos."
El plato favorito de mi padre era el Rindfleisch, carne de vaca cocida; la comíamos tres o cuatro veces por semana, pero nunca con la misma salsa.2

Ahora que lo pienso, Mela tuvo que ser una persona con algo de rencor contra Freud por servirle, no una, si no dos cosas que detestaba.

  1. 1. Sigmund Freud - Cartas a Wilhelm Fliess (Edición bajo la dirección de Jeffrey M. Masson - Traducción de José Luis Etcheverry) - Amorrortu Editores - 1986 - Carta del 25/5/1899 (#129) - p.384
  2. 2. Martin Freud - Sigmund Freud: Mi padre - Ediciones Horme - Buenos Aires - 1966 - p.36-37

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.
Distribuir contenido (RSS)