Por que un pepino es un pepino y no un símbolo falico
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

Las personas merecen respeto y uno, para no pelearse, puede callar o ser diplomático. Pero las ideas deben ser criticadas, incluso con saña, y sólo si sobreviven a la crítica deben ser tomadas en serio.

— Marcelo Gustavo Huerta

Etcheverry vs. Ballesteros

Se inicia el cuatrimestre, y los nuevos ingresantes a la Facultad de Psicoanálisis están detrás de los textos que necesitan, en especial de los textos de Freud. Y ya que esta es una Facultad de Psicoanálisis, el conseguir las obras completas de Freud parece un asunto interesante. ¿Pero cual elegir? La Facultad de Psicoanálisis prefiere las obras de Freud traducidas por Etcheverry, y desaconseja con cierta fuerza la traducción de Ballesteros, y aduce para ello que Ballesteros no sabia de Psicoanálisis y cometió errores en la traducción. ¿Pero es tan mala esta traducción? Una forma de zanjar el dilema sería preguntarle al mismo Freud si esta traducción es buena. Si solo hubiera una forma de preguntarle ... ¡Hey! ¡Esperen un momento! ¡Si la hay!

Una de las cualidades de Freud es que manejaba algunos idiomas. No solo que no era bilingüe, si no que era trilingüe, por lo que comprobe. Incluso creo que manejaba cinco idiomas, pero estoy seguro de estos tres y del nivel que los manejaba. Obviamente, manejaba el alemán. Manejaba el ingles, como se puede comprobar en esta carta dirigida a una madre de un homosexual. La interesante del asunto es que leía también español. El mismo menciona haberlo aprendido de forma autodidacta, ante las ganas de leer Don Quijote. Dentro de las cartas a Martha se puede encontrar mencionada un par de veces la relación de Freud con el español. Así que para 1923 cuando el psicoanálisis, ya estaba hace tiempo encaminado y bien formado, cuando ya varios de los desarrollos principales estaban asentados, Freud se dedica a leer la primer traducción al español de sus obras. Luego de la lectura, queda algo sorprendido de la exactitud de la traducción y no duda en comunicárselo, en una carta, al mismo traductor.

CXXXVIII
SR. D. LUIS LOPEZ-BALLESTEROS Y DE TORRES1
1923
Siendo yo un joven estudiante, el deseo de lea el inmortal «Don Quijote» en el original cervantino me llevó a aprender, sin maestros, la bella lengua castellana. Gracias a esta afición juvenil puedo ahora - ya en edad avan­zada - comprobar el acierto de su versión española de mis obras, cuya lectura me produce siempre un vivo agrado por la correctísima interpretación de mi pensamiento y la elegancia del estilo. Me admira, sobre todo, cómo no siendo usted médico ni psiquiatra de profesión ha podido alcanzar tan absoluto y preciso dominio de una materia harto intrincada y a veces oscura.
FREUD.
Viena, 7 de mayo de 1923

¿Si el mismo Freud le da el visto bueno al trabajo porque la Facultad de Psicoanálisis no? ¿Por que casi sistemáticamente casi todos los profesores recomiendan la traducción de Etcheverry y se desaconseja de la Ballesteros? Básicamente se le achaca a Ballesteros no saber psicoanálisis. Freud mismo reconoce esto. Pero creo que esto no es un problema, si no que de hecho, ayuda, de cierta manera, a la traducción del texto. Al no saber el tema, el traductor cuidadoso intentara esforzarse más en capturar la exactitud de las palabras originales, que aquel que si conoce el tema, lo cual es el caso de Etcheverry. Dejen que con una pequeña historia personal ilustre esto.

Mi formación secundaria es de Técnico químico2. En un laboratorio, durante los inicios de la carrera me tope con un hecho curioso. La mayoría del trabajo era seguir ciertas indicaciones, tipo "recetas", para hacer los ensayos químicos correspondientes. Cuando se hace titulaciones3 se agrega unas sustancia denominada indicador. Esta sustancia indicaba un cambio en la solución y determinaba el punto en donde el ensayo termina. Poco importa que se titulaba, o que es una titulación en si. Lo que me interesa es lo que la "receta" indicaba y lo que los estudiantes de química hacían. Uno que estudiaba química sabia bien que era un indicador y que unos gotas de más no afectarían el ensayo. La "receta" indica tres gotas, y generalmente los estudiantes y profesionales llegaban a 10 gotas, o directamente al chorrito de indicador. Lo curioso fue lo que una persona del laboratorio me dijo sobre esto. Me decía que los mejores químicos eran aquellos que no sabían química, ya que se veían obligados a seguir al pie de la letra la "receta". Estos trataban de ser mucho más cuidadosos que los mismos químicos. Seguían al pie de la letra la "receta". No deseaban equivocarse. Si agregaban cuatro gotas, en vez de las tres que indicaban la "receta", eran capaces de tirar todo el ensayo a la basura y comenzar de nuevo. Los químicos conocen los margenes en donde pueden cometer un error, por lo que son muchos más relajados al momento de actuar que las personas que no son químicos. O sea, sus resultados tendían a tener un margen mayor de error que las personas que no sabían química, debido a que pueden cuantificar los efectos de un error. Las personas no químicas no pueden hacer esta cuantificación del error por lo que tienden a ser más precisos al seguir los procedimientos llegando a resultados más precisos. Todo esto se aplica también a las traducciones.

El psicoanálisis no es una ciencia exacta. Directamente, no es ciencia en absoluto. Es, más bien, una filosofía, por lo que su margen de error es bastante amplio. Uno no necesita tener definiciones exactas y precisas de diversos conceptos. Incluso Freud mismo llego a valorar la experiencia por sobre el aprendizaje al decir que solo había una manera de aprender psicoanálisis y esta era atravesar uno mismo un análisis psicoanalítico. Ballesteros se encontró, más que seguro, en la misma posición de aquellas personas que no saben química y se encuentran que tienen que realizar un procedimiento químico siguiendo una "receta". Su traducción fue la primera al español4 y por lo tanto no había trabajo anterior para contrastar el suyo. Se tuvo que hacer directamente del alemán. Esto debe haber provocado el ser cuidadoso y prolijo en la traducción. También, según la Wikipedia, Ballesteros era un traductor experimentado en el alemán. Pero, claro, no en psicoanálisis. ¿Resultado? Una traducción tan bien ajustada al original que incluso recibió el visto bueno del mismo autor traducido.

El caso de Etcheverry es diferente. Ballesteros era español y era un traductor de profesión. Etcheverry era argentino y fue un estudiante en una Facultad de Filosofia no ajena a las influencias freudianas. El psicoanálisis, en época de Ballesteros, no se encontraba tan extendido y asentado en España, como lo estaba en Argentina en la época de Etcheverry. La traducción de Etcheverry es bastante posterior. Según encuentro, su primer edición fue publicada en 1978. Etcheverry tenia a mano otras traducciones para contrastar su trabajo, incluyendo la de Ballesteros. Tenia también las versiones en ingles, sobre las que verifico cada concepto. Esto a primera vista puede parecer bueno, pero el conocimiento del psicoanálisis y hacerlo en un ambiente psicoanalítico parece más un problema que una virtud. Muchos tienden a interpretar a Freud a su manera. Las deformaciones que sufren los textos freudianos es evidente en muchos casos, en otros es sutil, pero se puede notar. Cada psicoanalista parece tener cierta concepción de los conceptos brindados por Freud que difiere del resto de los colegas. Pareciera que la tentación de ser el único de que comprende correctamente al maestro es grande, incluso hoy en día. Recordemos a Lacan que incluso dice ser el que mejor lo entiende, y así muchos lo consideran; pero sin embargo subvierte muchos conceptos psicoanalíticos y los hace funcionar, incluso entender, de forma diferente que de la forma que lo hacia el mismo Freud. Así que usando las traducciones pudo traspasar a su traducción las concepción de otros psicoanalistas, antes que las del mismo Freud, a su traducción; incluso pudo haber traspasado la suya propia.

La acusación principal contra Ballesteros es la de no conocer el psicoanálisis. ¿Su efecto? Al parecer ha confundido instinto y pulsión en su trabajo. Se argumenta que Ballesteros a veces ha traducido instinto cuando debería haber traducido pulsión, y que esto puede confundir al estudiante. A decir verdad, este problema no es culpa de Ballesteros, si no del mismo Freud. Sigmund no fue muy adepto a usar definiciones claras de sus conceptos, y el uso de instinto y pulsión es un caso. Según algunos críticos, el mismo Freud varias veces parece confundir estos dos términos en su obra. A veces lo usa como equivalentes, y otra veces los diferencia. Incluso parece usar pulsión en varias formas diferentes. Cualquier estudiante de la Facultad de Psicoanálisis tendrá la impresión, y los profesores se encargan de reafirmarla, que Freud fue construyendo continuamente sus conceptos, variándolos con el paso del tiempo; sin nunca definirlos claramente. Aunado esto con la tendencia innata de querer se el poseedor del verdadero sentido de los textos del maestro, debió provocar una traducción donde se intento clarificar esta ambigüedad de términos en la obra de Freud. Esto no es raro en el psicoanálisis y esta tendencia bien pudo haberse plasmado en la traducción de Etcheverry. Para cuando Etcheverry publica ya tenemos una Argentina profundamente marcada por el psicoanálisis. Se encontraba, entonces, en el centro mundial del psicoanálisis al hacer su traducción. No estaba ajeno a las influencias de colegas y entorno académico al hacer su trabajo de traducción; lo cual es opuesto a la situación de Ballesteros. Esto también es algo contradictorio con el espíritu de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Algo que aprecio de la UBA es que se leen los autores que se estudian, y no resúmenes o autores que hablan de los autores estudiados. Se leen siempre lo textos originales. La traducción de Ballesteros es mucho mas cercana al original que la de Etcheverry. ¿Por que entonces no se prefiere la traducción de Ballesteros a la de Etcheverry?

Un argumento más a favor de la traducción de Ballesteros. La traducción de Etcheverrry fue hecha a partir de una cuarta edición de las obras alemanas. La Edición de Ballesteros actual tiene el plus de considerar las diversas ediciones de los textos que contiene. Se pueden ver las anotaciones las diversas ediciones de los mismos textos freudianos. Y quiero agregar otro argumento a favor de la traducción de Ballesteros. Tengo acceso a tres ediciones de la traducción de la traducción de Ballesteros: una versión electrónica, una versión de 3 tomos y otra de 9 tomos. Al momento de escribir las entradas del blog me tope con el problema de que versión usar para citar. Inicialmente, adopte el poner el tomo y la pagina, pero luego me di cuenta que solo necesitaba la pagina. Bien podía obviar si la edición era de tres tomos, de nueve o de mas tomos. Era innecesario. Todas las versiones tienen una numeración continua que no se quiebra por el tomo. Esto permite poner la pagina solamente al citar. Se tiene la seguridad, que sea cual sea la versión que se tenga, con la pagina bastara para encontrar la cita. Esto no pasa en la versión de la editora Amorrortu. Se debe usar tomo y pagina, e incluso creo que esto no basta. En cierto momento, me encontré que los textos podían variar de paginación. Lo que lleva a citar, edición, tomo y pagina para tener la seguridad que la cita se encontrara. Ballesteros es muchísimo más practico.

¿Usar la traducción de Ballesteros lleva algún problema para cursar? Yo nunca tuve problemas con esta traducción. Incluso me gusta su estilo, ya que es más amplio que el estilo conciso de Etcheverry. Ademas bien pude aprobar los exámenes que se me dieron estudiando de los textos traducidos por Ballesteros. Así que vuelvo a repetir. ¿Por que se prefiere la traducción de Etcheverry antes que la de Ballesteros? Para mí, es puro fetichismo.

  1. 1. Carta de Freud publicada en 1923 por Biblioteca Nueva. Obras Completas - Biblioteca Nueva - pag. 2821
  2. 2. Si alguno leyó el Acerca del blog ya lo sabrá. :-D
  3. 3. Es un análisis que permite determinar la concentración de un elemento en una solución.
  4. 4. Antes la lectura en España de Freud debería hacerse de seguro leyendo otras traducciones o directamente del alemán. Ver un comentario interesante surgido en este blog.

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.

Notese que en la traducción

Notese que en la traducción que se usa en EEUU y alrededores tradujeron "Trieb" por "instinctual needs", lo cual es, precisamente, lo que sucedió en Ballesteros. Nótese la fuerte diferencia que hay entre el psicoanálisis en Norteamérica y el psicoanálisis aca. Y quizás pudiste aprobar todos tus exámenes porque justamente, estabas advertido de esta diferencia entre instinto y pulsión. Leer "instinto" y saber que no es precisamente a lo que apuntaba Freud en alemán no es lo mismo que ser un desconocedor de psicoanálisis y leer por primera vez algo desde Ballesteros.

Traducciones e interpretaciones

Notese que en la traducción que se usa en EEUU y alrededores tradujeron "Trieb" por "instinctual needs", lo cual es, precisamente, lo que sucedió en Ballesteros. Nótese la fuerte diferencia que hay entre el psicoanálisis en Norteamérica y el psicoanálisis aca.

¿Tal es el efecto de una simple traducción de un termino? ¿Tales son los efectos? No es posible que la historia del desarrollo del Psicoanálisis norteamericano haya ido por carriles diferentes que los Argentinos? De todas formas, ambos son Psicoanálisis, pues ambos son igual de malos.

Y quizás pudiste aprobar todos tus exámenes porque justamente, estabas advertido de esta diferencia entre instinto y pulsión. Leer "instinto" y saber que no es precisamente a lo que apuntaba Freud en alemán no es lo mismo que ser un desconocedor de psicoanálisis y leer por primera vez algo desde Ballesteros.

Nunca estudie de las traducción de Amorrortu y nunca le preste atención a esta diferencia. Pero como bien dices la advertencia pudo haber servido de algo. Pero la verdad estudie como vino y de hecho nunca me falto hacer hincapié en esta diferencia para nada. Creo que en mi caso fue fácil. Todo es pulsión. No importa que. Y esto es realmente un problema mayor. Freud mismo utilizo instinto y pulsión de forma indiferenciada en varios lados y en otras no. Quizás, incluso esta advertencia se más contraproducente para realmente leer a Freud al hacer que no se puede tomar las palabras de Freud en el sentido que el mismo le dio. Mi punto es que esta advertencia de los profesores, ni el mismo Freud la hizo, y eso que leyó sus obras en español que bien manejaba, y nunca detecto problema de traducción. Pero los profesores sí. Profesores que saben menos de alemán que yo que lo que Freud sabía de español. ¿Ellos sí, pero Freud no?

Nadie que yo se tuvo problemas por esta diferencia. Todo esto a pesar de la insistencia de que leyéramos de Amorrortu antes que la traducción de Ballesteros. Muchos profesores desaconsejen la de Ballesteros y sin embargo es, para mí, completamente innecesaria la indicación de leer Amorrortu antes que Ballesteros. Y es lo que quise remarcar con esta entrada. Ballesteros aun no sabiendo de Freud hizo una muy buena traducción según el mismo Freud. Freud le dió el visto bueno reconociendo su poca, casi nada, de experiencia en medicina y menos en Psicoanálisis de Ballesteros ¿Por que entonces la preferencia por Amorrortu de los profesores cuando el mismo Freud le dio el visto bueno? De hecho, creo haber marcado que el mismo Freud es el responsable de la confusión de términos que usa. Es un problema del original que la traducción acarrea. Falta de definiciones claras que parecen cambiar con el tiempo sin estabilizarse en algún punto. Y luego los profesores que interpretan las palabras del maestro a su propio gusto agravan el problema y hacen más grande de los que es el asunto de leer a Ballesteros.

Se puede estudiar desde Ballesteros sin problemas, por lo que sigo creyendo que es simple fetichismo intelectual utilizar una traducción en ves de otra avalada por el mismo Freud.

Muy buen artúculo

Yo estudié en Colombia y mis profesores que estudiaron con profesores Argentinos y Franceses recomendaban ambas traducciones por igual, haciendo alusión al término TRIEB. Yo tuve fotocopias de ambas traducciones (de algunos artículos) y siempre preferí los de Ballesteros. Cundo terminé la universidad, me compré los de Biblioteca Nueva... yo croe que todo el asunto de Amorrortu es un poco esnob. Ambas son excelentes (Adicionalmente: ¿en qué biblioteca casera caben los tomos de Amorrortu? ;)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.
Distribuir contenido (RSS)