Por un mundo sin guerras y sin psicoanálisis
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

Mayoría de las personas están enfermas. Pero solo los psicoanalistas acuerdan que es algo de lo que estar orgulloso.

— Karl Kraus

'Die Fackel' 376/77, Mayo 30, 1913, p.21, B. 351 (Citado en 'Anti-Freud' de Thomas S. Szasz - p.104 - Syracuse University Press [1990] )

Posición paternalista de Freud sobre la mujer

Freud consideraba a la mujer inferior al hombre, como ya hablé antes aquí y aquí. Pero parece que esta concepción es un producto de una concepción de la mujer ya establecida en él; y con el tiempo, termino llevando al Psicoanálisis hasta la misoginia. Lo lamentable del caso no es que el haya considerado a la mujer un hombre incompleto, si no que este prejuicio se haya filtrado a su teoría y que esta idea se mantenga aún. Ahora surge una pregunta. Freud se había casado ¿cierto? Entonces ¿como era la relación con su querida Martha? ¿Martha sabia la posición de Freud con respecto a las mujeres? Si, definitivamente. Martha recibió una carta donde Freud habla de esto.

La posición de Freud sobre la mujer la podemos clasificar de paternalista, según esta carta. Se muestra en la cartas muy preocupado de todo lo que le sucediera. Como si es estuviera obligado hasta, en la distancia, de proveerla de todo, hasta de un buen animo. Quizás sea esta una de las razones principales por que Freud le escriba a Martha casi todos los días, y hasta llega a preocuparse de los días en que no recibe carta de ella.

En la carta de 15/11/18831, Freud habla, en lo que parece una discusión literaria, con su "dulce princesa" 2 sobre un texto que ambos leyeron. Se comentaban sobre un ensayo sobre Jhon Stuart Mill (es). El ensayo no parece del agrado de Freud.

Entonces me disgustaron su estilo poco vital y el hecho de que en el libro no se pudiera encontrar ni una solo frase o pasaje que se le quedara a uno en la memoria.

Esta introducción a Mill lo llevo a leer la obra de este filosofo. Inmediatamente dice:

Sin embargo, posteriormente, leí una de sus obras filosóficas, que era ingeniosa, epigramática y vivas. Posiblemente, fue el hombre que en este siglo se ha mostrado más capaz de liberarse de la dominación ejercida por los prejuicios habituales.

El 'pero' es también inmediato:

En consecuencia -pues siempre existe una correlación-, carecería del sentido del absurdo en diversos puntos (por ejemplo, en lo que se refiere a la emancipación de las mujeres), así como en su enfoque global de la cuestión femenina.

Aquí entramos en tema. Primero, debo decir que no entiendo bien a que apunta con lo del "sentido del absurdo". ¿Freud considera absurdo la emancipación de la mujer? Al parecer lo que quiere decir, que al no tener los limites que los "prejuicios habituales" le impondrían podría llegar a consideraciones absurdas como la emancipación y el "enfoque global de la cuestión femenina" que hace. ¿Es así? No importa mucho por ahora, ya que Freud se aclara luego. Segundo quiero recordarles que Freud se dirige a Martha, una mujer y su amada. Debemos reconocerle que es sincero en lo que dice, ya que no intenta suavizar sus palabras para su interlocutora. Quizás no lo necesite, recordemos también la época en que se escribe la carta.

¿Que es lo que esta Mill olvidando en sus consideraciones? Según Freud:

Recuerdo que uno de los principales argumentos en el libelo que traduje consistía en que la mujer casada puede ganar tanto como el marido. Yo estimo que el cuidado de la casa y de los niños, así como la educación de éstos, reclaman toda la actividad de la mujer, eliminando prácticamente la posibilidad de que desempeñe cualquier profesión.

¿La mujer casada no debe trabajar por estar casada? No. Lo que él dice es que no podría tener el tiempo necesario para afrontar un trabajo. Lo que supone Freud es que las tareas hogareñas son exclusividad de la mujer, y le insumiría demasiado tiempo como para dedicarse a un trabajo o a un estudio. En el caso de Martha fue así. 6 hijos requieren mucha atención.

Y seguirá siendo así el día en que las cosas se simplifiquen y los adelantos liberen a la mujer de la limpieza, la cocina, etc.

Entonces, ¿no hay forma de que la mujer se libere de esto? Aún simplificándole la tarea hogareña la mujer no podrá tener un trabajo. ¿Sera el destino de la mujer estar siempre en casa? ¿Por que no puede salir de ella a luchar por la vida?

Me parece una idea muy poco realista3 la de enviar mujeres a la lucha por la existencia como si fueran hombres. ¿He de pensar en mi dulce y delicada niña como un competidor?

¿Para que no se convierta en un competidor?

Es posible que una educación distinta pudiera suprimir todas la delicadas cualidades femeninas -tan necesitadas de protección y al mismo tiempo tan poderosas- con el resultado de que podrían ganarse la vida como cualquier hombre. Más quizá, en este caso no exista justificación para la melancolía originada por la desaparición de la cosa más hermosas que el mundo puede ofrecernos : nuestro ideal femenino4.

Esto de 'poderosas' es algo que parece pesarle bastante. Pero no es por la posibilidad de hacer cosas lo que parece indicar esto, según la lectura de las cartas. Si no que refiera al peso de encargarse de ellas. Como dije Freud se la pasa preocupado por el bienestar de Martha. Pero estas preocupación parece ser la de que nada le falte y que nada la preocupe, ya que el no estaría cumpliendo con sus deberes de prometido. Hay momentos donde el animo de Martha parece ser un acicate para Freud. Pareciera que cada enojo o malestar de ella es una punzada para Sigmund. Son poderosas, pero por su capacidad de poder hacer sufrir a su amante. Ya hablaremos de Fredo de Platon y su relación con esta forma de sentir en Freud en algún momento.

Ahora con respecto a lo de necesitadas de protección, hace un tiempo hablamos de un texto donde Freud detalla, un poco más, las cualidades femeninas. Recordemos la cita:

... Así como sus propiedades anímicas femeninas : pusilanimidad, timidez, necesidad de enseñanza y de ayuda. 5

Aquí amplia a 'necesidad de enseñanza', pero se nota la ausencia de 'poderosas'. Volvamos a la carta:

Estimo, en cualquier caso, que toda posible reforma, que toda legislación y educación, se estrellaran contra el hecho de que, mucho antes de la edad en que puede ejercerse en nuestra sociedad una profesión, la Naturaleza habrá designado ya a la mujer, por su belleza, encanto y bondad, para otra clase de empresa.

El ideal de una mujer emancipada tarde o temprano termina estrellándose contra el hecho de que, antes de que pueda ejercer o llegar a un profesión, la Naturaleza la pondrá a ejercer otra tarea. No lo dice, pero se puede adivinar que habla de la maternidad. Y como dijo antes, esta le quitara todo el tiempo disponible, evitando que llegue a una profesión. Notese que es categorizado esto como un "hecho", algo fuera de discusión alguna. ¿Freud esta cortando la posibilidad de discusión sobre esto? No. Solo le es imposible imaginarse una mujer profesional.

Como decía, a Freud no se lo puede acusar directamente de misoginia, pero si a su teoría. Masson relata en una entrevista, que cuando aún creía en el psicoanálisis su esposa iba al psicoanalista. Su esposa era exitosa y con una buena carrera profesional. El psicoanalista, considerando a la mujer como incompleta, mas específicamente castrada, concluye sobre la esposa de Masson que su carrera era el falo que no tenía y así mentalmente penetraba a todos. Más allá de los insultante y absurdo de esto, consideremos que este analista hace eco de este prejuicio hacia las mujeres que sufría el padre fundador del Psicoanálisis. La mujer para tener éxito profesionalmente debe convertirse en hombre. Debe obtener aquello que le falta: el falo. Y una actitud agresiva de la mujer es tomada como solo un esfuerzo vano de la mujer para afianzarse como el hombre que no es.

La legislación y la costumbre habrán de conceder a vuestro sexo muchos privilegios de los que hoy esta privado, pero la función de la mujer no podrá cambiar y seguirá siendo una novia adorada en la juventud y una esposa bien amada en la vejez.6

Tampoco había hablado de aquel ideal femenino, pero parece ser este el lugar que este ideal impone a la mujer: al lado de un hombre.

Sobre este tema se podría escribir horas y horas [...]

Cierto. Y creo que se ha escrito mucho ya. Así que no vamos a seguir escribiendo mucho más. Freud en este momento parece muy condescendiente con Martha. Sus cartas son realmente muy dulces, pero no puedo dejar de sospechar en ellas una especie de paternalismo hacia su, en aquel entonces, prometida. Luego con el tiempo parece pasar a una postura más dura, más despreciativa hacia la mujer, es posición de mujer incompleta que hable arriba. Un hombre castrado. Difícilmente este hombre incompleto puede ganarse la vida.

  1. 1. Sigmund Freud - Epistolario (Tomo I) Selección de Ernst L. Freud - pags. 86 a 88 - Editorial Hyspamerica
  2. 2. Mote que recibe Martha de Freud en el encabezado de la carta.
  3. 3. Las cursivas son mías.
  4. 4. Las cursivas son mías.
  5. 5. "Tres ensayos de teoría sexual", supuestamente de Obras Completas de Amorrurtu Editores - I Aberraciones sexuales - Objeto sexual de los invertidos pag. 131
  6. 6. Las cursivas son mías.
Distribuir contenido (RSS)