Yo en la Facultad

Sobre Dora y una enseñanza sexista

Hace bastante que debí haber escrito esto. Esta es una deuda fuerte con este blog y la quiero saldar. Me llevo tiempo encontrar la transcripción de la clase de la que voy a hablar. No quería que mi memoria fallara en esto. Quería todo lo mas fiel posible. La transcripción oficial de la clase, que tardo bastante en aparecer, no era muy confiable. Tuve que conseguir el audio de la misma y revisar yo mismo la transcripción. Luego vinieron otras obligaciones, personales y laborales, y el blog quedo algo relegado. Pero ahora, no muy aliviado, pero con algo de tiempo, voy a saldar la deuda. Muchas veces he dicho que el psicoanálisis es perjudicial y que su enseñanza aquí es dogmática. Quiero dar una muestra de ello. En muy variadas ocasiones he presenciado discursos ideológicos políticos en favor del psicoanálisis que son casi sermones de militancia psicoanalítica, pero ya no me asombran tales discursos y las predicas religiosas de esta secta; y mi indignación aumenta a medida que mi capacidad para el asombro disminuye. Un profesor me saco de mi sopor habitual de las clases, en el cual entro para tener que estar calmado frente a todo esto. Pude ver en primera linea y con cierta claridad la transmisión de prejuicios contra la mujer. Pude ver como el sexismo del padre fundador era transmitido a los alumnos. Hoy en día ese sexismo es mantenido en lo claustros de la Facultad de Psicoanálisis y que sera una de las bases en la futura practica terapéutica de los analistas que rigen la salud mental argentina.

Eppur si mouve ... de nuevo

Acabo de cerrar el año lectivo en la facultad con un examen final. Final obligatorio. ¡Final para todo el mundo! Lo acabo de pasar y sacarme una materia más de mis hombros, y según la profesora del examen, con lo mínimo necesario. Es raro. Lo mínimo y necesario para pasar es una nota de 4. Esto significa aprobado sin más. Es lo con lo justo. Pero me ha dado 6 de nota. Pero volvamos al ultimo examen escrito. Otra oportunidad de protestar. Esta vez tuve una pequeña respuesta. La vez anterior puse una entrada sobre esta protesta; y en ella entre en una pequeña discusión con un lector. Esta voy a corregir algo de mis dichos en aquella entrada. Vamos a ajustar un poco más las cosas. Pero antes voy a relatar lo de mi ultimo examen escrito.

¿Facultad de Filosofia Psicoanalitica?

Quizás si las histéricas hubieran tenido un blog el psicoanálisis no hubiera nacido. Voy a hacer algo de catarsis con mi blog. Me encontraba en una nueva clase sobre Lacan. Y la palabra "verdad" apareció. Y luego la palabra "sujeto". Que la verdad esto, que el sujeto lo otro. Todo centrado a encontrar la "verdad". Todo gracias a Lacan. Pero esto tenía una apariencia de ser construido en el aire. Como que no había nada firme. Por ejemplo, hablando del Caso Dora, y como Lacan cuestiona el trabajo de Freud, el profesor dijo algo como "Es que aquí se juega algo de otro orden ...".

¿Que es optativo?

Psicopatología. Examen de fin de cuatrimestre. Se presentan dos personas de mi comisión: una compañera y yo. Nadie más. Incluso mi profesor llego un poco tarde. Ahora aquellos que no fueron tiene que rendir este sábado un recuperatorio por ausencia. Como es natural pensarlo, ellos deben dar más temas que los que he dado yo. No seria justo faltar y luego de un mes de dar los mimos títulos que yo daría. Ellos tendrían un mes más de preparación. ¿Ahora que agregan? Están agregando temas que son optativos. La cátedra a dado varios temas como optativos. ¿Cuales? Pues DSM-IV y Farmacología.

Pequeño truco para parecer inteligente y asombroso

A medida que leo que va pasando el tiempo y las materias cursadas en la Facultad, uno se va dando cuenta de ciertos estilos y formas de hablar. Uno va, por así decirlo, recolectando y clasificando maneras de expresar y hasta de razonar. En este caso, me he dado cuenta de cierto 'truco' para maravillar y asombrar al que nos escucha, y que nos deja como poseedores de una intuición genial. En realidad, es una forma de razonar que aparece, con cierta regularidad, en los discursos intelectualmente pretenciosos, y que no es muy elaborada que digamos. En sí, no es más que un truco de prestidigitación;y de esa forma lo voy a llamar: truco. Es extremadamente fácil realizarlo, solo hay que poner la causa en el lugar del efecto, y listo. Solo hay que hacer notar a nuestro interlocutor esta confundiendo la causa con el efecto y el efecto con la causa, y lograremos pasar por grandes observadores de las cosas importantes, que el resto obvia o pasa de largo.

Eppur si mouve

Ya he dado el examen que venía preparando, pero esto no es lo interesante. He cometido, al darlo, un pequeño acto de protesta ... intelectual. Ya venia pensando la forma más diplomática de mostrar mi desacuerdo por los temas que se imparten en la Facultad de Psicoanálisis y hacerlo explicito. Escuche, hace tiempo, decir a una profesora que los exámenes son documentos universitarios. O sea que lo que nosotros, como estudiantes, entregamos a los profesores en los exámenes son documentos salidos de nuestro propio puño y letra. Si uno esta en desacuerdo con lo que se enseña se ve llevado a escribir un documento de propio puño y letra avalando eso con lo que que uno en desacuerdo. Situación algo problemática éticamente hablando. Alguna forma de resolver esta situación debe haber. Pues pensando en este asunto vino a mi mente el caso del gran Galileo.

Just Shoot me!

¡Que me den un tiro! Es más humanitario. Tarde o temprano Lacan aparecería en mis estudios. Por más esfuerzo que hice para esquivarlo, el maldito se cruza en mi camino. Son intragables sus textos. Son palabras que le van surgiendo en la cabeza, sin un orden preestablecido. Bah! Improvisa al vuelo. Y sus seguidores exprimen sus cerebros para encontrarle un sentido más allá del que tienen: la mera palabrería. Un pequeño ejemplo con el que me tope.

WTF!: ¿'Falar' (en portugués) es jugar con la dialéctica del falo?


La interpretación completamente arbitraria que hacen los psicoanalistas de sus significantes es fascinante. Impunemente pueden destripar sus significantes sin que medie razón alguna para hacerlo. Hacen los que les viene en gana con las palabras. Un clásico truco es el de pasar de un idioma a otro. Puesto que el inconsciente habla idiomas que el consciente no sabe, o que jamas escucho oír, esto dentro del fantastico mundo psicoanalítico es valido. Revisando los panfletos de la Facultad me encontré con esta pequeña belleza. En un consultorio psicoanalítico esto puede pasar como un despliegue de la sabiduría que el psicoanalista obtiene de esos rincones profundos de la mente donde habita el inconsciente, pero en cualquier otra situación esto no es más que un truco barato para parecer más inteligente de lo que se es. En un panfleto que promociona un curso de "Introducción a la obra de Jacques Lacan" me encontré con esto:

En el idioma portugués el vocablo castellano "hablar" es "falar". Resonancia crucial en lo tocante a la propuesta de nuestro Seminario: conversar es poner a jugar la dialéctica del falo [...]

Aquel que no esta familiarizado con los malabares lingüísticos psicoanalíticos le parecerá que esto es una pequeña aberración o un desvarío de un lector afiebrado devoto del psicoanálisis. Pero no. Lamentablemente, no lo es. Es una muestra de los trucos interpretativos que dejo el maestro a sus discípulos. Es un truco avalado por la practica del padre de la horda psicoanalítica. Sería una buena oportunidad para hablar de los truquillos del maestro, y sus posteriores discípulos, con respecto al desmembramiento de las palabras (¡perdón! significantes), pero no quiero que el efecto de esta perlita se diluya, así que lo dejo para algún otro momento.

De esquizofrenia, correlaciones y antipsiquiatría

Ya es la segunda vez que escucho este argumento sobre la causa de la esquizofrenia, y me ha agarrado desprevenido, sin preparación. No tenía una respuesta bien trabajada para ofrecer. Entrar a debatir hubiera sido meterme en un debate confuso y problemático, por lo que preferí callarme, pero el argumento, del que voy a hablar, me quedo en la cabeza dando vueltas. Por lo que en esta entrada voy a elaborar un poco esta cuestión para que la próxima vez me encuentre mejor dispuesto, ya que lamentablemente, no creo que sea la ultima. La cuestión va así. Antes del examen parcial, que me toco dar hace poco, nos reunimos en la clase de prácticos. Algo así como una concentración antes del partido. Tema va y tema viene, llegamos a la esquizofrenia y no de casualidad, ya que era una de los posibles temas del examen. Hablando del posible efecto de la palabra, expuesto por el profesor, sobre la neurología humana desde un enfoque algo difuso sobre su sentido, tocamos las causas de la esquizofrenia. Se han vistos algunos defectos en el cerebro del esquizofrénico, y como estos efectos están altamente correlacionados con la esquizofrenia. Pero, ¿que fue lo que provoco esos cambios? preguntan los psicoanalistas. Pues claro, ciertos elementos ya advertidos por el psicoanálisis y por Freud. Lo que se estaba exponiendo era el argumento de la causa de la causa1. Hay bastante trabajar aquí. Más vale empezar.

De tótems, tabúes e interpretaciones a medida

Vengo diciendo que Freud es leído, mas bien interpretado, a gusto y piacerre del psicoanalista de turno. Hay tantos tipos de psicoanálisis como psicoanalistas. Todos parecen entender mejor el psicoanálisis que cualquier otro. Así, yo yendo a la Facultad de Psicología me encuentro con la Facultad de Psicoanálisis. Es irónico, pero ni siquiera allí se puede estudiar Psicoanálisis bien. Ni siquiera podemos leer a Freud sin una visión sesgada del mismo. Si esto no fuera así, el psicoanálisis hace mucho que hubiera caído por su propio peso. Al estar siempre en continuo cambio de lugar y forma se adapta a cada nueva situación sobreviviendo. Les traigo un ejemplo por demás claro de esta distorsión que sufre el psicoanálisis en la mismísima Facultad de Psicoanálisis.

Páginas