Por que odiar y criticar al psicoanálisis son dos cosas diferentes
Cronicas de un hereje en la secta psicoanalitica
CJCblog

Hay algo de verdad en el psicoanálisis, como lo hubo en el mesmerismo y en la frenología (es decir, el concepto de la localización de funciones en el cerebro). Pero, considerado en su conjunto, el psicoanálisis no resulta. Es un producto acabado, como lo fueron un dinosaurio o un Zeppelin; no se puede, ni se podrá jamás erigir una teoría mejor sobre sus ruinas, que permanecerán para siempre como uno de los paisajes más tristes y extraños de la historia del pensamiento del siglo XX

— Peter Medawar

Citado en: Sexo y cultura: análisis del comportamiento sexual. Aquilino Polaino-Lorente. Ediciones Rialp, 1992., pág. 235

Pague que le hace bien (Reloaded)

Cuando me encontré el texto que voy a analizar, lo iba a hacer en toda su extensión. Nunca he visto una muestra más clara de la ideología psicoanalítica. No he encontrado una muestra tan clara de la fe ciega que se le tiene, y no he visto tal descaro en justificar el pago simbólico del que ya hablamos antes. Como dije, lo iba a analizar por completo pero me he quedado tan fascinado del nivel de descaro, o de creencia ciega en el diván, que la autora tiene al momento de hablar de dinero. Voy a ir con ese asunto solamente, para, quizás luego, en otra entrada, retornar las otras partes del texto, ya que también tienen su valor para este blog.

El texto se denomina Verdades y mitos del Psicoanálisis de la Dra. Ana María del Pilar Bidondo. En él se dedica a desarmar cuatro, según ella, mitos sobre el Psicoanálisis. Durante su exposición comete varios errores, contradicciones y falacias, además de, principalmente, ignorar la realidad del ambiente Psicoanalítico. El ultimo punto que expone en el articulo se transforma en un defensa, o más bien una excusa teórica, para los altos costes de la terapia la Psicoanalítica. La autora lanza este mito sobre el Psicoanálisis.

El psicoanálisis es para los que tienen un gran poder adquisitivo-

En realidad, no es que el Psicoanálisis sea para las personas que tienen gran poder adquisitivo, si no que este va detrás de ellos. Aquel que no tiene dinero directamente se le niega cualquier posibilidad de terapia.

El hecho de no ser incluido en las obras sociales es la razón de tal idea.

En todo el texto la autora comete varios negaciones de la realidad cotidiana. Este es un ejemplo más. La razón de tal coste es que las sesiones psicoanalistas son justamente más caras que la de los psicólogos, y me atrevería a decir de cualquier otra terapia. Y no solo eso, si no que son más largas, como luego la misma autora reconoce. Su valor alto se hace aun más alto al tener que costear por más tiempo. Al contrario las terapias psicológicas, frente a los mismo problemas, no llegan a extenderse tanto, y su variabilidad dependerá solamente de lo dificultoso del caso. En el Psicoanálisis siempre serán años, no importa el problema que se presente, lo que hace difícil mantenerlo.

Ahora si consideramos también la efectividad de la terapia el coste de la terapia psicoanalítica se vuelve altisismo. El Psicoanálisis no es más que una mero cuento con apariencia de científico. Es ineficaz e incluso contraproducente; puede generar más problemas que soluciones. Puede provocar, en el mejor de los casos, una baja importante en la calidad de vida de sus analizantes o, para usar un termino más claro y ajustado, la carne de diván que cae en sus manos. En conclusión, el Psicoanálisis es ridiculamente caro.

Es válido que aquel que no tiene para comer no pueda psicoanalizarse, por supuesto.

Y su único obstáculo para hacerlo es que no puede pagarlo. No tiene dinero que darle al Psicoanalista. Es lo único que hacer para psicoanalizarse: debe dar dinero al psicoanalista. Su necesidad de ayuda no es condición suficiente. Obviamente, el concepto de Ad Honorem es extraño al Psicoanálisis.

Tampoco esa persona en búsqueda de lo esencial para su propia vida se ve atormentada por los conflictos de aquellos "que teniéndolo todo", como vulgarmente se dice, sufren más que los que carecen de lo elemental.

No me es claro esta oración. ¿Pretende separar ricos de pobres y diferenciar sus sufrimientos? ¿Los pobres sufren de forma diferente que los ricos? Si es así, me es difícil de creer que los problemas existenciales básicos sean diferentes en el hombre de la clase baja de los del hombre de clase alta. Oración confusa como la que le sigue.

Los psicoanalistas no viven en una burbuja ni están desconectados de la realidad social y económica del país, pero tienen que vivir.

Ok. Los psicoanalistas están al tanto de la realidad del país en que viven. Es bueno para ellos salir del consultorio, ¿"Pero tienen que vivir"? ¿No sera simplemente "tienen que vivir"? ¿O sera "porque tienen que vivir"? Asumiré que es esto ultimo lo correcto y estoy de acuerdo con eso. Todo profesional debe cobrar sus honorarios por el trabajo que realiza, y debe hacerlo en la medida de su experiencia, habilidad, conocimientos, resultados que obtiene y el trabajo desempañado; y nunca debe explotar a las personas de las que recibe sus honorarios. Nunca debe cobrar por algo que no hace.

Ya antes hablamos del pago simbólico. Ya dijimos como con un pequeño pedazo de teoría psicoanalítica se usa para justificar un pago agregado a los honorarios del psicoanalista. Lo que dijimos es que el psicoanalista utilizando el concepto de pago simbólico burla los honorarios establecidos y recibe dinero del analizante que nunca fue de mutuo acuerdo. Este dinero no es más que pago que supuestamente es terapéutico por si mismo. Dicho de otra forma, el psicoanalista cobra un dinero por hacer nada especial más allá de extender la palma hacia arriba.

Los tratamientos gratuitos se ha comprobado que sirven de poco y nada.

Quisiera saber de donde saca la idea que los tratamientos gratuitos no son eficaces. Me encantaría ver alguna investigación al respecto, pero estoy seguro que no existen tales investigaciones. Ningún psicoanalista hace más investigaciones que literarias, y no va más allá de textos psicoanalíticos. Ningún investigación al respecto, solo lo que dijo Freud alguna vez.

Muchos de los dichos de Freud son trasformados en reglas inmutables para el resto de los psicoanalistas. Son como dictámenes divinos. Cada palabra dicha por Freud es correcta y cada acto es emulado. Lo único que soporta lo dicho por la autora es la experiencia de Freud con pacientes con los que trabajo Ad Honorem. Freud relata:

"[..] durante diez años he dedicado una hora diaria y en alguna época dos a tratamientos gratuitos guiado por la idea de eludir todas las fuentes de resistencias posibles y facilitarme así la tarea de penetrar en la esencia de la neurosis. Pero esta conducta no me proporcionó en ningún caso las ventajas buscadas.1

La terapia Ad Honorem no funciono para Freud por lo tanto no funciona para ningún psicoanalista. Ninguno la probaría ahora luego de mas de 100 años del intento de Freud. Si Freud no pudo por lo tanto nadie puede, es lo que se sostiene en el Psicoanálisis. Nadie puede más que Dio ... perdón Freud. ¿Pero por que no funciono para Freud?

El tratamiento gratuito intensifica enormemente algunas de las resistencias del neurótico: por ejemplo, en las mujeres jóvenes. la tentación integrada en la relación de transferencia y en los hombres jóvenes. la rebeldía contra el deber de gratitud, rebeldía procedente del complejo del padre y que constituye uno de los más graves obstáculos a la influencia terapéutica.2

Me gustaría saber como estos elementos se relacionan con el dinero. Lo más curioso es que estos motivos se siguen manteniendo aun la terapia paga.

La ausencia de la compen­sación que supone el pago de honorarios al médico se hace sentir penosamente al enfermo: la relación entre ambos pierde todo carácter real y el paciente queda privado de uno de los motivos principales para atender a la terminación de la cura.3

¿Cual sera ese motivo tan importante para alcanzar la cura? ¿Dejar de pagarle al psicoanalista quizas?

Según Freud la terapia no es seria si no se le paga. Se vuelve irreal. ¿No sera en realidad la falla un problema de verdadero compromiso con la terapia? Los analizantes han abandonado las terapias psicoanalíticas desde sus inicios, aun siendo pagas4. No importa si la terapia es paga o no siempre hubieron abandonos y compromisos con las terapias. El dinero nunca es el motivo principal del abandono de una terapia, quizás excepto para aquellos inflexibles psicoanalistas como la autora. Esta continua:

Para efectuar profundas transformaciones es necesario que el paciente remunere con dinero lo que recibe de su analista.

Onfray lo ha dicho mejor: "En otras palabras, pague y se curará, o, mejor, pague caro y se curará rápido"5. Solo el dinero le puede asegurar con el psicoanalista una cura, pero lo que no le dirá es que la cura tardar varios años en llegar, si es que acaso llega antes de que se canse de esperarla6. Mientras tanto usted debe seguir pagando.


Un "buen" analista siempre recibe sus honorarios con gratitud y reconocimiento; porque lo que ese analista da no puede evaluarse en términos monetarios. La vida no tiene precio y EL PSICOANALISIS ES VIDA7.

Y Jesús es el camino. ¡Vamos! ¿Es broma? ¿"EL PSICOANÁLISIS ES VIDA"? ¿En serio? ¡VAMOS! Es la forma más descarada y pretenciosa de decir que el Psicoanálisis no tiene precio. Es la forma más descarado de pedir dinero. Y aun es más descarado igualar la vida misma con el Psicoanálisis. Directamente ofensivo si me preguntan. ¿Tan importante es el Psicoanálisis que no se le puede poner precio a su practica? ¿Por que no directamente pedir carta blanca para poner cualquier precio exorbitante a las consultas? ¿Por que no directamente pedirle al analizante que hipoteque su casa y le de el dinero al psicoanalista? O mejor aun ¿por que no directamente poner la escritura de la casa para pagar la sesión y vender el auto para pagar la próxima sesión? ¿O por que no ahorrarse rodeos y pedirle un riñon para vender? ¿O vender al primogénito para pagar el derecho de acostarse en un diván de cuero fino pagado por los mismos pacientes (o sacrificios) que se acuestan en él?

Un "buen" analista también es una persona que tiene consideración por quién lo consulta y si es "bueno" jamás se abusará de su poder y menos en cuestiones de dinero.

No importa si es "bueno" o "malo", el psicoanalista tiene que pedir el pago simbólico si desea que el analizante logre la cura. La misma autora lo ha dicho. Es necesario que el analizante pague si quiere mejorar para "efectuar profundas transformaciones".

El problema no es la persona del psicoanalista. El problema es la teoría en si misma. Esta da lugar a los inescrupulosos a cubrirse la espalda con palabrería psicoanalítica del abuso que comente, y obliga a los "buenos" a corromperse y abusar de las personas que llegan a su consultorio.

Y si es "bueno" y no podemos pagarle, lo primero que analizará ese analista es la causa por la cual sintiéndonos tan mal y necesitándolo tanto, no disponemos del dinero necesario para nuestra cura.

Llegamos al colmo del descaro. Si necesita tanto de la terapia, la autora, no entiende por que escatima el dinero para su curación. Si el paciente quiere curarse, no importa como, deberá conseguir el dinero. Debe pagar para curarse. El que quizás no tenga dinero sea por que simplemente ¡NO LO TIENE!. Nada más. ¿Es tan difícil imaginar esa posibilidad?

Todo el texto resume la idea de que el dinero pagado es proporcional a la cura lograda. Si el paciente no paga, la terapia se ve con un gran obstáculo y hasta con el fracaso en su intento de curarlo. La responsabilidad del éxito de la terapia esta en el pago al psicoanalista entonces. Si no paga no hay terapia, y si no hay terapia pues no hay cura. El éxito de la cura esta en la persona que paga. El psicoanalista bajo estos argumentos se libra de culpa y cargo, y logra presionar al analizante para que pague religiosamente sus sesiones y que lo haga con creces.

El psicoanalista tratara de pensar porque razones inconsciente no desean pagarle. Pensara en cuestiones como la que Freud presento hace más de 100 años. Quizás sea una rebeldía inconsciente contra el padre reflejada en la negación de pagar la terapia. No por que no se tenga el dinero, si no porque uno esta enojado con su padre, lo cual, crease o no, requiere más terapia psicoanalítica. Así al rehusarse a pagar uno muestra que este empeorando y por lo tanto requiere más terapia, lo cual, crease o no, deberá pagarle al analista. Y si uno no accede a la terapia pues corre el riesgo de una buen recaída. Es el viejo método de manipulación bajo el miedo y la culpa.

Concluyendo

¿¡El Psicoanálisis es vida!?

  1. 1. Sigmund Freud La iniciación del tratamiento [1913] en Obras Completas - Biblioteca Nueva - pag. 1667
  2. 2. Ibid.
  3. 3. Ibid.
  4. 4. Como olvidar a Dora que le planteo al mismo Freud, con aviso y con fecha exacta, su abandono de la terapia.
  5. 5. Michael Onfray El crepúsculo de un ídolo - 1a ed. - Buenos Aires: Aguilar, Altea, Taurus , Alfaguara- 2011 - p. 324
  6. 6. Recuerdese que la cura viene por añadidura, no por lo que haga o deje de hacer el psicoanalista. Solo llegara cuando ella quiera llegar.
  7. 7. El resaltado y las mayúsculas son mios.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.
Distribuir contenido (RSS)